ÁfricaAméricaAsiaCiencia y SaludCuriosidadesEconomiaEuropaInternacionalesOceaníaSucesos

La influencia de la influenza y la pandemia global

La gripe española surgió luego de una guerra global y ha tenido efectos hasta nuestros días

La imagen que tenemos de la pandemia de influenza de 1918 o gripe española que está conmemorando sus primeros 100 años, es mucho más detallada hoy que hace 20 años, pero está lejos de ser completa, el patólogo Jeffery Taubenberger, del instituto nacional de alergias y enfermedades infecciosas de EE.UU., el mismo que en 2005, junto a su colega Ann Reid, publicó la secuencia genética del virus responsable de la pandemia, afirmó que aún había muchas preguntas pendientes sin responder, pero que los efectos de esta pandemia, cambiaron la historia en todos los sentidos.

Investigadores de todo el mundo están trabajando duro para responder esas preguntas, pero lo que ya han descubierto puede sorprender, uno de los ejemplos es el del artista austriaco Egon Schiele, que murió de influenza en octubre de 1918, pocos días después de su esposa Edith, quien estaba embarazada de su primer hijo, lo acompañó, mientras tanto, aunque desesperadamente enfermo y afligido, trabajó en una pintura que representaba a una familia, la suya, que nunca existiría.

Schiele tenía 28 años y estaba firmemente dentro del grupo de edad que demostró ser extremadamente vulnerable a la gripe de 1918, es una de las razones por las que su pintura inacabada, “La familia”, se describe a menudo como un testimonio conmovedor de la crueldad de la enfermedad, debido a que era tan mortal para los jóvenes de 20 a 40 años de edad, la enfermedad privó a las familias y a las comunidades de sus pilares, dejando a un gran número de ancianos y huérfanos sin medios de apoyo, los hombres corrían un mayor riesgo de morir que las mujeres, en general, a menos que las mujeres estuvieran embarazadas, en cuyo caso murieron o sufrieron abortos involuntarios en tropel.

Los científicos no saben con precisión por qué, los que estaban en el mejor momento de la vida eran tan vulnerables, pero una posible pista radica en el hecho de que los ancianos, siempre un grupo de alto riesgo para la gripe, en realidad tenían menos probabilidades de morir en la pandemia de 1918 que ellos, estos, ya habían estado en temporadas de gripe a lo largo de la década anterior.

Esta teoría que explica potencialmente ambas observaciones es el «pecado antigénico original»: la idea de que el sistema inmunológico de una persona monta su respuesta más efectiva a la primera cepa de gripe que encuentra, la influenza es un virus altamente lábil, lo que significa que cambia su estructura todo el tiempo, incluida la de los dos antígenos principales en su superficie, conocidos por la taquigrafía H y N, que interactúan con el sistema inmunológico del huésped.

Existe evidencia que sugiere que el primer subtipo de gripe al que se expuso a los adultos jóvenes en 1918 fue el H3N8, lo que significa que estaban preparados para combatir un germen muy diferente del que causó la gripe de 1918, que pertenecía al subtipo H1N1, siguiendo la misma lógica, las personas mayores pueden haber estado relativamente protegidas en 1918 por haber sido expuestas a un antígeno H1 o N1 que circulaba en la población humana alrededor de 1830.

Influencia de la Influenza.
Hay evidencia de que la epidemia de influenza de 1918 contribuyó al baby boom de la década de 1920, al dejar atrás a una población más pequeña pero más saludable que pudo reproducirse a tasas más altas.

La Influenza de 1918, no fue ni democrática, ni eugenésica

La gripe a veces se ha llamado una enfermedad democrática, pero en 1918 no fue así, si viviera en ciertas partes de Asia, por ejemplo, tenía 30 veces más probabilidades de morir que si viviera en ciertas partes de Europa o América; Asia y África sufrieron las tasas de mortalidad más altas, en general, y Europa, América del Norte y Australia las más bajas, pero también hubo una gran variación dentro de los continentes.

Dinamarca perdió alrededor del 0,4% de su población, mientras que Hungría perdió alrededor de tres veces más y las ciudades tendían a sufrir más que las áreas rurales, pero también había variaciones dentro de estas, la gente tenía una vaga percepción de estas desigualdades en ese momento, pero a los estadísticos les llevó décadas ponerles cifras difíciles y una vez que lo hicieron, se dieron cuenta de que la explicación debe estar en las diferencias entre las poblaciones humanas, en particular, las diferencias socioeconómicas.

En todo el mundo, los pobres, los inmigrantes y las minorías étnicas eran más susceptibles, no como decían los eugenistas, porque eran constitucionalmente inferiores, sino porque tenían más probabilidades de comer mal, de vivir en condiciones de hacinamiento, de sufrir otras enfermedades subyacentes, y tener un acceso pobre a la atención médica y las cosas no han cambiado mucho en este siglo.

Un estudio de la pandemia de gripe de 2009 mostró que la tasa de mortalidad en la quinta parte más pobre de la población era el triple que en la más rica, la gran mayoría de los que se enfermaron se recuperaron, pero entre la desafortunada minoría que no lo hizo, y fueron al menos 25 veces más numerosas, proporcionalmente que, en otras pandemias de gripe, la enfermedad tomó un curso espantoso, estos comenzaron a tener problemas para respirar, y sus rostros se volvieron de color caoba, luego se oscureció a azul, un efecto que los médicos denominaron «cianosis heliotropo», y cuando murieron ya estaban negros.

La causa de la muerte en casi todos los casos no fue la gripe en sí, sino las bacterias oportunistas que colonizaron las lesiones pulmonares creadas por el virus, produciendo los síntomas de la neumonía del «viejo amigo», esto es relativamente bien conocido, pero es menos conocido que la gripe afectó a toda la constitución, se cayeron los dientes y el pelo, muchos reportaron mareos, insomnio, pérdida de audición u olfato y visión borrosa y hubo efectos secundarios psiquiátricos, en especial «melancolía» o lo que ahora podríamos llamar depresión post-viral.

La eugenesia fue una corriente de pensamiento general antes y después de la gripe de 1918, pero la pandemia la socavó en al menos un dominio: las enfermedades infecciosas; sigue siendo cierto que las oleadas de muerte asociadas con las pandemias de gripe y las temporadas anuales de gripe son seguidas de oleadas de muerte por otras causas, especialmente ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, consecuencias indirectas de la respuesta inflamatoria a la gripe, pero la gripe no fue en 1918, y todavía no es, exclusivamente una enfermedad respiratoria.

La pandemia reveló la verdad que, aunque los pobres y los inmigrantes murieron en mayor número, nadie fue inmune, en lo que respecta al contagio, en otras palabras, no tenía sentido tratar a las personas de forma aislada o darles conferencias sobre la responsabilidad personal, pues las enfermedades infecciosas eran un problema que debía abordarse a nivel de la población.

A partir de la década de 1920, este cambio cognitivo comenzó a reflejarse en cambios en la estrategia de salud pública, por lo que muchos países crearon o reorganizaron sus ministerios de salud, establecieron mejores sistemas de vigilancia de enfermedades y adoptaron el concepto de medicina socializada, la atención médica para todos, gratuita en el punto de entrega.

La expresión «la generación perdida» se ha aplicado a varios grupos de personas que estaban vivas a principios del siglo XX, incluidos los talentosos artistas estadounidenses que crecieron durante la Primera Guerra Mundial, y los oficiales del ejército británico cuyas vidas fueron acortadas por esa guerra, pero podría razonablemente argumentarse, como se hace en el libro Pale Rider, que el título realmente debería ir a los millones de personas en la vida que murieron a causa de la gripe de 1918, a los niños que quedaron huérfanos, o a aquellos, aún no nacidos, que sufrieron sus hondas y flechas en el vientre de sus madres.

Los que sobrevivieron a la gripe en el útero para nacer, vivieron con las cicatrices hasta que murieron, la investigación sugiere que tenían menos probabilidades de graduarse o ganar un salario razonable, y más probabilidades de ir a la cárcel, que los contemporáneos que no habían sido infectados.

Fuente
NationalGeographic

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: