CorrupciónEE.UU.InternacionalesReligión

Indignación en el Vaticano

El Papa Francisco condena el abuso sexual descrito en el informe del gran jurado de Pensilvania

El Vaticano ha condenado el abuso sexual descrito en un informe del gran jurado de Pensilvania y manifestó que el Papa Francisco está del lado de las víctimas, «los abusos descritos en el informe son criminales y moralmente reprensibles», explicó el Vaticano el jueves en un comunicado, «esos actos fueron traiciones de confianza que robaron a los sobrevivientes su dignidad y su fe. La Iglesia debe aprender lecciones duras de su pasado, y debe haber responsabilidad tanto por los abusadores como por los que permitieron que ocurriera el abuso».

La Iglesia expresó «vergüenza y dolor» al tiempo que sugirió que las reformas emprendidas por sus líderes redujeron drásticamente la prevalencia del abuso sexual del clero desde 2002, la declaración dice que «alienta la reforma y vigilancia continuas en todos los niveles de la Iglesia Católica, para ayudar a garantizar la protección de menores y adultos vulnerables contra daños».

El Comunicado agregó que el «Santo Padre entiende bien cuánto estos crímenes pueden sacudir la fe y el espíritu de los creyentes y reitera el llamado a hacer todos los esfuerzos para crear un ambiente seguro para los menores y adultos vulnerables en la Iglesia y en toda la sociedad», las víctimas son la «prioridad» del Papa y la Iglesia «quiere escucharlas para erradicar este trágico horror que destruye las vidas de los inocentes».

Un gran jurado de Pensilvania dijo esta semana que más de 300 sacerdotes abusaron de más de 1 mil niños, y probablemente miles más, durante más de siete décadas, un tesoro de documentos que contienen acusaciones y admisiones de abuso sexual se mantuvo encerrado en lo que la iglesia llama sus «archivos secretos», con la única llave en manos del obispo, «el encubrimiento hizo imposible lograr justicia para las víctimas», manifestó Josh Shapiro, fiscal general de Pensilvania.

Abuso Sexual.
La mayoría de los sacerdotes nombrados en la lista están muertos, más, sin embargo, como resultado de la investigación, dos sacerdotes han sido acusados penalmente.

Se presentó un patrón consistente de encubrimiento de décadas en seis diócesis

Los archivos contenían un patrón de estrategias que eran prácticamente un libro de jugadas para ocultar la verdad, algunas de las tácticas para el mantenimiento de registros de la iglesia incluyeron eufemismos, como decir «contacto inapropiado» o «asuntos de límites» en lugar de «violación», incluso si un sacerdote abusaba de niños, se les permitía mantener sus gastos de vivienda y de subsistencia, sobre todo, se le dijo a la iglesia que no llamara a la policía y que manejara las reclamaciones como si se tratara de un asunto de personal.

Mientras los oficiales de la iglesia protegían a los sacerdotes depredadores, las carreras seguían aumentando, «el obispo Wuerl es ahora el Cardenal Wuerl», afirmó Shapiro, el cardenal Donald Wuerl, presidió a más de 32 sacerdotes acusados ​​durante sus 18 años en la diócesis de Pittsburgh.

«Durante mi mandato, actuamos… muy apropiadamente, muchas veces lo sacamos del ministerio, total y completamente», afirmó el Cardenal Wuerl, pero según el gran jurado, en 1991, Wuerl reasignó a un sacerdote acusado, Ernest Paone, a la diócesis de Reno y en 1995, regresó a George Zirwas, miembro de una comunidad pedófila, de acuerdo con la oficina del fiscal general, al ministerio.

El miércoles, Wuerl celebró la misa en la catedral de San Mateo el Apóstol en Washington y se refirió al «horror del abuso sexual infantil» detallado el informe del gran jurado, «el dolor, el sufrimiento es algo de lo que tenemos que aceptar la responsabilidad», dictaminó, «mientras trabajamos para restablecer la confianza en la capacidad de la iglesia… para tratar este problema, necesitamos estar constantemente allí para los sobrevivientes».

La investigación del gran jurado data de hace 70 años e identificó sacerdotes en seis diócesis católicas en todo Pensilvania, los documentos de los propios archivos secretos de la diócesis formaron la columna vertebral de la investigación que corrobora los relatos de presuntos abusos sexuales y el encubrimiento sistémico de la iglesia, reflejando un patrón mundial donde los abusadores son trasladados de una parroquia a otra.

«Debemos enfatizar que, aunque la lista de sacerdotes es larga, no creemos que los hayamos conseguido todos», explicó Shapiro, «estamos seguros de que muchas víctimas nunca se presentaron y que la diócesis no creó registros escritos cada vez que escucharon algo sobre el abuso».

Fuente
CBS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: