AsiaCuriosidadesEE.UU.EuropaInternacionalesMedio AmbienteTecnologia

La guerra mundial por la batería

Porque depende nuestro futuro de estos acumuladores de energía

Diga «batería», y la mayoría de la gente piensa en el dispositivo que alimenta nuestros teléfonos, nuestras computadoras portátiles y, tal vez si son ambiciosas, nuestros vehículos eléctricos, pero es hora de pensar en grande, en esencia, las baterías son simplemente una manera de almacenar energía y, con algo de creatividad, son capaces de impulsar vehículos eléctricos, casas y ciudades enteras.

Están las baterías Tesla actuando como respaldo para un parque eólico en Australia, también PG&E construyendo la batería más grande del mundo en California para almacenar electricidad para su red y está el proyecto de 3 mil millones de dólares que convertirá a la presa Hoover en una gran batería, pero ser capaz de almacenar energía es la clave, y hay muchas formas de hacerlo.

Existen muchos avances en almacenamiento de energía, desde esas baterías gigantes hasta discos volantes girando infinitamente y embotellado en gas en cavernas subterráneas, y aunque rara vez les damos mucha importancia, las baterías, específicamente las baterías de iones de litio, permiten la vida moderna, dando energía a nuestros teléfonos inteligentes, pero también alimentando nuestros parlantes Bluetooth, cepillos de dientes, satélites y marcapasos.

Cada vez más, las baterías nos mueven, desde los coches eléctricos hasta las bicicletas de ayuda con los pedales, los scooters, los trenes, los aviones e incluso los barcos, para el año 2025, se estima que las baterías de iones de litio se convertirán en un mercado global de 94 mil millones de dólares, sin embargo, los avances genuinos en la tecnología de la batería son pocos y distantes y las baterías de iones de litio que usamos hoy son iteraciones de una tecnología desarrollada hace casi 40 años y comercializada por Sony en 1991.

Guerra por la Batería.
Los surcoreanos años por año, extrajeron más energía de las baterías y las hacen más baratas.

Una guerra lejos de ser ganada por sus competidores en cierne

Año tras año, extraemos más jugo del resto, pero un verdadero sucesor permanece fuera de nuestro alcance, no es por falta de intentos tampoco y es que en las últimas tres décadas, ingenieros e investigadores de Corea del Sur, China, Japón, Estados Unidos y Europa se han esforzado por desarrollar baterías seguras, livianas y potentes que le permitan cargar su teléfono con la misma frecuencia con la que lava la ropa, pero la promesa de una «superbatería» es tentadora, autos eléctricos que viajan cientos de millas con una sola carga y bancos de baterías masivas que nos permitirán reunir y almacenar suficiente energía restaurable para hacer obsoletos los combustibles fósiles.

Steve Le Vine, se propuso documentar lo que denominó «La gran guerra de la batería» en su libro de 2015 “The Powerhouse: dentro de la invención de una batería para salvar el mundo”, su conclusión fue aleccionadora, ya que los riesgos de la guerra de las baterías son altísimos, y Estados Unidos está siendo superado por sus competidores, pero cómo Norteamérica perdió su liderazgo, cómo Elon Musk obligó a las mayores compañías automovilísticas del mundo a ser eléctricas, y por qué la súper batería todavía no se ve a la vista.

Le Vine, enseña sobre seguridad energética en la universidad de Georgetown y alguna vez se volvió su atención a la carrera de batería, esta fue una decisión global tomada por grandes jugadores en países desarrollados, las baterías y los autos eléctricos fueron un nuevo campo de juego geopolítico y económico, todos estos países quieren participar en la carrera y en dos o tres casos, quieren ganar.

El espacio de acción hace algunos años era la geopolítica de la energía producida por el petróleo o el gas, impactaba la geopolítica, el poder y la riqueza entre los países, pero ahora, hay un espacio completamente diferente que se abre, baterías y geopolítica, al buscar en Google para ver quién estaba en ese espacio, aparecen Brasil, Australia, Sudáfrica, unos 20 países, y todos ellos tienen la ambición de capturar al menos una parte del espacio de la batería, o en el caso de China y los Estados Unidos, para poseer el espacio.

La convergencia de cosas que generaron el cambio de paradigma comenzó con el colapso financiero, donde la economía global y muchas economías locales se habían derrumbado, eso sucedió después del colapso inmobiliario y el colapso de las puntocom, hubo países enteros que se les quitó todo el espíritu, por lo que ser el primer país en desbloquear la super batería podría tener un impacto revolucionario en su economía.

Las economías que prosperaron después de la era del petróleo ya no prosperarán, aquellos que están involucrados en la cadena de suministro de baterías y las tecnologías conexas, lograran hacer fluir la riqueza, por lo que la hegemonía del poder podría cambiar y aunque la carrera de los acumuladores de energía se libra entre chinos, japoneses, coreanos, europeos y estadounidenses, los líderes número uno son los surcoreanos, solo Samsung y LG, mejoraron a los japoneses en términos de saber cómo fabricar baterías.

La super batería no ha sido inventada y lo que sucedió es que, en la última década, el costo y la eficiencia energética en las baterías han mejorado a través de la iteración en el proceso de fabricación y los surcoreanos, cada año, extraen más energía de las baterías y las abaratan, esto ha llevado a lo que estamos viendo ahora, estamos en la cúspide de los autos eléctricos que son comercialmente asequibles y atractivos y ahora, los surcoreanos han logrado ser los mejores del mundo en la fabricación de baterías a gran escala.

Los chinos están aprendiendo de ellos, pero los surcoreanos son, al igual que los norteamericanos, dejan la construcción a fábricas en China y los japoneses que son muy buenos están en rumbo a ser mejores, no es por menos que Panasonic, sea fabricante de baterías de las baterías Tesla, es una empresa japonesa y no estadounidense como Energizer, eso te afirma que son absolutamente excelentes.

Estados Unidos está en el juego, no porque esté fabricando las baterías, sino porque es el inventor de la mayor parte de la tecnología que existe, si no lo saben, la batería que está en el teléfono inteligente de todos fue inventada por John Goodenough, un estadounidense de 95 años que todavía trabaja en la universidad de Texas en Austin, y luego, la batería que está en la mayoría de los autos eléctricos fue inventada por Mike Thackeray en el laboratorio nacional Argonne, por lo que norteamérica se encontraba adelante en la invención, pero no lo están haciendo a gran escala, aunque Elon Musk, con su Gigafactory, parece que está cambiándolo por el momento.

Lo que le ha sucedido a norteamérica con la batería es simplemente falta de visión, pues no se tenía la perspicacia de identificar como una industria como esta tendría un lugar tan importante en el futuro, cosa que, si hicieron los japoneses, como sucedió con los relojes suizos y los digitales en los años 1970, pero este es un tema completamente diferente, pero ahora estamos cometiendo el mismo error con inteligencia artificial.

Guerra por la Batería.
Musk es el hombre decisivo, pues los automóviles eléctricos fueron un nuevo campo de juego geopolítico y económico.

Elon Musk, es el hombre esencial, a pesar de ser tan innovadores como los alemanes, y tan rápidos como los japoneses, no habrían saltado al desarrollo comercial de baterías a gran escala si dos cosas no hubieran sucedido, la primera es que Musk se zambulló y demostró que su Roadster realmente llamó la atención de la gente, tanto por la calidad como por su popularidad.

Y segundo la llegada del iPhone que sorprendió a todos, pues nadie hubiera dicho en 2006 que la gente pagaría 750 dólares por un teléfono y por supuesto, el resto es historia ¿En qué pensaban estas otras compañías de automóviles cuando miraban a Elon Musk y luego saltaban a la carrera tecnológica?, pues tenían miedo de que Musk fuera a crear un momento tipo iPhone, y terminarían como Kodak, en otras palabras, ya sabes, convirtiéndolo en reliquias en el basurero de la historia corporativa, aunque suene melodramático, es la verdad pura y dura.

Por lo que se desencadenó la paranoia en las juntas corporativas de los principales fabricantes de automóviles, lo que ha hecho que todos ellos han saltado con ambos pies en Detroit, pero también los alemanes, aunque los japoneses se han sumado, pero tienen conflictos sobre la tecnología que están buscando.

Si Musk no hubiese creado el Roadster y luego el modelo S, la industria no estaría en el lugar que esta ahora y a pesar de todas las asperezas de Musk que hemos visto en los últimos años y sus exageraciones, sus fracasos, y ahora siendo el sujeto de una investigación de la FCC debido a sus tweet, él sigue siendo ese hombre esencial, incluso en la carrera espacial, ya que fue el quien le dio el impulso a la carrera espacial privada, que tanto ha avanzado en tan sólo 5 años.

Sin embargo, todavía leemos los anuncios de científicos que han logrado grandes avances, en el desarrollo de la super batería, de hecho, John Goodenough, el inventor de la batería de iones de litio, anunció recientemente que había desarrollado una nueva batería revolucionaria, debe tener algo interesante y hay avances interesantes que aún se mantienen en el nivel del banco de pruebas con todos esos parámetros, costos, distancia, seguridad y velocidad de carga, pero entonces vuelven a caer en el frente de la seguridad.

Pero la realidad en este momento es que cuando se toman los avances que la batería realmente a alcanzado para este momento y se pregunta de verdad cual es el futuro, la innovación, el siguiente salto cuántico, existe alguien que de veras haya tenido un gran avance, «la respuesta es» No «. Nadie tiene una nueva batería en el horizonte.

Fuente
NewsCombinator

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: