EconomiaEuropa

Rolls Royce, emprende restructuración fundamental

La firma de ingeniería más célebre de Reino Unido se ha visto afectada por un problema con un compresor en su motor Trent 1000 Package C

A pesar de que la compañía británica Rolls-Royce ha tratado por varios medios de resolver el un costoso problema en un compresor que la ha obligado a inmovilizar aviones de Boeing, el hallazgo de problemas similares en otros de sus motores ha ejercido más presión sobre la firma británica de ingeniería y ha dispuesto la descentralización de sus operaciones, recortando 4.600 empleos esta semana.

Los despidos que afectarán «preferentemente» al Reino Unido, donde algo menos de la mitad están previstos para finales de 2018 y el resto para mediados de 2020, ha causado un anticipado fuerte impacto en la economía de la región del norte de Inglaterra que ha precipitado un debate de urgencia en el Parlamento de Westminster, solicitado por la oposición laborista al gobierno de Theresa May.

Rebecca Long-Bailey, responsable de negocios del bloque laborista, ha expresado «Existe un riesgo real de que despidos a semejante escala tengan un efecto perjudicial no solo en las vidas de los trabajadores y sus familias sino en el futuro de la experticia en tan necesitado sector y en la economía local», advirtió.

“El punto de vista de la compañía es que la pérdida de estos puestos de trabajo es una parte necesaria del impulso para hacer el negocio más eficiente y por tanto más competitivo», matizó el ministro Greg Clark, dando un voto de confianza a la decisión de Rolls-Royce, que desde 2014 ha eliminado más de 5.000 empleos en continuos programas de reestructuración.

Roll-Royce.
Warren East, «Nunca es una decisión fácil recortar nuestra plantilla, pero debemos crear una organización comercial tan puntera mundialmente como son nuestras tecnologías».

Rolls-Royce, enfrenta un desperfecto.

Esta noticia salió a la luz pública, luego de que la pasada semana se comenzara una investigación sobre los desperfectos en motores Trent 1000 Package C, que le dan potencia a los aviones Boeing 787 Dreamliner, no está durando tanto como se esperaba, lo que ha obligado a la compañía norteamericana de aeronáutica a obligó a inmovilizar los aparatos y poner en marcha inspecciones que han creado todo un problema mundial entre sus clientes en las aerolíneas.

Rolls-Royce, actualmente está inmersa en la última etapa de un gran programa de reestructuración que lidera el presidente ejecutivo, Warren East, en la búsqueda por aumentar la rentabilidad de la compañía desde hace 4 años.

Por otra parte, se espera que la firma de ingeniería, que maneja a 50 mil personas en 50 países, declare frente al parlamento, cómo conseguirá un retorno de las inversiones ejecutadas en los últimos años y cuáles serán los planes que puedan generar efectivo más allá de su horizonte en el medio plazo, pues la decisión que ha tomado afectará a miles de personas en la región y el mundo.

Sin embargo, debemos recordar que más de 30 aviones se encuentran detenidos, por la investigación que Rolls-Royce ha emprendido en los motores y las noticias no ayudarán, ya que la empresa ha estado combatiendo para mostrar que tenía controlada una situación que ha obligado a muchas aerolíneas, que para poder enfrentar en el movido periodo de vacaciones de verano se han visto en la necesidad de alquilar aviones alternativos.

El presidente de Civil Aerospace de Rolls-Royce Chris Cholerton, ha manifestado, «Reconocemos por completo los niveles inaceptables de interrupción que soportan nuestros clientes. Estamos intensamente dedicados a minimizar este problema y hemos fijado a nuestros equipos el reto de hacer todo lo posible para recuperar las operaciones de nuestros clientes lo más rápidamente posible. Estamos aprovechando todos los recursos de Rolls-Royce para abordar el problema y he visto un gran trabajo en equipo y un pensamiento innovador tanto en nuestra organización como en nuestra asociación con Boeing», explicó.

Por lo pronto Rolls-Royce busca desesperadamente ampliar su capacidad de servicio, reduciendo los tiempos de respuesta e implementando técnicas más rápidas en las inspecciones, para lograr acelerar la creación y renovación de las partes defectuosas, para así poder adelantar la respuesta que el fabricante británico ha desplegado, con el fin de solventar los problemas hallados en sus motores.

Fuente
Valor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: