AméricaBancaCorrupciónEconomiaEE.UU.InternacionalesNorteaméricaPetróleoPolíticaSudaméricaVenezuela

La vaca lechera venezolana Citgo a punto de perderse

Al fallar PDVSA sus pagos, Citgo será la presa de sus acreedores

El gobierno de Nicolás Maduro, afronta el mes de octubre con un futuro desembolso de 1 mil 598 millones de dólares por pago de intereses de cuatro bonos de PDVSA y cuatro títulos de la república, pero el mayor compromiso que se debe encomiar por las finanzas venezolanas será honrar los 950 millones de dólares sobre intereses y amortización de los bonos PDVSA 2020, que pesan peligrosamente sobre la posesión de las refinerías de Gitgo.

La vía vital para el petróleo venezolano entra a los Estados Unidos por el Golfo de México, los petroleros con crudo venezolano navegan hacia la refinería de Citgo, mientras que los que transportan combustibles procesados ​​en la refinería para ser entregados a estaciones de servicio en Venezuela, ese tráfico de doble vía hace de la refinería un salvavidas para el asediado gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro.

Ese es un rol que ahora está en peligro, pues como una subsidiaria de la petrolera controlada por el gobierno Petróleos de Venezuela, Citgo ha sido hipotecado para recaudar dinero, la producción de la empresa matriz, conocida como PDVSA, ha sido duramente afectada por la agitación del país, que está luchando por cumplir con más de 1 mil millones de dólares en pagos debidos en los próximos meses sobre sus bonos y otras obligaciones, incluida la compensación por la propiedad que había nacionalizado.

Las sanciones de la administración de Trump están restringiendo su capacidad de emitir los pagos, pues los dineros venezolanos están represados en bancos norteamericanos, por lo que tampoco puede endeudarse y si PDVSA falla, su garantía, que es Citgo, podría convertirse en presa, sería vulnerable a una adquisición por parte de los acreedores, con otras compañías petroleras o inversionistas de capital privado a la espera de la oportunidad de tomar una participación.

Este nuevo y definitorio golpe al ya agobiado país caribeño, que depende de los ingresos petroleros para solventar el funcionamiento de la economía, Citgo, filial de la petrolera estatal PDVSA, se dedica a refinar petróleo y comercializar naftas, lubricantes y petroquímicos venezolanos en los Estados Unidos, en el corredor energético de houston.

Venezuela pierde a Citgo.
Los analistas de energía y legales dicen que los tribunales pueden eventualmente subastar las acciones de Citgo a otras compañías petroleras estadounidenses y usar el producto para pagar las reclamaciones.

Muchos quieren echar manos de Citgo, pero sobre todo Trump

«La pérdida de Citgo sería el golpe de gracia para PDVSA», explicó Gustavo Coronel, ex miembro de la junta de la empresa matriz y asilado norteamericano, «el impacto psicológico para la estatal y el régimen de Maduro sería catastrófico», también sería un punto de inflexión para una marca cuya identidad estadounidense es anterior a su conexión venezolana, con su icónico letrero montado sobre más de 5 mil 300 estaciones de gasolina y ubicado detrás del muro de Fenway Park en Boston.

Aunque comprado por PDVSA hace tres décadas, a Citgo le gusta proyectarse como una compañía estadounidense, fundada como servicio de ciudades hace más de un siglo en Oklahoma, cuenta con 6 mil empleados y contratistas a tiempo completo en los Estados Unidos y se enorgullece de los proyectos de servicio a la comunidad, recaudando fondos para organizaciones benéficas como la Asociación de Distrofia Muscular y financiando la educación científica para escuelas públicas.

Su gigante refinería de Lake Charles y sus refinerías en Texas e Illinois producen aproximadamente el 4% de los productos petroleros refinados de la nación, pero Citgo es aún más crucial para Venezuela, pues importa 175 mil barriles diarios de crudo venezolano, casi uno de cada cinco barriles que el país exporta a todo el mundo, lo que proporciona al gobierno izquierdista dólares desesperadamente necesarios.

«Citgo es una fuente de efectivo de moneda dura para Venezuela», afirmó Ramón Loureiro, director de desarrollo de negocios global de KBC Advanced Technologies, una firma de consultoría que trabaja con Citgo, esta también envía aproximadamente 29 mil barriles diarios de combustibles refinados como gasolina a Venezuela, para todas las raíces estadounidenses de Citgo, los temas venezolanos abundan en su moderna sede de Houston.

Una bandera venezolana ondea al frente y una estatua de bronce de tres trabajadores venezolanos adornan el vestíbulo. Un mural que representa al libertador de Venezuela, Simón Bolívar, decora el pasillo fuera de las suites ejecutivas con su lema: «Dios concede la victoria a la perseverancia», pues la perseverancia es un tema repetido por los ejecutivos de Citgo, «es realmente un negocio como de costumbre», aseveró Rick A. Esser, vicepresidente y director de estrategia de Citgo, «estamos enfocados en hacer el día a día todos los días», varios de los ejecutivos más importantes de Citgo han estado encarcelados en Venezuela desde fines del año pasado, a la espera de un juicio por cargos de corrupción.

A Asdrúbal Chávez, el director ejecutivo de Citgo y primo del ex presidente Hugo Chávez, le han revocado su visa estadounidense, lo que lo obligó a dirigir las operaciones mediante videoconferencias, luego está la amenaza existencial planteada por la deuda de PDVSA, este mes, Venezuela debe pagar más de 840 millones de dólares a los tenedores de los bonos 2020 de PDVSA y el incumplimiento provocaría una ejecución hipotecaria de la garantía de los bonos, el 50,1% de las acciones de la compañía de Citgo Holdings, una de las dos sociedades de cartera de Citgo.

Los prestamistas podrían entonces exigir pagos acelerados de capital e intereses, entre ellos la petrolera rusa Rosneft, que posee la otra participación del 49,9% en Citgo Holdings como garantía para un préstamo a PDVSA, también podría hacer una reclamación, aunque es poco probable que Washington permita que una empresa estatal rusa se quede con una parte del refinador, otras compañías extranjeras también tienen una participación en los activos de Pdvsa.

La compañía debe aportar 500 millones de dólares a fines de noviembre como primer pago a ConocoPhillips después de que los árbitros internacionales emitieran una sentencia de 2 mil millones sobre la nacionalización de las instalaciones de Conoco, y un juez federal autorizó a Crystallex, una compañía minera canadiense extinta, a confiscar acciones de PDV Holding, la otra compañía tenedora que posee formalmente a Citgo, como pago por una adjudicación de arbitraje de 1.4 mil millones por la confiscación de una mina en Venezuela.

Citgo sigue ganando dinero, dicen sus ejecutivos, y está al día en sus pagos de sus propios bonos. Los analistas independientes de refinería dicen que la compañía está bien mantenida y podría ser valiosa para otra compañía o compañías, la refinería de Lake Charles, la refinería más grande y la sexta más productiva de Citgo en la nación, continúa realizando mejoras de capital, incluyendo más de 20 millones de dólares en nuevas inversiones para aumentar la eficiencia, y se planea que más produzcan más gasolina, combustible para reactores y diésel.

Jerry Dunn, gerente general de la refinería de Lake Charles, dijo que los problemas de PDVSA no tuvieron un efecto significativo en sus operaciones y «la producción de nuestra planta no ha cambiado», los trabajadores de Citgo aquí dicen que todo el tumulto es preocupante, pero insisten en que no los distrae de sus trabajos, «nos preocupa que hierva el aceite», afirmó Craig Barber, un supervisor de mantenimiento, «y mientras estemos hirviendo petróleo y ganando dinero, esta compañía sobrevivirá».

Fuente
PanamaPost

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: