EconomiaPolíticaVenezuela

Empresarios Traidores al país

Un grupo de industriales venezolanos, se distancian a la disidencia

Esta semana un grupo de empresarios venezolanos, han salido a la luz pública, en un movimiento sin precedente, al menos en los últimos 11 años. Encabezados por Alberto Vollmer, estos industriales, han optado una opción más positiva y decidieron centrar sus inversiones y esfuerzos, en darle un espaldarazo al aparato productivo venezolanos, detenido hace más o menos 6 años, en muchos casos por problemas de divisas, falta de inversión o por el cierre directo e irrestricto de sus empresas.

La medida de los denominados, “Optimistas Anónimos”, se ha enfrentado de frente, con la postura de la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, que hasta ahora a tomado la iniciativa de cerrar o salir del negocio, antes de dar oportunidad a los chavistas a hacerse de sus bienes o en muchos casos, ha impulsar la tan deteriorada economía en Venezuela.

No se han hecho esperar los señalamientos de los miembros más anárquicos de la oposición, que los han tildado de empresarios traidores, porque no han seguido los lineamientos de los antagonistas chavistas y han tomado partido, recogiendo las últimas monedas que quedan circulando en el país.

Desde que el año pasado, el presidente Nicolás Maduro, relajó las medidas cautelares sobre el dólar, a las que, hasta hace poco, sólo los funcionarios del gobierno tendrían acceso, muchos empresarios han tomado partido de este momento y han vuelto sobre los cadáveres de la industria venezolana, que se pueden adquirir por poco menos que nada y las han sacado de su caquexia, encendiendo la producción de a poco.

Los disidentes empresarios, se han convertido en aliados del gobierno y miran esta nueva transformación forzada, como el renacimiento y transición de Rusia o China en los años 80, cuando, la perestroika, se abrió a los mercados internacionales y el capital privado.

Los opositores o una parte radical de ellos, se muestran reticentes ante tal afirmación, recordando los desmanes y las violaciones repetidas de los derechos humanos de ambos países, pero más allá de eso, rotulan tal apertura, como un movimiento de los esbirros de Maduro, para eternizarse en el gobierno y deslindarse de las importaciones dentro de una economía que, no da indicaciones de arrancar de ninguna manera.

Empresarios Traidores a Venezuela.
Las disidencias políticas, se han ubicado por encima de los intereses de los empresarios y han distinguido este movimiento, como una clara señal del abandono de la lucha contra el gobierno socialista y en la búsqueda de mejoras económicas personales, antes de pensar en el país y su gente.

Los empresarios positivos están apoyando al régimen socialista en su eternización.

Pues sí, y desde hace tiempo, muchos de estos empresarios, que en vista de los malos y disparatados movimientos económicos de los gobiernos socialistas venezolanos, corrieron a los bancos y sacaron su patrimonio rápidamente de Venezuela, se han comportado como muchos otros boliburgueses, que también huyeron del país, pero con los bolsillos llenos de los dineros que lograron birlare al estado.

Son estos últimos, los que, han hecho más ruido en los medios a través de señalamientos directo, o utilizando medios alternativos, con el fin de que se acuse a los empresarios traidores de hacerle un gran daño a la patria, invirtiendo en el aparato productivo, pues como ya ha señalado el departamento de estado norteamericano, no habrá posibilidades de desarrollo si persiste el gobierno socialista, ni habrá, ni ellos dejaran que suceda.

Esta misma estrategia, de la cortina de humo, es la que se ha usado reiteradamente por muchos empresarios y boliburgueses, que han abandonado el barco que, es Venezuela y se han ido a refugiar en algunos paraísos fiscales y libres de extradición, mientras desde sus cómodas butacas, miran medios disidentes al régimen y señalan a muchos inocentes de sus propias fechorías, tal es el caso de la monumental ráfaga de acusaciones que se hicieron contra Eudomario Carruyo y su hijo, sobre dineros de PDVSA.

En repetidos casos, esta supuesta trama de corrupción ha sido desvelada una y otra vez, por empresarios como Gorrín o Rafael Ramírez, para inculpar a otros, de lo que ellos hacían y así desviar la atención que estaba sobre ellos, en un movimiento que dista de ser real o verdadero y que es meramente una ficción armada para cubrirse.

No obstante, hay quien piense que estos empresarios traidores u optimistas anónimos, le hacen más bien a Venezuela y a los venezolanos que, al gobierno, aunque varios de ellos han permanecido a la vera del chavismo desde siempre y hay quien señale a Alberto Vollmer, Luis Emilio Velutini y hasta al mismo Lorenzo Mendoza de canibalizar al país en ministerio de sus propios intereses y no en función de un fin mayor, como lo sería Venezuela.

Fuente
DolarTodayProEconomíaReuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: