Medio Ambiente

El planeta se calienta más allá de su máximo histórico

Vivimos un episodio de temperaturas anormalmente altas que están afectando el planeta

Esta es sin duda, la temporada estival más cálida que hemos vivido en nuestra vida y tal apreciación, lejos de ser alarmista demuestra que el aumento de la temperatura de la Tierra sobrepasó el promedio que mantuvo en el siglo XX, el calor ha llegado a limites nunca vistos en todas las instancias y en todo el planeta, este es el cuarto año más caluroso desde 1880, cuando la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera o NOAA de EE.UU. comenzó a realizar los registros de las mediciones.

La temperatura promediada globalmente sobre superficies terrestres y oceánicas para mayo de 2018 fue la cuarta más alta del mes de mayo en el registro de datos de temperatura global NOAA, que data de 1880, las temperaturas globales de marzo a mayo y de un año hasta la fecha fueron segundas, más cálidos en el récord de 139 años.

La NOAA, formalizó hoy en su reporte mensual que las temperaturas tanto de la superficie terrestre como marítima fueron en promedio 1,44° superiores al promedio del siglo pasado. De un promedio de 13,97°C, aumentó a 14,78°C, precisó la entidad, mientras, el calor promedio de la superficie del mar en mayo pasado fue 1.19°C superior al promedio mensual del siglo XX de 16.27°C.

Calor.
La canícula es el periodo más caluroso del año, y transcurre entre el 15 de julio y el 15 de agosto.

El aumento del calor equivale a mayor consumo energético

Durante el inicio de la temporada de verano, se han presentado olas de calor inusualmente tempranas y están ocurriendo mientras la Tierra experimenta otro año excepcionalmente caluroso, basados en los estudios de de la NOAA y la NASA, El Instituto Goddard, el Centro europeo para el análisis del clima y el Servicio de Cambio climático Copérnico, las temperaturas promedio mundial de la superficie de tierra y el mar fueron las cuartas más altas de los primeros cinco meses de 2018.

En 2016 se registró una mayor temperatura mundial, en ese entonces producida por la combinación de un poderoso evento climático denominado El Niño, que produce un alza por el efecto de calentamiento y un el cambio climático a largo plazo causado por las emisiones de gases de efecto invernadero, aunque para este año no se ha registrado hasta el momento ningún evento como El Niño, ni otra anomalía asociada.

Como ya se percibió durante este año, la temporada invernal fue especialmente fría en un periodo, pero se mantuvo más tiempo y fue excesivamente larga, por lo que este verano representaría uno de menor calor, a diferencia de lo que estamos enfrentando que se sale de la norma y especialmente atípico, el escenario de cambio climático, vaticina más olas de calor, que en suma serán más intensas, más frecuentes y más largas, por lo que se espera que el número de días calurosos continúe aumentando.

Calor.
Según se muestra en el cuadro comparativo de la NOAA, la temperatura ha ido aumentando paulatinamente, pero en el último año ha sido más violento el cambio.

La agencia federal norteamericana, ha indicado que las temperaturas globales de marzo a mayo y las del año hasta la fecha, se excedieron en el mismo rango y fueron las cuartas más calientes de tales periodos como se ve en los registros de la NOAA, además, este ha sido el cuarto mayo consecutivo, en el que las temperaturas en tierra han sido más elevadas e igualmente sucedió con el calor sobre el océano, batiendo de nuevo el récord de la NOAA de 139 años.

La DWD, Deutscher Wetterdienst, que ejerce labores de centro climático regional de la organización meteorológica mundial o OMM para el nódulo de Europa en la atención del clima, ha emitido un aviso de vigilancia climática válido por lo menos hasta el 25 de junio, afirmando que las temperaturas que afectan Europa prevén un período con tiempos más calurosos y olas de calor significativamente superiores a las acostumbradas en la mayor parte del Mediterráneo occidental, de Portugal a los Balcanes Occidentales.

Todos los servicios meteorológicos e hidrológicos nacionales se encuentran en alerta, y están emitiendo pronósticos regulares, preparación para incidentes, consejos evitar problemas de salud asociados al calor, así como información actualizada sobre la calidad del aire, niveles de incidencia ultravioleta UV y el riesgo de incendios forestales en todas partes del mundo, sobre todo en los que los periodos de sequía han sido especialmente largos.

Fuente
NCDC-NOAA

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: