Ciencia y SaludCuriosidadesEconomiaEuropaInternacionalesMedio AmbienteTecnologia

60% de los plásticos son imposibles de reciclar

Potes, envases y platos plásticos, no son ecológicos.

Se sabe que las bolsas de plástico tienen los días contados, pues ya quedaron prohibidas en Chile y la comunidad europea las despedirá en 2021, pero al día de hoy suponen un gran problema para el medio ambiente, por lo que hace ya largo tiempo que deberían estar ya prohibidas, pues sucede con las bolsas de plástico, más del 90% de ellas se pierden en vertederos y sólo el 10% se deposita en los contenedores para su reciclaje.

Los envases, bolsas y cubiertos plásticos pueden tardan hasta 500 años en descomponerse, mientras lo hacen, tienden a dispersarse como basura transportada por el aire y cuando se fragmentan son ingeridas por gran cantidad de animales, según creen los expertos, sólo los plásticos que llegan al mar están matando a más de un millón de aves marinas y unos 100 mil mamíferos y tortugas al año.

Pero eso es sólo la punta del iceberg, pues la mayoría de los recipientes de plástico para alimentos, que se colocan en la papelera de reciclaje no se pueden reciclar realmente, pues la mezcla de polimeros utilizada, por ejemplo, en muchos envases de yogur, bandejas para alimentos y otros recipientes limita la capacidad de los recicladores, de procesarlos.

Hasta el 80% de los envases se pueden hacer más reciclables, ha manifestado la industria de los plásticos, y actualmente cientos de compañías, que se niegan a desaparecer, están trabajando en mejorar el desempeño de sus productos con ideas innovadoras, como los plásticos solubles y se encuentran en la búsqueda de incentivos financieros para que los fabricantes usen más plástico reciclable.

De acuerdo con un análisis presentado por la ciudad de Londres, alrededor de 525 mil toneladas de macetas de plástico, tinas y bandejas son usadas por los hogares en el Reino Unido cada año, pero solo 169 toneladas de estos desechos pueden reciclarse, por lo que se culpa a la industria, ya que los productores por usar una mezcla de polímeros más económica, tienden a desarrollar elementos que no pueden ser reutilizados.

Reciclaje de Plástico.
Los materiales innovadores deben demostrar que pueden recolectarse y clasificarse en cantidades suficientes, deben ser compatibles con los procesos de reciclaje industrial existentes.

Cuál sería la opción a la desaparición del plástico y el reciclaje

Las organizaciones internacionales de reciclaje, piensa que solo con introducir ciertos ajustes a la fabricación de productos desechables plásticos, podrían marcar una gran diferencia, destacando en el caso de las comidas para microondas que a menudo se suministran en material plástico negro, pues el negro es el único color que las máquinas de reciclaje no pueden procesar fácilmente.

Reciclar estos contenedores, significa un proceso innecesariamente complicado y muy caro, «es casi criminal pensar que algunos de los plásticos que se utilizan son difíciles de reciclar, y el plástico negro es casi imposible de reciclar», afirmó Peter Fleming de la LGA, «la única razón por la que los fabricantes utilizan plástico negro es porque hace que la comida se vea bien».

Estos grupos de control, quiere que los fabricantes de plásticos trabajen con los gobiernos para evitar que los materiales que limitan el reciclaje ingresen al sistema en primer lugar, por lo que «si la industria no nos ayuda a llegar allí, entonces el gobierno debería intervenir para ayudar a los consejos», aseveró la Judith Blake, quien es la portavoz del medio ambiente LGA, ellos además de solicitar la prohibición del plástico, esperan que el gobierno haga que los fabricantes de plásticos paguen los costos de recolección y eliminación de plásticos que no pueden reciclarse.

Keith Freegard, del grupo de reciclado de la federación británica de plásticos, la principal asociación para toda la industria del plástico, dijo que los diseñadores a menudo usan el color negro para los paquetes para indicar que son un producto más «de alta gama» y “desafortunadamente, esos diseñadores no se dieron cuenta de que cuando esos paquetes llegaban a la fábrica de reciclaje después de haber sido separados por los consumidores, el tinte negro no podía ser visto por las maquinas de clasificación en la planta de reciclaje».

Margarinas, tinas de helado, Yogures y congelados, a menudo contienen el polímero de polipropileno que es muy difícil de reciclar, por lo que un enfoque alternativo sería hacerlos del mismo plástico que las botellas de agua que se reciclan fácilmente y envases de microondas y carne, cuyos materiales se pueden reciclar, primero se deben clasificados mediante un escáner óptico, sin embargo, como son predominantemente negros, esto dificulta el proceso, por lo que un simple cambio de color podría conducir a un aumento real en el reciclaje.

Para demostrar la buena voluntad, para con la industria del plástico, y en un esfuerzo por proporcionar una métrica coherente para guiar los esfuerzos de sostenibilidad de los plásticos en la economía circular, dos de las principales organizaciones internacionales de reciclaje han desarrollado una definición global que rige el uso del término «reciclable», como se relaciona con los envases de plástico y productos.

Ton Emans, presidente de Plastics Recycling Europe, y Steve Alexander, presidente y CEO de The Association of Plastic Recyclers, señalaron la avalancha de anuncios recientes sobre los compromisos con la sostenibilidad y el reciclado, nos han llevado a considerar «el uso del término reciclable, pues no se usa consistentemente con paquetes y productos sin un punto de referencia definido», comentó Alexander, «al final del día, la reciclabilidad va más allá de ser técnicamente reciclable. Debe haber acceso del consumidor a un programa de reciclaje, un reciclador debe poder procesar el material y debe haber un mercado final».

Emans, expone que, «recientemente, hemos visto muchos anuncios sobre medidas legislativas sobre productos de plástico y promesas de los actores de la industria que se comprometen a hacer que sus productos sean más reciclables», pero «como recicladores, somos una parte fundamental de la solución al problema de la sostenibilidad de los plásticos, y necesitamos que las audiencias apropiadas entiendan qué es necesario para etiquetar un producto o paquete reciclable. Damos la bienvenida a estos compromisos y alentamos a otros a seguirlos. Sin embargo, se necesitan definiciones y objetivos claros y respaldados universalmente».

Fuente
Deia.eus

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: