AméricaColombiaCuriosidadesEconomiaGenteInternacionalesPolíticaSudamérica

Comenzar una vida desde el fusil hacia la paz con una aguja

Los exguerrilleros colombianos tejen una ruta hacia la reconciliación

Dos años después del inicio de la paz en Colombia, los ex guerrilleros de las Farc, muchos de los cuales nunca han conocido una vida más allá del conflicto, recurrieron a las máquinas de coser que una vez adaptaron su uniforme de batalla para ganarse la vida, Edison Sánchez alisa un pedazo de tela y comienza a trabajar en una máquina de coser eléctrica ruidosa, hace apenas dos años, este mismo equipo fue utilizado para fabricar trajes de combate en las profundidades de los campamentos guerrilleros de las montañas colombianas.

Los miembros de las fuerzas armadas revolucionarias de Colombia, FARC, han pasado toda su vida en combate, muchos desde que tenían 15 años, como Sánchez, que ahora de 33 años, ha estado aprendiendo a coser, cuando los combatientes desarmados bajo los términos de una paz histórica que terminó 50 años de conflicto en que se asesinaron a más de 260 mil personas y 7 millones se desplazaron, ahora que viven en campamentos de reintegración temporal como parte de ese acuerdo, a los ex combatientes se les ha prometido apoyo en forma de granjas y educación sostenibles.

Sin embargo, esa asistencia se ha tardado en materializarse, dejándolas luchando por encontrar medios de vida, es por esta razón que algunos han convertido parte de su vieja máquina de guerra en un motor económico, «teníamos las máquinas mientras estábamos en guerra y teníamos personal que trabajaba en ellas», afirma Sánchez, con un pañuelo rojo alrededor del cuello, «Tenemos que trabajar», las voluminosas máquinas alguna vez fueron transportadas en mulas entre campamentos de montaña, utilizadas para reparar uniformes y fabricar los infames brazales de las FARC, amarillas, azules y rojas, pero ahora cosen elegantes mochilas y ropa escolar.

En Llano Grande, una aldea en el municipio de Dabeiba, en la provincia occidental de Antioquia, un área remota y montañosa que ha sido durante mucho tiempo una zona de conflicto, una comunidad campesina de 120 personas acordó hospedar uno de los campamentos de desmovilización, el pueblo ni siquiera tenía una estación de policía, ahora está flanqueado por un campamento de 220 miembros de las FARC en un lado y tiendas blancas de las naciones unidas en el otro, y rodeado por un batallón de soldados del ejército colombiano, especialmente entrenados para proteger a sus antiguos enemigos.

Construir el campamento fue logísticamente ambicioso, los plazos para completarlos fueron repetidamente rechazados y durante meses, los ingenieros del gobierno vivieron junto a los aldeanos y trabajaron con guerrilleros para poner casas prefabricadas, muchos de ellos nunca habían conocido a nadie en las FARC antes y se fueron con sus prejuicios desafiados, «trabajan duro, y quieren aprender, son seres humanos, como nosotros», aseveró uno de ellos.

Cosiendo hacia la Paz.
Se están implementando programas educativos y muchos excombatientes en Anorí están recibiendo capacitación práctica en salud y epidemiología con el objetivo de convertirse en promotoras de salud rurales.

Puntada a puntada se zurce las heridas abiertas y el camino hacia la paz

A cargo de la sastrería está James Guzmán, de 36 años, que mantuvo su máquina de coser con él durante toda la guerra y sobrevivió los años de bombardeos y emboscadas, en su mesa de mercería, una mujer joven con un cuchillo corta laboriosamente piezas de cremalleras y clips, restos de viejas chaquetas antiaéreas de las FARC, ahora recicladas para fabricar mochilas robustas con estilo militar, «la gente de los alrededores los compra», afirma Guzmán, sonriendo, con una cinta métrica alrededor de su cuello, «la gente hace pedidos desde Medellín también, pero no muchos, así es como los vendemos».

Sánchez también tenía 15 años cuando se unió a los rebeldes; como la mayoría de los ex guerrilleros, pasó la mayor parte de su vida adulta en combate, «nadie que vino aquí sabía cómo trabajar, había solo unos tres o cuatro de nosotros trabajando, así que les pregunté quién quería aprender a hacer esto y les enseñé «, explica Guzmán, vistiendo una camiseta con un grabado gigante de rosas rojas, el símbolo del nuevo partido político de las FARC.

Desde el 15 de agosto de 2016, los ex miembros de las FARC han sido categorizados como civiles, se les han emitido tarjetas de identificación nacionales y cuentas bancarias, y comenzaron varios programas de capacitación, pueden permanecer en las viviendas temporales e ir por la ruta de reintegración colectiva negociada en La Habana, o irse y tratar de ganarse la vida en otro lugar, pero si se mantienen fieles al programa, permanecerán cerca de los líderes del nuevo partido político y podrán participar en proyectos económicos colectivos.

Pero también se marcarán como ex-FARC, lo que podría ser peligroso, especialmente en áreas donde operan grupos paramilitares de derecha, que se han movido al vacío dejado por los beligerantes, de ellos diecisiete miembros o sus familiares ya han sido asesinados desde noviembre del pasado año, Sánchez y Guzmán ahora tienen su base en un campamento de reintegración en La Planca, Anorí, en el noreste de Colombia , junto con otros 80, donde la minería ilegal y los cultivos ilícitos persisten en este municipio rural, a pesar de los recientes esfuerzos de erradicación gubernamental.

Por primera vez desde que se unieron a la guerrilla, los ex soldados están tomando sus propias decisiones, en lugar de seguir las órdenes de sus comandantes y aunque muchos están preocupados de que el gobierno no mantenga su parte del acuerdo, especialmente ahora que han entregado sus armas, algunos pueden sentirse tentados a unirse a otros grupos armados, como el ejército de liberación nacional, ELN, que actualmente está en conversaciones de paz o incluso organizaciones paramilitares de derecha, pero la mayoría de ellos están comprometidos con la construcción de la paz y planean trabajar localmente en el partido político.

De los 26 campos de reintegración iniciales en Colombia, 24 siguen en operación, se establecieron para incorporar a las FARC nuevamente en la vida civil, en línea con el acuerdo de paz de 2016, los campamentos, supuestamente temporales, terminarán en agosto de 2019, la vida como civil es muy diferente, dice Sánchez, «antes, pensábamos en la guerra todos los días y tenías que moverte todo el tiempo, ahora podemos trabajar normalmente y descansar sin ningún peligro».

Los excombatientes han decorado el alojamiento a su gusto, con murales marxistas del Che Guevara y citas de líderes guerrilleros, la ONU dice que el proceso de reintegración ha progresado, pero sigue siendo complejo, pues muchos ex combatientes han abandonado los campamentos para buscar a las familias que dejaron atrás durante el conflicto y otros han ido en busca de vidas completamente nuevas, «la misión ha identificado que un número considerable de excombatientes han abandonado los espacios de reintegración y están cada vez más dispersos, lo que está creando nuevos desafíos», expresa Raúl Rosende, jefe de la misión de verificación de la ONU en Colombia.

Las promesas de formas sostenibles de ganarse la vida, como la creación de granjas de peces y cerdos, de las que los ex rebeldes pueden vender productos agrícolas, aún no se han implementado en algunos campamentos, incluida La Plancha, sin embargo, la agencia de reintegración nacional colombiana o ARN, administrada por el gobierno, dice que las salidas son normales ya que las personas regresan con sus familias y comunidades, «se han logrado avances importantes en términos de capacitación académica, capacitación laboral y formas de ganarse la vida, pero aún queda mucho por hacer, este es un proceso a largo plazo», indica Juan Carlos Zuleta, coordinador de la ARN.

La ONU dice que el nuevo gobierno ha expresado su interés en la reintegración económica y social de los excombatientes y la esperanza es que otros como Sánchez y Guzmán puedan adaptarse a la vida civil, pero el proyecto de paz ha sido difícil de unir, a medida que el proceso comience a desvanecerse, será necesario más que una medida de ingenio político para traer a los miles de ex guerrilleros a la trama de una sociedad pacífica.

Fuente
NewsVire

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: