AméricaCorrupciónPolíticaportadaVenezuela

Venezuela: 20 años de política del ardid

En el país petrolero, nada es mentira y todo es ficción

Las fuerzas de seguridad y los pescadores venezolanos se duplicaron mientras la milicia bolivariana arrestaba a varias docenas de mercenarios tras una invasión naval fallida a principios de este mes, un ciudadano estadounidense presuntamente involucrado en la trama ha dicho que la operación tenía como objetivo secuestrar al presidente Nicolás Maduro, la oposición argumenta que se trató de un ardid.

“En diferentes procedimientos de investigación por casos de corrupción y delitos de traición contra la patria, efectivos policiales han detenido a más de 40 funcionarios de la empresa de Petróleos de Venezuela, PDVSA, por la venta ilegal de combustible y la entrega de información relevante al gobierno de Estados Unidos”, anunció el sábado el ministro del poder popular para el interior justicia y paz Néstor Reverol, otro ardid, para ocultar la crisis de combustibles.

En las redes sociales José Aguilar escribió: “Arranca marzo 2020, a casi un año del primer apagón nacional, Corpoelec no anda muy bien que digamos, si el verano aprieta y se extiende, vienen más racionamientos”, José explicó que la causa del apagón nacional que sufrió Venezuela el 22 de julio de 2019 fue por la falta de mantenimiento de la infraestructura y advirtió que el país no está exento de otro evento de ese tipo, pero el gobierno afirma que el ardid es un ataque directo de los estados unidos para desestabilizar.

Incluso Donald Trump, presidente de Estados Unidos, pidió directamente al ejército venezolano que retire su apoyo al presidente Nicolás Maduro, en un discurso en Miami el lunes por la noche, el presidente estadounidense advirtió que «los ojos del mundo entero» estaban sobre quienes apoyaban a Maduro, asegurando también que arriesgaban su vida y su futuro al hacerlo y aunque ha amenazado con una acción militar desde hace un año, el ardid aquí es simple, no lo va a hacer, es sólo un brabucón.

Venezuela en realidad es una tierra mágica, donde la fantasía y la ficción se unen en todas partes, desde multitudinarias concentraciones para comprar tapabocas contra la pandemia, hasta poseer dos presidentes, tres asambleas nacionales, 2 tribunales supremos en los que todos dicen gobernar, paro es un ardid, todos hacen lo que les place.

Política del Ardid.
Venezuela es constantemente bombardeada por falsos informativos, de dudosa procedencia y otros muy reconocidos, desde todos los puntos cardinales en los que se incluye al gobierno, la oposición, gobiernos extranjeros amistosos y los más incoados enemigos.

El artificio, la farsa, el engaño y el ardid han dirigido la vida de los venezolanos en el último veinteno

La historia reciente es una consecución de falsos positivos y de medias verdades, donde el ardid y el engaño es el que ha gobernado desde hace más de 20 años en el país. No hay problemas eléctricos, mientras la gente está a oscuras; la situación está en calma, mientras miles protestan en las calles; se buscan culpables sobre los escándalos en PDVSA, pero estos viven a sus anchas en paraísos fiscales o en los Estados Unidos.

El engaño no sólo pertenece al gobierno, pues son los medios de comunicación, quienes controlan los hechos con la desfachatez más inverosímil, el realismo mágico campea en las redes, mientras se acusa a inocentes y se exculpa a los culpables; se crean héroes de ficción sin super poderes y se le otorgan grandes dones de quimera, todo un ardid.

Todos recordaran el robo de activos y pasivos de la que fue víctima PDVSA, en donde el perpetrador principal, Rafael Ramírez, fue premiado con una embajada y otros como Eudomario Carruyo, fueron acusados y enjuiciados sin pruebas, pero más allá, recordaran a todos los señalados que serían extraditados y supuestamente encarcelados, que nunca llegaron a estar en prisión, y que, a través del mismo ardid, desaparecieron mágicamente.

Nada hay mas cierto, como que en Venezuela se vive una crisis, pero sólo a ojos de quienes la padecen, pues desde las esferas de gobierno y se habla en este caso del presidente Nicolás Maduro y no del presidente interino Juan Guaidó, esta tierra mágica, de contrastes y millonaria en petróleo, coltán, oro, diamantes y lombrices, es un paraíso, no fiscal, una utopía donde ni siquiera el Covid-19 ha logrado entrar.

Fuente
TeleSurAlaiNetBBCEfe

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: