ÁfricaArte y EspectáculoCiencia y SaludCuriosidadesInternacionalesReligión

Un dibujo muy, muy, pero muy antiguo

Ee encontrada la primera representación ideográfica del hombre hasta ahora

El dibujo sirve como una herramienta para la representación de objetos reales o ideas que, a veces, no es posible expresar fielmente con palabras o único medio de expresión ante la carencia de escritura, los primeros dibujos conocidos se remontaban a la prehistoria, teniendo 35 mil años la primera muestra en la Cueva de Altamira y a pesar que estos carecen de la gracia de Da Vinci y no tiene el calor de Rubens, han sido por milenios los testigos silentes y expresivos de la permanencia del hombre y sus ideas a través de los confines de la historia no escrita.

Los investigadores situaban los grabaos de la Cueva de Altamira como los más vetustos de la humanidad, hasta que el patrón entrecruzado en un trozo de roca se hiso notable, pues según los investigadores que desenterraron la pieza, es el dibujo conocido más antiguo del mundo y le han asignado su lugar primigenio en la interpretación de las ideas a través de signos.

Los arqueólogos encontraron el marcado fragmento de piedra mientras examinaban las puntas de lanza y otros materiales excavados en la cueva de Blombos en Sudáfrica y se han necesitado siete años de pruebas para concluir que un humano hizo las líneas con un crayón ocre hace 73 mil años, las simples marcas rojas adornan una escama del tamaño de dos miniaturas que parecen haberse desprendido de un adoquín de piedra de moler utilizado para convertir grumos de ocre en polvo de pintura.

Las líneas terminan tan abruptamente en los bordes del fragmento que los investigadores creen que los sombreados fueron originalmente parte de un diseño más grande dibujado en el adoquín, «este es el primer dibujo conocido en la historia de la humanidad», dijo Francesco d’Errico, investigador del equipo de la universidad de Burdeos, «¿Qué significa?, no lo sé, lo que sí sé es que lo que puede parecernos muy abstracto podría significar algo para la gente de la sociedad tradicional que lo produjo».

Hasta ahora, los dibujos más antiguos conocidos han sido los trabajos más impresionantes y extensos que cubren las paredes de cuevas en El Castillo en España y Maros en Sulawesi, Indonesia, pero esas imágenes abstractas y figurativas se hicieron más recientemente, hace tan sólo 40 mil años como máximo, ubicada en el extremo sur de Sudáfrica, a unos 300 km al este de Ciudad del Cabo, la cueva de Blombos ha demostrado ser un tesoro oculto de antiguos artefactos humanos de entre 70 mil y 100 mil años de antigüedad.

Las excavaciones han descubierto cuentas de conchas pintadas, puntas de lanza a doble cara y piezas de ocre grabadas con el mismo diseño de rayado cruzado que se encuentra en el trozo de piedra de afilar, el patrón también se presenta en los sitios más cercanos de Diepkloof y Klipdrift, donde los arqueólogos lo encontraron grabado en cáscaras de huevo de avestruz.

De las primeras civilizaciones perduran escasos ejemplares de dibujos, normalmente, por la fragilidad del material en el que fueron ejecutados, se han hallado en ostraca y pinturas murales inacabadas, o porque eran un medio para elaborar pinturas posteriormente, recubiertos con capas de color, las culturas de la Antigua China, Mesopotamia, el valle del Indo o Egipto dejaron muestras claras de ello, ideando los primeros cánones de proporciones, como sucedió también en la antigua Grecia y Roma.

Dibujo Antiguo.
El análisis microscópico y químico del patrón confirman que el pigmento ocre rojo se aplicó intencionalmente a las escamas con un crayón ocre, este objeto proviene de un nivel asociado con las herramientas de piedra del complejo técnico de Still Bay que ha proporcionado previamente cuentas de concha, grabados en cruz sobre piezas de ocre y una variedad de tecnologías innovadoras.

El dibujo encontrado fue creado de manera artificial por la mano del hombre

La piedra modelada de Blombos fue encontrada por casualidad en 2011 cuando los investigadores lavaron la ceniza y la suciedad de las puntas de lanza y otros artefactos descubiertos en el sitio, el descubrimiento provocó un intenso esfuerzo para analizar las marcas y discernir cómo llegaron allí, estas eran tan sólo seis líneas delgadas cruzadas por otras tres.

«Es muy llamativo», afirmó Christopher Henshilwood, líder del equipo de investigación y director del centro para el comportamiento de Early Sapiens en la universidad de Bergen en Noruega, «se puede ver de inmediato que se trata de un diseño de franja cruzada en rojo sobre una superficie lisa y aunque es muy pequeño, es bastante impresionante «.

Mediante una combinación del examen microscópico de la piedra y los experimentos que se propusieron para recrear el patrón, los investigadores concluyeron que el dibujo se realizó con un lápiz de color ocre y si bien la mayoría de las líneas se hicieron en trazos simples, otras se crearon frotando el ocre hacia adelante y hacia atrás, para lograr líneas más estrechas, el ocre debe haber sido duro y puntiagudo, con una punta de entre uno y tres milímetros de ancho.

Ocre es un término amplio para las rocas y arcillas que son de color rojo o naranja por los minerales ricos en hierro que contienen, las pruebas en las líneas rojas que componen el dibujo de Blombos muestran que el pigmento contiene hematita, un mineral de hierro común de color negro rojizo, «las líneas son muy deliberadas», asevera Henshilwood, «cuando reproducimos las líneas, debes tener una mano firme y aplicar el ocre con bastante determinación para que se vean así».

El investigador cree que el Homo sapiens utilizó la piedra de moler, un adoquín de silcreto, para convertir las rocas de ocre duro en un polvo adecuado para la pintura, esta piedra de afilar se lavó y el diseño con rayado cruzado se agregó a la superficie lisa y mojada producida por el proceso de trituración, en algún momento más tarde, el adoquín se rompió y el fragmento marcado quedó atrás, “no hay duda de que es un símbolo que significó algo para las personas que lo hicieron», acotó Henshilwood, «es un símbolo que se ha repetido una y otra vez, y sigue repitiéndose en todo el mundo en Australia, Francia y España, y en todas partes, esto es parte del repertorio de signos que el cerebro humano reproduce, por el momento no podemos decir lo que significa, y no se puede decir que sea arte».

Cálido en invierno y fresco en verano, la cueva de Blombos habría sido un acogedor refugio para los primeros humanos que se movían a lo largo de lo que hoy es la costa sur del Cabo, hoy, la cueva está a un tiro de piedra del mar, pero cuando se hizo el dibujo, la cueva se habría ubicado 100 km hacia el interior, «sientes una conexión muy fuerte cuando trabajas en la cueva, es una máquina del tiempo», dice Henshilwood, «puedes ver algo y saber que lo puso un ser humano hace 75 mil o 90 mil años, y no se movió en absoluto y junto a él está el hueso que masticaron y el fuego que hicieron y donde durmieron por la noche, es casi extraño, no puedes creer que haya sobrevivido por tanto tiempo».

Wil Roebroeks, profesor de arqueología paleolítica en la universidad de Leiden en los Países Bajos, describió el trabajo como «muy minucioso, este estudio detallado de líneas rojas en una pequeña pieza de silcrete subraya que estos patrones fueron intencionales, y se realizaron en diversos medios con diferentes técnicas», añadió, «sin embargo, solo podemos adivinar lo que estos patrones representan, en todo caso».

Fuente
Nature

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: