CorrupciónEconomiaInternacionalesPolíticaReligiónSucesos

Un año más de terror para los migrantes

Millones de desplazados han encontrado más miedo en la frontera

A los miembros de las organizaciones benéficas y ONGs que apoyan a los migrantes cada vez es más difícil que las personas apelen a su misericordia este año, a menudo cuelgan hasta la mitad de su primera llamada, una o dos semanas después, podrían intentarlo de nuevo, solo para cortar una vez más, a veces se necesitan tres o cuatro intentos antes de que puedan ser persuadidos para poderles dar una explicación clara de por qué necesitan ayuda y la razón es el miedo.

Cuando llegan a una de las pequeñas organizaciones benéficas que ayudan con problemas relacionados a la inmigración, la mayoría de las personas están desesperadas y cada día aparecen nuevos casos y nuevos desplazados.

Cuando caminan por las puertas de las sucursales de los centros de refugiados y migrantes en cualquier parte del mundo la situación es ya siempre desesperada, muchos de ellos traen toda su vida con ellos en pequeñas maletas o bolsas, se trata de personas sin hogar, o al borde de la deportación,pero en todo caso son dignos de apoyo.

Prácticamente todos llevan consigo una carga de vergüenza y temor, eso es a pesar de que la mayoría de ellos tienen derecho a estar ensituación de refugio, el problema es que les faltan los documentos para demostrarlo y como resultado, por lo general después de un encuentro con el estado, la policía en su lugar de trabajo, se les ha separado de su oportunidad.

Migrantes.
Los críticos afirman que la política ha permitido que el estatus migratorio de una víctima puede ser usado en su contra como instrumento de coacción.

Los migrantes han llegado a ser denominados como una plaga

El escándalo de Windrush, que surgió a raíz de las revelaciones sobre el trato brutalmente injusto de los migrantes caribeños,arrojó una luz implacable sobre el sistema de inmigración del Reino Unido y las historias descubiertas por la periodista Amelia Gentleman, comenzando con la de Paulette Wilson , la ex cocinera de la cámara de los comunes de 61 años que estuvo detenida en el centro de detención de Yarl’s Wood y llevada a Heathrowantes de que finalmente se les concediera permiso para quedarse, sorprendió a la gente.

O el escándalo de la separación de los menores de sus padres o acompañantes emprendida por Donald Trump con el recrudecimiento de la seguridad fronteriza y la posterior persecución del ICE, al rededor de escuelas,hospitales, asilos y ciudades santuario contra los migrantes, sin determinar su estado migratorio y encarcelándolos como criminales.

Pero esas no fueron ocasiones particulares, millones de migrantes desde Latinoamérica, hasta Asia, pasan por peores vicisitudes, pero por encima de todo, es la fuerza de la reacción la que obliga a los gobiernos a actuar, pero si bien las disculpas son bien recibidas, la entrega de documentos y la reubicación es puestos de trabajo digno son más importantes, en un ambiente cada vez más hostil entre la misoginia y la política.

Entre los parlamentarios de la comunidad europea y el senado norteamericano, destacaron los casos de repulsión hacia cualquier acuerdo de apoyo a los migrantes altamente calificados, incluidos médicos e ingenieros, y son amenazados erróneamente con la deportación luego de las discrepancias en el papeleo.

Se han colocado nuevos obstáculos en el camino de aquellos que buscan documentos, incluso si no empiezas de manera ilegal, puedes terminar de esa manera, algunos simplemente tienen un precio fuera de su derecho a la ciudadanía por las tarifas, la asistencia legal solo se puede acceder con gran dificultad y en casos excepcionales.

Por lo que la financiación de los centros legales es esencial y la actitud de escepticismo institucional se mantiene.El supuesto rector, sobre las personas que son ilegales hasta que se demuestre que son legales, se mantiene, las consecuencias de esta presunción de culpa pueden ser devastadoras y los oficiales de casos describen a las víctimas del sistema que han sido tan brutales y están tan cansadas que quieren darse por vencidas.

Fuente
LibertyHumanRightsTelegraphLaOpinión

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: