EuropaMedio Ambiente

UE comienza la revolución de la energía limpia

La unión europea deroga el impuesto a la energía solar y pacta un 32% de renovables para 2030

En la reunión del 14 de junio, Bruselas ha sentado las bases para encarar una nueva política energética europea unida, dirigida hacia la descarbonización de la economía como eje fundamental de acción, el primer movimiento es la prohibición del impuesto al sol y el acuerdo comunitario para que el 32% de energía sea renovable en 2030, lo que le da un espaldarazo al sector energético y al autoconsumo dentro de la comunidad europea.

El acuerdo final determina el porcentaje de energías limpias que arrogará la comunidad europea para descarbonizar su economía, el compromiso, pactado entre la eurocámara y los 28 gobiernos representados en ella, aumenta el 27% anterior y lo coloca en un 32% de cuota obligatoria de producción y consumo energético procedente de fuentes renovables y también, elimina el impuesto al sol que era la tasa que tienen que abonar los titulares de los contratos de autoconsumo eléctrico y establecía el pago de un impuesto por la red eléctrica general y su mantenimiento a los clientes que utilizan placas fotovoltaicas para generar su propia energía.

Teresa Ribera la nueva ministra de transición ecológica de España, ya habría notificado de la intención de derogar este impuesto que lastra el gran potencial solar europeo.

Por lo que el autoconsumo queda autorizado como derecho para la asociación europea en todas sus ramificaciones, el derecho a generar energía, a consumirla, a almacenarla y a vender el excedente producido, de igual manera el instalar y explotar sistemas de almacenamiento de energía eléctrica.

Por lo que los particulares, desde ahora podrán percibir una remuneración por la electricidad vertida a la red, equivalente al valor de mercado.

Tereza Ribera.
La Unión Europea llega al consenso para evolucionar a un modelo basado en energías renovables y descarbonizar paulatinamente los países.

Se libera el autoconsumo de energías renovables

Esta norma estará vigente hasta diciembre de 2026, en ese entonces se mantendrá la prohibición de aplicar tarifas a las instalaciones de menos de 25kW y se plantea colocar impuestos a instalaciones de más vatiaje, sólo luego de hacer un estudio de mercado y cuando la cuota de autoconsumo en un país sea mayor al 8% del volumen total de electricidad instalada o en el caso de que algún consumidor en particular reciban asistencias de carácter público, esto con la finalidad de poder garantizar la sostenibilidad del sistema eléctrico instalado y las nuevas inversiones.

El otro gran avance conseguido con el acuerdo es en lo que concierne al porcentaje de energías renovables, y se ha encontrado un punto intermedio del 32% de obligatoriedad de energías renovables para 2030, una meta bastante importante con respecto al actual uso de energías renovables 17% en la comunidad europea y que implica una subida bastante alta, que aunque haya decepcionado a las organizaciones ecologistas, que esperaban alcanzar entre un 40 y 45%, se queda corto en función de lograr cumplir con los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con los que Bruselas se comprometió en el Acuerdo de París de 2015.

El acuerdo firmado contiene una disposición para examinar este aspecto en 2023, de donde se deberá tomar los fundamentos para poder incrementar el porcentaje, aunque ya en España, tras el reciente cambio de gobierno, que tiene una tendencia ecologista, se apostará por una cuota del 34% como punto de partida.

Miguel Arias Cañete, comisario europeo de energía y medio ambiente, ha asegurado que “la nueva ambición nos ayudará a cumplir con los objetivos del Acuerdo de París y se traducirá en más empleos, facturas energéticas más baratas para los consumidores y menos importaciones de energía”.

De la misma manera, Florent Marcellesi, eurodiputado español de Equo, ha considerado el convenio como “decente, pero agridulce”, subrayando que lo positivo y de mayor importancia es el fin del impuesto al sol que deja la puerta abierta hacia el autoconsumo, aunque como las asociaciones verdes han considerado, el porcentaje meta de energías limpias se aprecia precario para lograr cumplir con los requerimientos contra el cambio climático y el calentamiento global del 1,5° que se planteó en Paris.

“Mientras otras regiones del mundo apuestan decididamente por un futuro renovables para sus ciudadanos, Europa sigue sin hacer los deberes” ha manifestado Héctor de Prado, responsable de clima y energía de amigos de la tierra.

El acuerdo también estipula que se debe alcanzar un 15% de interconexiones eléctricas entre estados miembros de la UE para 2030, y una tasa del 14% de energía renovable en el sector del transporte para el mismo año.

Y la eliminación gradual del aceite de palma en la producción gradual de biodiésel, que será totalmente prohibido en 2030, solo queda consensuar por parte del parlamento europeo, la comisión y el consejo de Europa una posición sobre la nueva directiva de eficiencia energética para 2030, de la que se espera cierre de filas antes de terminar el mes.

Fuente
Europa Press

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: