EconomiaEE.UU.EuropaPolíticaRusia

Trump y Putin liman sus asperezas en Helsinki

Fueron muchos los temas que se trataron en la conversación, pero la paz ante las diatribas de Trump, se lograron acallar

Acabada la espera, Donald Trump y Vladimir Putin, finalmente se reunieron este lunes en el palacio presidencial de Helsinki, en la más esperada cumbre de este año, en la que todas las palabras, gestos y protocolo han sido observados bajo la más grande lupa mediática, el imperturbable mandatario ruso ha sido el ojo del huracán por su supuesta injerencia en las elecciones de 2016 que le dieron el control de la Casa Blanca a el combativo y beligerante Trump, que ha encendido la mecha en todo el mundo de una guerra de aranceles entre las más grandes potencias del planeta.

Aunque las relaciones entre ambas potencias, no se encuentran en sus mejores términos, el ambiente de tensión previo al encuentro, quedó totalmente diluido cuando los presidentes terminaron su reunión privada y ante la prensa Trump comentó el presidente estadounidense felicitó a Rusia y a Putin, por una «magnífica» organización del mundial, que finalizara este domingo y mencionó que este, «Fue un muy buen comienzo para todos».

Ya totalmente invulnerable a las críticas de la oposición estadounidense o de cualquier medio de comunicación, el estadounidense, se ve nuevamente frente al estoico líder por quien ha expresado admiración, durante la cumbre en la capital finlandesa, se han tocado muchos temas y son de gran importancia las deterioradas alianzas occidentales, la investigación sobre la intromisión de Rusia en las elecciones presidenciales norteamericanas y el temor a que la supuesta agresión de Moscú a exagentes rusos en Londres, quede impune.

Trump y Putin en Helsinki.
Trump tenía como expectativa y así lo afirmó durante la cumbre en UK con Teresa May, «Hablaremos de Siria», «Hablaremos de otras partes de Medio Oriente. Hablaré de proliferación nuclear».

Mejores relaciones para un mejor mundo

Pero al parecer la conversación ha ido por otros derroteros y el mismo Trump, ha manifestado con antelación que posee «pocas expectativas» sobre la cumbre y que solo desea conocer mejor a su homólogo ruso, por el contrario, desde el Kremlin se ha subrayado que lo más importante es abrir vías de diálogo para poder mejorar la deteriorada relación entre ambas naciones.

Lo que muchos esperaban a diferencia de la reunión con Kim Jong Un, era que los líderes del primer mundo, hablaran sobre Siria, y es que Washington quiere limitar la presencia militar iraní, y confía en que Rusia ejerza influencia sobre Teherán en ese sentido, pero Rusia que aboga por la autodeterminación del gobierno Damasco, no quiere participar, sino en la remisión del estado islámico, que mal parece que es uno de los puntos de quiebre de Trump.

Luego de la reunión de alto nivel, el principal del Kremlin ha afirmado que «la Guerra Fría terminó hace mucho tiempo», y su consecuente «época de agudo enfrentamiento ideológico quedó muy atrás en el pasado», otorgando el beneficio de la duda a las futuras comunicaciones entre los más poderosos gobiernos del mundo y ha manifestado que los dos regímenes se enfrentan actualmente a desafíos económicos, geopolíticos y religiosos comunes, por lo que es necesario que aúnen fuerzas, para enfrentarlos.

El presidente estadounidense por su parte ha explicado que a pesar que las relaciones binacionales «nunca han sido peores de lo que son ahora», se pudiese haber entablado un diálogo constructivo entre ambos países, lo que hace posible la idea de un futuro más provechoso y cimentará «un nuevo camino hacia la paz».

Trump, también habría informado que prefiere arriesgarse en el ámbito político por el bien de la paz, cosa que en pasadas cumbres no ha dejado muy en claro, en lugar de arriesgar la paz por cuestiones de política doméstica, por su parte Putin epresó que tal cooperación podría ayudar en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia transfronteriza, la criminalidad, problemas económicos globales y riesgos ambientales, la estabilidad mundial política y económica y muchas otras inconveniencias que atraviesa el planeta en la actualidad.

La razón principal de escoger a Finlandia para esta cumbre, es que el país eslavo se mantuvo política y militarmente neutral después de la segunda guerra mundial, cuando los Estados Unidos y la antigua unión Soviética enfrentaron en la Guerra Fría, convirtiéndolo en un atractivo punto de encuentro para las dos superpotencias.

La ciudad fue en el pasado un telón de fondo para la firma de los acuerdos de Helsinki de 1975, que mejoraron grandemente las relaciones entre la U.R.S.S. y el resto de los países occidentales y se ha mantenido como destino en la era postsoviética, por ello la cumbre Trump-Putin es la cuarta reunión de este tipo en la ciudad.

Durante la cumbre, en el exterior del palacio presidencial en Finlandia, cientos de manifestantes abogan por los derechos humanos, por el intervencionismo de los Estados Unidos y Rusia, pidiendo más libertad, el cese de las hostilidades entre ambos países, pero sobre todo del país norteamericano contra el resto del mundo con la imposición a ultranza de aranceles a la importaciones que están deteriorando las relaciones globales.

Fuente
BBC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: