Medio AmbienteMéxico

Si no hay agua, tome una gaseosa

México desesperado por el agua mientras las compañías de gaseosas usan miles de millones de litros

El camión de agua se estaciona en una cuadra, a 10 minutos a pie cuesta arriba de la casa de Rocío Vega Morales, durante 15 minutos como máximo. No tiene ni idea de a qué hora llegará la pipa a su vecindario, entregando el agua que ella y sus cuatro hijos necesitan para bañarse, lavar los platos y descargar el inodoro. Podría ser mientras ella está en el trabajo, o en medio de la noche.

La sequía en el norte de México significa que los grifos están secos en la ciudad de Monterrey. Por lo que las pipas, administradas principalmente por la autoridad de la ciudad, son la única forma de entregar agua a hogares y negocios. A medida que las personas que no pueden pagar el agua embotellada beben el agua salobre de los camiones.

La ira está creciendo aquí porque las compañías de gaseosas con plantas embotelladoras, incluidas Coca Cola y Heineken, están extrayendo miles de millones de litros de agua de los embalses públicos. Varias cervecerías y compañías de refrescos tienen fábricas en la ciudad, y estas utilizan casi 90 mil millones de litros al año en total.

Más de la mitad de eso, casi 50 mil millones de litros al año o 50 millones de metros cúbicos, es agua de reservorios públicos.

Vega Morales vive en una zona de bajos ingresos en Monterrey. Una de las ciudades más grandes de México, en el estado de Nuevo León. Tiene una población de más de cinco millones. No hubo agua corriente en los hogares durante más de un mes.

La mayoría de los camiones no llevan agua potable, a veces es marrón o tiene insectos. Vega Morales tiene dos cubos de 20 litros para llenar diariamente, y utiliza la mayor parte en el baño. «No quiero llegar al punto en que no podamos descargar los inodoros. Ahí es donde comenzaría a sentirme realmente asquerosa», afirma. «Los niños no entienden y es más difícil para ellos».

Agua para hacer gaseosas.
Aunque un grupo de compañías de bebidas, incluidas Arca Continental y Coca-Cola, se comprometieron colectivamente a renunciar al 28% del agua que usan mientras continúa la sequía, las compañías no mencionaron la reducción de los precios del agua potable esencial que venden.

El agua al norte de México, no es para la gente, sino para las embotelladoras de gaseosas y cervezas

Este verano es duro para las familias. Muchos tienen que comprarla potable en las tiendas, y el precio se triplicó en los últimos dos meses. Monterrey enfrenta una «crisis sanitaria» ya que aquellos que no pueden pagar el agua embotellada, la beben sucia de las pipas.

México enfrenta su peor crisis de agua en 30 años a medida que se secan los embalses que atienden a unos 23 millones de personas. La crisis climática causada veranos consistentemente más calurosos, y los patrones climáticos de La Niña de este año crearon las condiciones perfectas para una sequía severa.

Más de la mitad de México sufre sequía, y la autoridad nacional del agua, Conagua, declaró el estado de emergencia en cuatro estados del norte. Fotos discordantes lado a lado del embalse Cerro Prieto en Nuevo León, muestran un azul verdoso profundo en 2015 y lo que parece desierto este verano, como si el embalse nunca hubiera existido.

Varias ciudades llegaron al «día cero», el punto de escasez crítica cuando se agotan los suministros

Pero la sequía no detuvo el uso del líquido de empresas como Coca-Cola y Heineken que utilizan pozos privados para continuar extrayendo agua subterránea para sus líneas de producción. ¿Cómo se asigna un precio al agua? Es un derecho humano… Ahora cuesta casi tanto como la gasolina.

El 18 de julio, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió a las empresas de bebidas que detuvieran la producción y entregaran su agua al público. Heineken señaló que destinaría el 20% de su suministro para uso público; Coca-Cola invitó al público a recolectar agua gratis de su fábrica de agua mineral Topo-Chico, pero está demasiado lejos para la mayoría de los residentes.

En las últimas semanas, entre los activistas se popularizó la frase: «No es sequía, es saqueo». Jaime Noyola, director de la Alianza de Usuarios de Servicios Públicos, indicó que su organización predijo la crisis hace cuatro meses. El grupo de interés público protesta regularmente fuera de los edificios gubernamentales. Alegan que los líderes locales, incluido el gobernador del estado de Nuevo León, Samuel García, se están beneficiando directamente del uso del agua de las compañías de bebidas.

Fuente
BusinessHumanRightsJornadaLaLista

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: