AméricaCorrupciónInternacionalesMéxicoPolíticaSucesos

Sentencian a Duarte el peor gobernador de la historia de México

El mismo ex gobernador de Veracruz Javier Duarte, confesó sus delitos

El convicto ex gobernador del estado mexicano de Veracruz, Javier Duartes, se declaró culpable de los cargos de asociación criminal y lavado de dinero, luego de presidir un gobierno cuya matonería y excesos ultrajaron a la población y a la larga, resultaron demasiado embarazosos para sus aliados políticos, Duarte, de 45 años, fue acusado de malversar millones en dinero del estado, que usó para comprar una serie de obras de arte y propiedades de lujo, durante su administración 2010-2016, la región de la costa del golfo de Veracruz se convirtió en uno de los estados más peligrosos, censurados y endeudados de México.

El miércoles, fue sentenciado a nueve años de prisión y una multa de 58 mil 890 pesos, las autoridades estatales han incautado propiedades y dinero en efectivo por valor de unos 120 millones de dólares, pero Duarte no tendrá que pagar ningún daño y podría ser liberado en tan solo tres años, según informes de prensa, durante el mandato de Duarte, Veracruz fue consumido por una serie de atrocidades mientras los cárteles de la droga luchaban por el territorio en medio de denuncias generalizadas de colusión oficial con el crimen organizado.

Miles de personas desaparecieron; cientos de cuerpos fueron encontrados enterrados en una serie de fosas comunes clandestinas; al menos 17 periodistas fueron asesinados, a medida que aumentaba la violencia, Duarte parecía impasible ante la difícil situación de las familias de las víctimas, y en cambio culpaba a los informes de derramamiento de sangre sobre sus rivales políticos.

Javier Duarte Convicto.
La administración de Duarte, generó indignación mucho antes de que dimitiera, especialmente de los 19 periodistas asesinados durante su mandato, por lo que se calificó a Veracruz como el lugar más peligroso para practicar el periodismo.

Mucha impunidad, muy poca prisión y demasiados desmanes

«Fue el peor gobernador en la historia de Veracruz, y hemos tenido malos gobernadores», afirmó Noé Zavaleta, para el semanario Proceso, la predecesora de Zavaleta, Regina Martínez, fue asesinada en 2012 y en 2015, Zavaleta asistió a cinco funerales para sus colegas asesinados y dijo que, para los periodistas, el período era como «vivir con una bota en el cuello».

Los trabajadores de los medios fueron amenazados, filmados e intimidados; en un momento, los propios detalles de seguridad de Duarte maltrataron a un fotógrafo en un evento para celebrar la libertad de expresión, las denuncias de corrupción persiguieron a la administración de Duarte desde el comienzo, incluidas las revelaciones de que la secretaría de salud estatal había dado medicamentos diluidos a pacientes con cáncer infantil.

Una exposición de la organización de noticias en línea Animal Político y del grupo anti injerto Mexicanos contra la corrupción e impunidad en 2016 mostró cómo los colaboradores más cercanos de Duarte malversaron miles de millones de pesos de dinero del gobierno en empresas ficticias, la sentencia de prisión relativamente ligera de Duarte provocó enojo en Veracruz.

«Una vez más, el sistema de justicia se burla de la sociedad», explicó Zavaleta, «detrás de todo esto, el lavado de dinero y el enriquecimiento ilícito, hay hospitales desmantelados en Veracruz, becas no pagadas, pensionistas que murieron porque no podían pagar sus medicinas y las 3 mil 600 personas desaparecidas, porque vivíamos en un estado de anarquía» comentó.

Poco antes de que su mandato expirara en 2016, Duarte huyó de Veracruz en un helicóptero del gobierno, finalmente fue detenido en Guatemala en abril de 2017 y extraditado a México, mientras tanto, su esposa, Karime Macías, ha sido acusada de vivir una vida de lujo en el centro de Londres.

El presidente saliente, Enrique Peña Nieto, una vez elogió a Duarte como parte de una ola de jóvenes gobernadores que modernizarían México y renovarían el venerable partido revolucionario institucional, PRI, en cambio, Duarte se convirtió en un ejemplo de corrupción política; el PRI, que durante muchos años hizo la vista gorda ante el injerto, finalmente usó el arresto de Duarte como prueba de que finalmente se estaba poniendo duro con las malas acciones

Peña Nieto, quien deja el cargo el 1 de diciembre con índices de aprobación récord, acató los excesos de Duarte hasta que el PRI sufrió derrotas sin precedentes en junio de 2016, perdiendo el control de varios estados, incluido Veracruz, donde el partido ejerció el poder durante 87 años, pero Duarte se mantuvo fiel a la lealtad de su partido al amargo final: en su sentencia del miércoles, dijo: «Todavía soy un soldado del presidente; soy leal a él».

Fuente
Latimes

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: