AméricaInternacionalesPolíticaSucesos

Se mantiene la violencia en Brasil

300 miembros de las fuerzas de seguridad no logran detener los ataques

La movilización aún no ha dado resultados, cuando vehículos y estaciones de servicio son atacados en el estado de Ceará, los ataques, incluidos los bombardeos que se han extendido en el noreste de Brasil, han continuado a pesar del despliegue de al menos 300 miembros de la fuerza de seguridad pública nacional de élite para ayudar a poner fin a los días de violencia en la región.

El departamento de seguridad pública de Ceará afirmó que los autobuses y autos fueron incendiados y que las estaciones de servicio fueron atacadas el domingo en la capital del estado, Fortaleza, y en al menos otras seis ciudades.

La policía mató a dos personas en un tiroteo, más de 100 personas han sido arrestadas desde que estalló la violencia el pasado miércoles, el gobierno recién inaugurado de Brasil ordenó que los oficiales de las fuerzas de seguridad fueran enviados al estado el viernes después de una serie de ataques contra bancos, edificios públicos y vehículos.

Si bien las autoridades indicaron que el motivo detrás de los ataques no se había confirmado, los funcionarios creyeron que se vengaron por el reciente anuncio de reglas más estrictas que regulan las prisiones y los presos en el estado, las pandillas de la prisión en Brasil son poderosas y su alcance se extiende más allá de las cárceles del país.

El ministerio de justicia pública y seguridad pública, que ahora está dirigido por el ex juez anticorrupción Serggio Moro, ordenó que los oficiales de las fuerzas de seguridad fueran enviados a Ceará a solicitud del gobernador del estado, Camilo Santana, citando el carácter «urgente» de la amenaza.

La acción fue elogiada por el nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, un político de extrema derecha y ex capitán del ejército que fue elegido con el compromiso de acabar con el crimen y dar a las fuerzas de seguridad una mano libre contra los delincuentes.

«La gente de Ceará necesita ayuda en este momento», anunció Bolsonaro, quien fue investido el día de Año Nuevo, entre tanto, activistas de derechos humanos y expertos en seguridad pública han expresado su indignación luego de que el nuevo gobernador electo del estado de Río de Janeiro confirmara los planes para implementar tácticas policiales de tirar a matar en la región asolada por el crimen.

Violencia en Brasil.
Después de la elección, Bolsonaro prometió «masacrar» a los criminales empleando francotiradores a bordo de un helicóptero para matar a cualquiera que lleve un rifle, incluso si no estuvieran atacando sus armas.

La violencia gubernamental parece estar generando más violencia

Wilson Witzel, un ex juez federal que inesperadamente ganó el cargo de gobernador en octubre, dijo en una entrevista de radio el jueves que las fuerzas de seguridad de Río estaban autorizadas a usar fuerza letal contra sospechosos.

Witzel ha aseverado que Río necesitaba su propia versión del campo de prisioneros de la Bahía de Guantánamo para liberar a la sociedad de criminales a quienes describió como «terroristas», el ex juez llegó al cargo en la ola de la retórica de extrema derecha, dura contra el crimen desatada por Jair Bolsonaro, a menudo ha defendido dar carta blanca a las fuerzas de seguridad y se comprometió a desplegar el ejército en las calles de las ciudades brasileñas si el congreso y los gobernadores le daban permiso.

En su discurso de inauguración el martes, Witzel prometió confrontación con las pandillas, «Aquellos que levanten armas y pidan la guerra obtendrán una guerra», expresó, «el crimen organizado ya no puede tener la libertad de portar armas de guerra y ser tratado de manera romántica como personas que no tuvieron oportunidades».

Sin embargo, muchos temen que tales propuestas puedan ser desastrosas para la ya precaria situación de seguridad de Río y de otras ciudades en Brasil, «lo que está diciendo es ilegal e inconstitucional», comentó Ignacio Cano, un investigador de seguridad pública en la universidad estatal de Río, y señaló que Brasil no tiene la pena de muerte.

«Su discurso es como si el tema fuera la severidad, cuando los problemas reales son la corrupción y la falta de eficiencia e inteligencia en las investigaciones», Cano expresó que es poco probable que la amenaza de muerte a los narcotraficantes los desanime, ya que la mayoría sabe que ya se están dirigiendo hacia un final violento.

«Las fuerzas de seguridad de Río siempre han sido violentas y tenían poca responsabilidad, pero está tratando de vender esta línea dura como una nueva táctica», comenta Cano, «ya sabemos que no funciona y aumentar este tipo de política podría tener graves consecuencias».

Fuente
NotiAmérica

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: