Ciencia y SaludCuriosidadesInternacionalesTecnologia

Las aspirinas no cumplen todo lo que prometen

Se ha determinado que tomar aspirina no evita los ACV, ni los infartos

Se sabe que tomar una dosis baja de aproximadamente 100 miligramos de aspirina, todos los días reduce las posibilidades de sufrir otro ataque cardíaco o derrame cerebral u otro problema cardíaco en personas que ya la tuvieron, pero los riesgos no superan los beneficios para la mayoría de las demás personas y aunque se ha utilizado durante más de un siglo, el valor de la aspirina en muchas situaciones aún no está claro.

Los últimos estudios que han significado algunos de los más grandes y más largos para probar este anticoagulante de un centavo al día en personas que aún no tienen una enfermedad cardíaca o un problema relacionado con los vasos sanguíneos, no aporta con suficiente claridad beneficios implícitos, es más se determinó, que para personas que no han padecido accidentes cerebro vasculares o afecciones cardiacas de algún tipo, no presenta más que problemas colaterales y efectos secundarios.

Hace más de un siglo, se descubrió que la aspirina es una forma comprobada de ayudar a algunas personas a prevenir un segundo ataque al corazón o un derrame cerebral, cuando la aspirina se usa de esta manera se denomina prevención secundaria de aspirina y aunque originalmente se creyó que este tratamiento también puede ayudar a prevenir un primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en algunas personas, no es tan realista tal afirmación.

El uso de aspirina para prevenir un primer ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, no es efectivo, sobre todo en los primeros ataques cerebrales o ataques cardíacos en personas con riesgo moderado porque tenían varias amenazas para la salud, como fumar, la presión arterial alta o alto grado de colesterol en sangre, este método, también ha sido probado en personas con diabetes, que tienen más probabilidades de desarrollar o morir a causa de problemas cardíacos, y se descubrió que el modesto beneficio que brindaba no se compensaba con el mayor riesgo de hemorragia grave.

La Verdad de la Aspirina.
Antes de comenzar el tratamiento diario con aspirina siguiendo el consejo de su médico, debe informarle si tiene una afección que podría aumentar su riesgo de sangrado u otras complicaciones.

La aspirina no ayudó a prevenir el cáncer como se esperaba

«Ha habido mucha incertidumbre entre los médicos de todo el mundo sobre la prescripción de aspirina» más allá de aquellos para los que ahora se recomienda, explicó la Dra. Jane Armitage de la universidad de Oxford en Inglaterra, «si estás sano, probablemente no valga la pena tomar aspirinas» y es que la investigación que se desarrolló por varios especialistas liderados por Armitage, que fue discutida el pasado domingo en la reunión de la sociedad europea de cardiología en Múnich, afirmó que los estudios en los que pacientes usaron aspirina de 100 miligramos por día, más que las píldoras de 81 miligramos que se venden comúnmente, aún se consideran dosis bajas, pues las dosis adultas es de 325 miligramos.

Otro estudio dirigido desde Boston, en el que se usaron aspirina y pastillas falsas en 12 mil 546 personas en riesgo, pues se pensaba que tenían un riesgo moderado de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral en una década debido a otros problemas de salud, dio como resultado que después de cinco años, el 4% de cada grupo había sufrido un problema cardíaco, mucho menos de lo esperado, lo que sugiere que estas personas tenían un riesgo bajo, no moderado.

Según el líder del estudio, el Dr. J. Michael Gaziano del Brigham and Women’s Hospital, otros medicamentos que estaban tomando para reducir la presión arterial y el colesterol podrían haber reducido tanto el riesgo cardíaco como la aspirina y que este tratamiento tenía pocas posibilidades de ayudar más, el uno por ciento de los que tomaron aspirina tuvieron hemorragias estomacales o intestinales, en su mayoría leves, dos veces más que los que tomaron píldoras ficticias, los usuarios de aspirina también tenían más hemorragias nasales, indigestión, reflujo o dolor de estómago.

El patrocinante de ambos estudios fue Bayer y muchos investigadores consultaron al fabricante de aspirina, Bayer ha dicho que la aspirina interfiere con la acción de coagulación de su sangre, por ello cuando se sangra, las células de coagulación de la sangre, llamadas plaquetas, se acumulan en el sitio de la herida y estas plaquetas ayudan a formar un tapón que sella la abertura de su vaso sanguíneo para detener el sangrado, esta coagulación también puede ocurrir dentro de los vasos que suministran sangre a tu corazón, por lo que si sus vasos sanguíneos ya se han reducido debido a la aterosclerosis pueden reventar un depósito de grasa en el revestimiento de su recipiente.

Entonces, un coágulo de sangre puede formar rápidamente y bloquear la arteria, esto evita el flujo de sangre al corazón y causa un ataque al corazón, la terapia con aspirina reduce la acción aglutinante de las plaquetas, posiblemente para prevenir un ataque cardíaco, los resultados fueron publicados por la revista Lancet.

Pero esto es historia antigua, la información derivada de los estudios presentados, sugiere que las personas con diabetes corren un mayor riesgo de padecer problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares a causa de un coágulo de sangre, pero también un mayor riesgo de hemorragia, por lo que las pautas varían sobre cuál de ellos debería considerar la aspirina, por lo que los investigadores de Oxford asignaron aleatoriamente a 15 mil 480 adultos con diabetes tipo 1 y 2 pero, por lo demás, con buena salud y sin historial de problemas cardíacos, a tomar aspirina, 1 gramo Omega-3, ambas sustancias o pastillas falsas todos los días.

Después de siete años y medio, hubo menos problemas cardíacos entre los usuarios de aspirina, pero más casos de hemorragia grave, por lo que en gran medida intercambiaron un riesgo por otro y el mismo estudio también probó que los ácidos grasos omega-3, los buenos aceites que se encuentran en el salmón, el atún y otros pescados, para los que tomaron suplementos no les fue mejor que a los que recibieron cápsulas falsas, pues el 9% de cada grupo sufrió algún problema cardíaco.

«Nos sentimos muy seguros de que no parece haber un papel para los suplementos de aceite de pescado o la aspirina para prevenir la enfermedad cardíaca», manifestó la Dra. Louise Bowman de la universidad de Oxford, ya otros estudios están probando diferentes cantidades y versiones de prescripción de aceite de pescado, «pero no puedo decir que la gente vaya a gastar su dinero en ello, creemos que es mejor comer pescado», explicó la Dra. Holly Andersen, especialista en prevención de enfermedades cardíacas en New York-Presbyterian / Weill Cornell que no participó en el estudio.

La nueva investigación no altera las pautas sobre la aspirina o el aceite de pescado, afirmó la Dra. Nieca Goldberg, cardióloga del NYU Langone Medical Center y vocera de la American Heart Association, pero recomiendan el aceite de pescado solo para ciertos pacientes con insuficiencia cardíaca y dicen que es razonable considerarlo para las personas que ya han sufrido un ataque cardíaco, nunca para grupos de riesgo moderado.

Fuente
NHLBI

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: