AméricaArte y EspectáculoCorrupciónInternacionalesPanamáPolíticaportada

La película que expuso a Mossack Fonseca

Blanqueo, extorsión y soborno, tres formas de referirse al mismo escándalo

Todo conocemos el escándalo de los papeles de Panamá, Mossak Fonseca y de sus implicaciones en otros escándalos como el de Odebrecht y el desfalco de PDVSA. Pero pocos recuerdan ya a los que iniciaron todo el jaleo, que no fue otro que la firma del bufete de abogados con sede en la capital del país del canal.

Ese nombre aún hace eco en las cabezas, Mossack Fonseca, fue el mejor despacho de abogados del que se haya escuchado, el cuarto mayor proveedor mundial de servicios financieros offshore y que durante décadas, funcionó en silencio, diligentemente y bajo el radar del escrutinio público.

La firma dirigida por Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, fue guiando a sus ansiosos clientes a través de una misteriosa variedad de esquemas de evasión fiscal global muy cuidadosamente, hasta que se develaron los papeles de Panamá en 2016.

Metidos metafóricamente en las fichas de todos, lo siguiente que deben recordar, es que la oficina de Mossack Fonseca fue allanada, sus directores estuvieron en la cárcel, lo que acabó con la edad de oro, o al menos bajo alguna auditoria.

Pero también debemos recordar, que no hay nadie bajo llave y que el escándalo de Mossack Fonseca, que resquebrajó las bases de la economía mundial en todos los niveles, chispeó de basura a todos, desde Vladimir Putin y King Jon Hum, hasta líderes latinoamericanos, como Nicolás Maduro y Michel Temer, PDVSA, Petrobras y Pemex entre muchos, muchos otros.

Pero tanto revuelo, como el que se considera en el largo metraje, La Lavandería, no ha dejado detenidos, aunque sí, muchas víctimas. Unas que fueron birladas por los blanqueadores de oficio de Mossack Fonseca y muchas otras por haber sido señaladas como parte del entramado comercial.

Mossack Fonseca.
«Si bien es entretenido y en gran medida cómico, la película tiene la intención de llamar la atención sobre el abuso de las corporaciones fantasmas en el extranjero y los refugios fiscales, y es una acusación del sistema legal que los permite», expresó Netflix.

Mossack Fonseca demandaron a Netflix alegando que la película los retrató como abogados despiadados

Muchos son los que 4 años después de haberse visto envueltas en el escándalo como víctimas de señalamientos o por ser perjudicados de esquema, aún hoy sigue recibiendo los embates de los crímenes que no cometieron o nunca se pudieron restablecer de las pérdidas.

Uno de los más nombrados para entonces fue el ex director de finanzas de PDVSA, Eudomario Carruyo, que se vio envuelto en toda clase de señalamientos y a pesar de haber sido exculpado de las acusaciones, aún sigue siendo señalado.

Muchos que pasaron sus vidas construyendo un futuro, fueron despojados de todo por Mossack Fonseca y aún luego de años y habiéndose salido con la suya, han presentado una demanda por difamación contra Netflix, alegando que la nueva película de la plataforma de transmisión «The Laundromat» pinta a la pareja de manera desfavorable en medio de una investigación en curso del FBI que surgió de la violación de datos de su firma de abogados en 2015.

Jürgen Mossack y Ramón Fonseca, junto con Mossack Fonseca & Co. y Bufete Mf & Co., presentaron una demanda por difamación de 42 páginas contra Netflix en un tribunal federal que buscó infructuosamente retrasar el lanzamiento de la película de Netflix, mientras Mossack Fonseca & Co. cerró en 2018, el bufete de abogados ahora opera bajo el nombre de Bufete Mf & Co.

Mucho hay todavía que contar, pero lo que se debe revelar es el nombre de quienes acusaron y señalaron a otros inocentes, para ocultar su papel dentro de los esquemas de corrupción y dañaron la moral y la imagen de muchos, para poder mantenerse fuera del radar.

Fuente
ABCXataka

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: