AsiaMedio AmbienteSucesos

Japón no esperaba la arremetida de la naturaleza

Ya van 200 fallecidos tras intensas lluvias que durante la última semana afectaron al archipiélago nipón

Cuadrillas de rescate formadas por 75 mil miembros de la policía, departamentos de bomberos y las fuerzas de autodefensa, así como de la Guardia Costera, ampliaron sus acciones en busca de las personas desaparecidas y atrapadas a estas alturas, autoridades emitieron órdenes de desalojo y avisos de alerta para unos 5.9 millones de personas en 19 prefecturas, mientras que otras 30 mil personas se encontraban en centros de evacuación, precisó la agencia de manejo de desastres e incendios, el gobierno ha admitido, no estar preparado para tal acometida de la naturaleza.

Japón se encuentra librando una carrera contrarreloj para lograr rescatar a miles de personas y localizar a decenas de desaparecidos tras las inundaciones y derrumbamientos causados por las lluvias torrenciales en centro y oeste del país, que dejan al menos 200 muertos y millonarias pérdidas.

Al mismo tiempo que se mantiene las alertas por la continuidad del monzón la cifra se teme que aumente con el paso de las horas, a medida que continúan las labores de rescate, ya que hay decenas de desaparecidos que son buscados por 75 mil efectivos, entre soldados del ejército, policías y bomberos.

Catástrofe en Japón.
La altura del agua en las partes inundadas del barrio de Mabi, en Kurashiki, en la prefectura de Okayama, alcanzó en algunos lugares los 4,8 metros.

El estado de alerta máxima se levantó en todas partes

Los servicios de emergencia han manifestado que decenas de carros que fueron arrastrados por los torrentes y otros accidentes relacionados con la inclemencia meteorológica, por los que medios locales retransmiten imágenes en directo de localidades inundadas, casas sepultadas en barro y de los cuerpos de salvamento durante los rescates.

Las lluvias torrenciales comenzaron el jueves pasado y han dejado precipitaciones récord en varias regiones del archipiélago y la agencia meteorológica de Japón ha registrado 1 mil 687 milímetros de lluvia en la localidad de Motoyama, 1 mil 058 milímetros en Gujo, 744 en Mikuri y 454 en la ciudad de Hiroshima, todas cifras récord nunca vistas en el territorio nipón.

En vista de la gravedad de la situación y para brindar sus condolencias a la población, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, visitó este miércoles la región del oeste de Japón donde al menos 10 personas murieron en la última semana a causa de los desbordamientos y los aluviones de tierra provocados por las torrenciales lluvias.

Abe, que se encontraba en el exterior, canceló su gira por cuatro países, y salió de Tokio en la mañana rumbo a la provincia de Okayama, una de las más afectadas, junto con Hiroshima, el premier no hizo declaraciones oficiales y se interrogó momentáneamente en privado con algunos naturales que tuvieron que marcharse de sus hogares ante las fuertes lluvias.

Oficialmente, además de los 179 muertos registrados, las autoridades han informado que hay al menos otros nueve ciudadanos de los que no tienen noticias, aunque los medios de comunicación hablan de entre 50 y 60 desaparecidos.

El portavoz del ejecutivo, Yoshihide Suga, en rueda de prensa, manifestó que «Hemos visto en los últimos años desastres relacionados con la lluvia mucho más mortíferos que antes. Debemos revisar lo que el gobierno puede hacer para reducir los riesgos», en relación a la poca preparación con la que atacaron esta nueva modalidad de desastre, según él, esta es la peor catástrofe por un fenómeno meteorológico que sufre Japón desde 1982.

Japón es el país mejor preparado para enfrentar desastres y maneja programas educativos para mantener a salvo a sus ciudadanos, en casi todos los ámbitos, pero nunca se han visto atacados de esta manera por la naturaleza y ya son miles de afectados que están alojados en refugios brindados por las autoridades, mientras que otros acudieron a las casas de familiares y la mayoría se inquieren cuál será su futuro.

A pesar de lo desolador del paisaje, en uno de esos albergues improvisados, el gimnasio de una escuela del barrio de Mabi, en Kurashiki, entre 20 y 30 personas estaban durante la mañana de este miércoles sentadas o tumbadas por el suelo, cubierto de colchonetas, pero la gran mayoría, se encontraban afuera, limpiando sus casas y apoyando en las labores de remoción de escombros.

Entre los afectados estaba Hiroko Fukuda, de 40 años, que huyó de su residencia el viernes por la noche sólo con algo de ropa y no regresó hasta el lunes, Fukuda comentó que “La planta baja estaba devastada desde el suelo al techo, el armario destruido y todos los tatamis desordenados”, pero la casa seguía allí, «Conservábamos fotos en la sala de estilo japonés de la planta baja, muñecas tradicionales Hina para la fiesta de las niñas en marzo, y mis kimonos y mi furisode, quería que mi hija lo llevara, Podemos aceptar perder los electrodomésticos, pero recuerdos como estos no» afirmó Hiroko muy conmovida.

Fuente
Mega

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: