Ciencia y SaludCuriosidadesGenteInternacionalesSucesosTecnologia

La violencia sí proviene de los videojuegos

Diferentes posturas, coinciden en que los videojuegos son la causa del aumento de la violencia en la infancia.

Intuitivamente, tiene sentido que Splatterhouse y Postal 2 sirvan como sesiones de capacitación virtual para adolescentes, alentandolos a actuar de manera que imiten la violencia relacionada con el juego, pero muchos estudios no han podido encontrar una conexión clara entre el juego violento y el comportamiento beligerante, y la controversia sobre si las transferencias mundiales de disparos a la vida real han persistido durante años, un nuevo estudio publicado el 1 de octubre en actas de la academia nacional de ciencias intenta resolver la controversia sopesando los hallazgos de dos docenas de estudios sobre el tema.

El metaanálisis vincula los videojuegos violentos con un pequeño aumento de la agresión física entre adolescentes y pre adolescentes, sin embargo, el debate no ha terminado de ninguna manera, mientras que el análisis se llevó a cabo para ayudar a resolver la ciencia sobre el tema, los investigadores aún no están de acuerdo sobre la importancia de los hallazgos en el mundo real.

Este nuevo estudio, intentó navegar a través del campo minado de la investigación conflictiva, pues muchos análisis anteriores, encuentran que los juegos están asociados con aumentos en la agresión, pero otros no identifican tal vínculo, un pequeño pero vocal grupo de investigadores ha argumentado que gran parte del trabajo que implica a los videojuegos tiene serias fallas.

Los argumentos van desde la falta con que mide la frecuencia de los pensamientos agresivos o el lenguaje en lugar de comportamientos físicamente agresivos como golpear o empujar, que tienen más realismo, Jay Hull, un psicólogo social en Dartmouth College y coautor del nuevo artículo, nunca se ha convencido de las críticas que han desprestigiado los vínculos entre el juego y la agresión, «simplemente seguí leyendo, una y otra vez, críticas diciendo: eso no es cierto», afirma, así que él y sus colegas diseñaron el nuevo metaanálisis para abordar estas críticas de frente y determinar si tenían mérito.

Violencia y Videojuegos.
Los juegos violentos de teoría de guerra o de cascos, ayudan a los niños a sentirse más cómodos con los riesgos y con comportamientos anormales, pero no instruyen sobre el efecto de la agresión.

Los videojuegos generan violencia no dirigida

Hull y sus colegas reunieron datos de 24 estudios que se habían seleccionado para evitar algunas de las críticas formuladas en trabajos anteriores y solo incluyeron investigaciones que midieron la relación entre el uso violento de videojuegos y la agresión física manifiesta; también limitaron su análisis a los estudios que controlaban estadísticamente varios factores que podrían influir en la relación entre los juegos y el comportamiento posterior, como la edad y el comportamiento agresivo inicial.

Incluso con estas limitaciones, su análisis encontró que los niños que jugaban videojuegos violentos se volvieron más agresivos con el tiempo, pero los cambios en el comportamiento no fueron grandes, «de acuerdo con las formas tradicionales de ver estos números, no es un gran efecto, yo diría que es relativamente pequeño», argumenta, pero es «estadísticamente confiable, no es por casualidad ni es intrascendente».

Sus hallazgos coinciden con una revisión de la literatura de 2015 realizada por la American Psychological Association, que concluyó que los videojuegos violentos empeoran el comportamiento agresivo en niños mayores, adolescentes y adultos jóvenes; juntos, el metaanálisis de Hull y el informe APA ayudan a aclarar el cuerpo de investigación existente, del que Douglas Gentile, un psicólogo del desarrollo en la universidad estatal de Iowa, que no participó en la realización del metaanálisis, comenta: «la violencia en los medios de comunicación es un factor de riesgo para la agresión… No es el más grande, tampoco es el más pequeño, pero vale la pena prestarle atención».

Sin embargo, los investigadores que han sido críticos con los vínculos entre los juegos y la violencia sostienen que el metaanálisis de Hull no resuelve el problema, pues “no encuentran mucho. Solo intentan hacer que suene como lo hacen «, explica Christopher Ferguson, psicólogo de la universidad de Stetson en Florida, que ha publicado artículos que cuestionan el vínculo entre los videojuegos violentos y la agresión.

Ferguson sostiene que el grado en que el uso de los videojuegos aumenta la agresión en el análisis de Hull, lo que se conoce en psicología como el «tamaño del efecto estimado», es tan pequeño que carece de significado, después de controlar estadísticamente otros varios factores, el metaanálisis informó un tamaño del efecto de 0.08%, lo que sugiere que los videojuegos violentos representan menos del uno por ciento de la variación en el comportamiento agresivo entre los adolescentes y pre adolescentes.

Los científicos sociales, sin duda, continuarán debatiendo los impactos psicológicos de matar dentro de los límites de los juegos interactivos. En un documento de seguimiento, Hull dice que planea abordar el problema de la importancia del juego violento en el mundo real, y espera que agregue claridad adicional. «Es un asunto complicado», señala, y es una pregunta abierta si la investigación acabará con la controversia.

Fuente
ScienceMag

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: