CuriosidadesEE.UU.PolíticaSucesosTecnologia

Fuerza espacial, la sexta rama del ejército americano

Trump y Pence informaron que este contingente estará operativo en 2020

Esta mañana, el vicepresidente Mike Pence recomendó la creación de tres nuevas organizaciones dentro del departamento de defensa que estarían dedicadas a diferentes necesidades militares espaciales, pero luego, dijo que el presidente Trump trabajará con el congreso el próximo año para establecer el departamento de la fuerza espacial de los EE.UU. que deberá estar operativo para el año 2020, convirtiéndose en la sexta rama del ejército de, Pence dijo que «ha llegado el momento» para que norteamérica «se prepare para el próximo campo de batalla» y asegure se «dominio» de las estrellas. 

Las recomendaciones de Pence se resumen en un informe del subsecretario de defensa, Patrick Shanahan, a quien el congreso le pidió que descubriera las formas en que el departamento de defensa podría reorganizar su gestión de las actividades espaciales, pues el ejército norteamericano, ha confiado durante mucho tiempo en las tecnologías espaciales para diversas operaciones de combate, como los satélites que realizan tareas de vigilancia y reconocimiento o sondas que pueden detectar lanzamientos de misiles desde el espacio.

Sin embargo, todas las responsabilidades militares para el espacio se extienden entre la fuerza aérea, la oficina nacional de reconocimiento y al ejército, por lo que los legisladores han discutido la reestructuración del sistema de gestión espacial de los militares para unificarlo.

El 18 de junio, Trump pidió la creación de una fuerza espacial durante la tercera reunión del consejo nacional del espacio, un grupo asesor recientemente formado que ayuda a dar forma a su agenda, en el espacio, «por la presente estoy ordenando al Departamento de Defensa y al Pentágono que comiencen inmediatamente el proceso necesario para establecer una Fuerza Espacial como la sexta rama de las fuerzas armadas», dijo Trump en la reunión, «esa es una gran declaración».

Fuerza Espacial de Estados Unidos.
El ejército de los EE.UU. tiene operaciones espaciales actualmente y 159 satélites militares, la constelación más grande en el mundo, en comparación con 75 de Rusia y 35 de China.

Una nueva fuerza espacial tendría todos los incentivos para exagerar amenazas relacionada con el espacio

Establecer la fuerza espacial requeriría que el congreso apruebe nueva legislación y el mandatario norteamericano, espera que el proceso comience solicitando fondos de la fuerza espacial en su solicitud de presupuesto anual para el próximo año, luego trabajará con el congreso para crear la fuerza espacial a través de la ley de autorización de defensa nacional o NDAA, del próximo año, que es una legislación anual que describe las políticas, responsabilidades y presupuestos para las diversas ramas del departamento de defensa.

«Prepararon un borrador de ese proyecto de ley en la primavera», le dice Doug Loverro, un consultor independiente y ex subsecretario adjunto de defensa para políticas espaciales, «no se les permite cambiar nada en el borrador que presentan, a menos que estén explícitamente en desacuerdo. Las cosas que solo pueden negociar son cosas que han escrito. Y todo el anuncio de la Fuerza Espacial tuvo lugar en junio», comentó.

Entonces, la fuerza espacial tendrá que esperar hasta la próxima NDAA, pero Pence aguarda a que el ejército haga algunos grandes cambios en el ínterin basados ​​en el informe Shanahan, primero, llama a la creación de un nuevo «comando combatiente unificado» para el espacio que se llamará el comando espacial de los Estados Unidos, lo que aparentemente reorganizaría la cadena de comando de guerra para el espacio, que está separada de lo que haría la fuerza espacial.

Trump, quien tuiteó “Space Force all the way!”, este jueves, expresando su irrestricto apoyo a la iniciativa y sus partidarios apuntan cómo adversarios a China y Rusia que están implementando cada vez más satélites como prueba de que es necesaria una acción, existe el temor de que norteamérica se vuelva cada vez más dependiente de los satélites para la comunicación, la navegación y la inteligencia, y podría quedar expuesto si el equipo es atacado.

Dentro del departamento de defensa, hay dos cadenas de mando principales, combate de guerra y Organizar, entrenar y equipar, OTE, que es responsabilidad de las diversas ramas militares, como la fuerza aérea, el ejército y la armada, por lo que están a cargo de averiguar qué tipo de equipo militar quieren y luego capacitar a las personas necesarias para usar esos equipos.

En última instancia, es algo bueno, ya que limita el tiempo y la energía que el gobierno puede poner para expandir el alcance de un ejército sobredimensionado y de gran tamaño, una nueva fuerza espacial, por el contrario, tendría todos los incentivos para exagerar cualquier amenaza potencial relacionada con el espacio en la búsqueda de más fondos, más influencia y más poder.

No solo eso impondría una carga sobre los contribuyentes, que ya desembolsan unos 700 mil millones de dólares al año para el ejército más grandes del planeta, sino que también podría desplazar la inversión en la exploración pacífica y privada del espacio, pues una gran nueva burocracia militar dedicada al espacio inevitablemente tendría que recurrir a los mismos grupos de talentos que nuestra floreciente industria espacial privada.

Cada ingeniero, científico o piloto reclutado en la fuerza espacial significa que un civil menos descifrará cómo enviar turistas a la órbita terrestre baja, crear bases de investigación en Marte o establecer minas a cielo abierto en la Luna, lo que sería una pérdida real para aquellos que creen que norteamérica ya está demasiado involucrado en conflictos terrestres y que han esperado con ansias el potencial para mejorar la libertad de la exploración espacial privada

Fuente
Reason

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: