AméricaCentroaméricaEE.UU.InternacionalesMéxicoPolíticaSucesos

Se inicia investigación por muerte de Jakelin

A niña guatemalteca cruzó la frontera junto a su padre y murió en una instalación de seguridad

Se inició una investigación después de que una niña de siete años muriera mientras estaba bajo la custodia de la patrulla fronteriza de los Estados Unidos, la niña guatemalteca, llamada Jakelin Caal Maquin, fue detenida la semana pasada luego de cruzar la frontera entre México y Estados Unidos con su padre, informaron las autoridades.

Se habría informado que Caal murió de deshidratación, pero las autoridades fronterizas insisten en que la pareja tuvo acceso a alimentos y agua mientras estaban detenidos, la muerte de la niña ha adquirido un enfoque renovado en la política de inmigración de línea dura del presidente Donald Trump y en los migrantes que viajan de América Central a la frontera norteamericana.

Jakelin y su padre, Neddie Gilberto Caal Cruz, estaban con un gran grupo de migrantes que se cruzaron con autoridades a lo largo de la frontera en Nuevo México el 6 de diciembre, según el departamento de seguridad nacional y ocho horas después de ser detenida, comenzó a tener convulsiones y los servicios de emergencia registraron la temperatura de su cuerpo en 42°C grados.

Jakelin fue trasladada por aire a un hospital infantil en El Paso, donde tuvo un paro cardíaco, a pesar de ser revivida varias veces, mástarde murió, según la línea de tiempo publicada por el departamento de seguridad nacional, el padre de Jakelin manifestó que había estado vomitando en un autobús antes de cruzar la frontera.

Al llegar a la estación de la patrulla fronteriza en Lordsburg, Nuevo México, seguridad nacional explicó que «el padre notificó a los agentes que la niña no estaba respirando», habían pasado días sin comida ni agua, pero los abogados de la familia de Jakelin rechazaron tal afirmación.

El mes pasado, los agentes fronterizos norteamericanos, utilizaron gases lacrimógenos en una multitud de migrantes, incluidos niños, que intentaban cruzar la frontera, los agentes informaron que el personal había sido asaltado y golpeado por piedras.

Sin embargo, los críticos acusaron al gobierno de Trump deuna respuesta draconiana, mientras que México exigió una investigación sobre el incidente, según los abogados Enrique Morneo y Elena Esparza, Jakelin y su padre no viajaban por el desierto y no sufrían de falta de comida o agua.

Jakelin Caal Maquin.
El subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Hogan Gidley, comentó que la muerte de la niña fue trágica, «Si pudiéramos juntarnos y aprobar algunas leyes de sentido común para desincentivar a las personas que salen de la frontera y animarlas a hacerlo de la manera correcta, la forma legal, y luego esos tipos de muertes, esos tipos de asaltos, esos tipos de violaciones, el tráfico de niños, la trata de personas… todo eso terminaría».

Jakelin fue revivida un par de veces por los agentes de seguridad

Una autopsia está programada para determinar la causa de lamuerte y García manifestó que el padre de Jakelin no hará entrevistas a los medios, y añadió que el cuerpo de la menor se fue de El Paso y será llevado a Laredo, y desde allí, su cuerpo será enviado a Guatemala.

El director del departamento de seguridad nacional, Kirstjen Nielsen, afirmó que «la desgarradora muerte de Jakelin» es un»es un ejemplo muy triste de los peligros de este viaje» a través de la frontera, los manifestantes en la frontera de El Paso demandaron una investigación sobre la muerte de la pequeña guatemalteca.

Durante una visita a un refugio para niños migrantes no acompañados, el representante estadounidense Beto O’Rourke, demócrata por el El Paso, comentó que «hemos dado la espalda no solo a estas personas sino a nuestras mejores tradiciones», «estamos causando sufrimiento y en el caso de Jakelin, de siete años, estamos causando la muerte», concluyó.

La niña y su padre, ambos de Guatemala, viajaban en un grupo de 163 personas, incluidos 50 niños que viajaban sin compañía, cuando fueron detenidos alrededor de las 9:15 p.m. del 6 de diciembre, cuatro agentes de la patrulla fronteriza estaban en la escena, según funcionarios de la CBP y del departamento de seguridad nacional, quienes aseveran que no era raro que un pequeño grupo de agentes se enfrentará a grandes grupos de migrantes.

Los agentes realizaron una evaluación que incluyó una observación de salud, y su padre indicó que su hija estaba sana en un formulario que los funcionarios expusieron que estaba en inglés, pero que habría sido marcado de acuerdo con una entrevista en español con el padre.

Fueron retenidos en una pequeña instalación cerca de la frontera antes de ser trasladados en autobús a una estación de patrulla fronteriza a 120 kilómetros de distancia, en dicha instalación, los funcionarios indicaron que las personas tenían acceso a alimentos, agua y baños.

En el autobús, justo antes de las 5 am, el padre les señaló a los agentes que su hija estaba enferma y vomitaba, luego que el personal de su destino fue notificado sobre la situación médica, una vez que llegaron,aproximadamente una hora después, la niña no estaba respirando, los técnicos de emergencias médicas la reanimaron dos veces antes de que la llevaran en ambulancia a un hospital infantil en El Paso, Texas.

Fuente
BBC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: