AsiaEconomiaEuropaInternacionalesNorteaméricaPolítica

Europa y Japón unidas contra Trump

La Unión Europea y los nipones, firman acuerdo comercial para evadir el bloqueo arancelario del mandatario norteamericano

Con el fin de cambiar su postura comercial dependiente de Norteamérica, la Unión Europea y Japón han firmado este martes en la ciudad de Tokio un importante, ambicioso y trascendental acuerdo de libre comercio, que marca un claro y contundente mensaje al gobierno del presidente estadounidense Donald Trump y que abre un nuevo abanico de posibilidades a través de un mercado de apertura hacia oriente, como se acostumbraba en otros tiempos, como si del renacimiento de la ancestral “Ruta de la Seda” se tratase.

La Unión Europea y Japón firmaron un acuerdo, que se antoja histórico para eliminar de sus transacciones comerciales la mayor cantidad de aranceles, en franca rebeldía a la política comercial de la Casa Blanca y de las medidas proteccionistas del republicano, para paliar y salir de la guerra comercial emprendida por Trump, durante una rueda de prensa, los tres dirigentes insistieron en su papel de voceros del libre comercio enfrentando las amenazas comerciales instigadas por Estados Unidos.

En la declaración conjunta el primer ministro japonés Shinzo Abe, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, manifestaron que «hoy es un día histórico porque celebramos la firma de un acuerdo comercial extremadamente ambicioso entre dos de las principales economías del mundo», manifestaron.

Shinzo Abe, ha descrito, «la firma de este acuerdo de colaboración económica muestra al mundo la voluntad inquebrantable de Japón y de la Unión Europea de convertirse en líderes del libre comercio y de guiar al mundo en esa dirección, en un contexto de extensión del proteccionismo».

Acuerdo UE y Japón.
Abe, “La UE y Japón mostraron una determinación inquebrantable para liderar el mundo como abanderados del libre comercio”.

Europa se abre a nuevos mercados en vista al cierre arancelario de EE.UU.

El acuerdo, uno de los más ambiciosos, se enmarca en el saneamiento de la economía asiática y en contra de las medidas del presidente Trump, que aumentó los aranceles sobre las importaciones de muchos socios comerciales de los Estados Unidos y por el momento ha cubierto un tercio de la economía global y un mercado con más de 600 millones de personas.

Abe, añadió que “La UE y Japón mostraron una determinación inquebrantable para liderar el mundo como abanderados del libre comercio”, Tusk, por su parte, celebró el presente acuerdo y dijo que era el “tratado bilateral más grande de la historia”, por lo que la alianza que ha generado, se va a reforzar en diversas áreas, entre ellas, la defensa, el cambio climático e intercambio humanitario.

Tusk, aclaró que los nuevos acuerdos que ha emprendido Europa, hacia nuevos mercados como el asiático y el latinoamericano, “envía un mensaje claro” en contra de las políticas proteccionistas de Trump y ha ampliado que, «enviamos un claro mensaje diciendo que hacemos un frente común contra el proteccionismo», al tiempo que Juncker insistió en que «somos más fuertes y estamos mejor posicionados cuando trabajamos juntos».

Por ahora el texto final del acuerdo, tendrá que ser sometido a la revisión y aprobación por parte del parlamento europeo y de la misma manera, deberá ser revisado por el parlamento japonés, para que sea habilitado y puesto en funcionamiento, con el objetivo de que entre en vigor en 2019.

Ninguno de los tres dirigentes, mencionaron directamente a Donald Trump por su nombre, pero han dejado bien en claro cual es el interés común y no hicieron mucho para ocultar lo que tenían en mente, destacando cómo Europa y Japón se han acercado económica y políticamente, como feliz consecuencia de las acciones del mandatario estadounidense.

El convenio que ya se habría forjado en su mayoría para fines del año pasado, iba a ser firmado y presentado en una ceremonia a realizarse a principios de este mes, pero tuvo que ser postergada debido a que el premier japonés, canceló su viaje a Bruselas debido a las inundaciones y deslaves que enfrentó el suroeste de Japón, debido a la desestabilidad atmosférica que dejo lluvias torrenciales y el paso del tifón María, que provocaron la muerte de más de 200 personas y miles de damnificados.

El presente convenio comercial deroga casi el 99% de los aranceles a los productos japoneses que se venden en la UE, dejándole el camino libre y exentos a cerca del 94% de los aranceles sobre exportaciones europeas a Japón, lo que aumentará a 99% en los próximos años, la actual diferencia se debe a excepciones en productos algunos productos, como el arroz, que goza de una fuerte protección política y económica frente a las importaciones en la nación asiática.

Por lo pronto las medidas no se implementarán inmediatamente y todavía, ya que necesitan aprobación legislativa, más, sin embargo, los precios del vino, productos porcinos, bolsos y fármacos serán más bajos para los nipones y en contra parte, partes de repuesto para maquinaria, el té y el pescado japonés serán más económicos en Europa.

La diferencia básica entre este acuerdo comercial y el que realizaron entre UE y Canadá, al que Italia se ha opuesto, manifiesta que el acuerdo con Japón no tiene que ser ratificado por todos los parlamentos de los países miembros de la Unión Europea, porque el acuerdo, llamado «Japan-UE Free Trade Agreement” o JEFTA, crea una zona de libre comercio que representa un tercio del producto interior bruto, PIB mundial y una población de unos 600 millones de personas.

Uno de los sectores que más se beneficiaran con este acuerdo es el agroalimentario ya que el pacto determina que el 85% de los productos agrícolas de la UE podrán entrar en Japón sin pagar aranceles, aunque en otros casos, como en el de la carne vacuna, se reducirán paulatinamente los aranceles y en el caso del arroz, un producto muy simbólico para Japón, queda fuera del acuerdo.

La nación asiática se ha comprometido por su parte a reconocer las denominaciones de origen de productos como el queso Roquefort, el embutido austriaco Tiroler Speck, el jamón belga de las Ardenas o el vodka polaco, que tendrán el mismo nivel de protección que en Europa.

Las actuales tensiones comerciales, según expresa el FMI o fondo monetario internacional, podrían afectar en breve al crecimiento económico mundial, pero «El multilateralismo está siendo atacado, es un ataque sin precedentes desde el final de la II Guerra Mundial», manifestó Juncker. Y Tusk consideró que «todavía estamos a tiempo de evitar el conflicto y el caos».

Fuente
Asia News

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: