AméricaEconomiaEE.UU.InternacionalesPetróleoPolíticaSucesosSudaméricaVenezuela

Venezuela no pondera un mejor panorama

El país petrolero no apunta a ver el final del túnel

El petróleo y los socialistas unidos de Venezuela solían sostener el país y su economía, ahora Venezuela se mantiene unida por un hilo y un poco de cinta adhesiva y las probabilidades de que 2019 sean mejores son precisamente cero, el próximo año será otro año más en la gran depresión de Venezuela, afirma el grupo de investigación Macro de Fitch Solutions, una unidad de inteligencia comercial de Fitch que agregó su voz al coro de los críticos de país sudamericano a fines de la semana pasada.

El colapso de las exportaciones de petróleo, un vaciamiento de la base de producción nacional, la hiperinflación, el éxodo de cuerpos capaces, las sanciones y la corrupción han llevado a este país de rodillas, Fitch Solutions pronosticó un crecimiento del PIB real de -12.6% en 2018, frente a un estimado de -10.6% en 2017; revisó su previsión de PIB de 2019 para Venezuela, bajando de -10.1% a -13.9%.

Los riesgos a la baja para el pronóstico son sustanciales tanto a corto como a largo plazo, especialmente a medida que los precios del petróleo caen, Venezuela ha estado utilizando sus de sus reservas de efectivo para pagar a los tenedores de bonos en una serie de emisiones de bonos petroleros de PDVSA, a saber, los bonos de 2020, pero si el año próximo es peor que este año, los inversores pueden ser prudentes para comenzar a descontar a la estatal petrolera como una pérdida en 2019, a menos que se cambie la guardia.

Venezuela.
Venezuela se ha convertido en una tierra de fantasía de ideólogos políticos de izquierda convencido de que el único problema con el país es que no es lo suficientemente marxista y que la CIA está entrometiéndose en sus negocios.

En Venezuela no parece haber acuerdo, ni salida para e 2019

Los socialistas son los únicos jugadores en ese torneo, pues los partidos de la oposición han estado limitados durante al menos dos años y no tienen voz en el gobierno, por lo que Nicolás Maduro, el presidente del país, todavía tiene el apoyo de defensores de los partidos intransigentes, y la gran mayoría de venezolanos, representados por los pobres y los militares sólo ven la espalda de Maduro.

Fuentes intergubernamentales han vaticinado que los oficiales de inteligencia cubanos están trabajando con Maduro y los militares para ayudar a expulsar a los oficiales que están en riesgo de salirse de la reserva y orquestar un golpe militar contra él, muchos de ellos, tanto soldados, como disidentes en cargos públicos, ya han sido purgados.

Y la caja chica del país, PDVSA, se encuentra inmersa en tal desorden, que los especialistas, dudan que logre superar una fiscalización, lo que es muy seguro al efectuarse un cambio de régimen, pero lo más preocupante sería la tesis de que la oposición que en gran parte tiende a la derecha y que gobernó el país petrolero durante al menos 40 años antes de la entrada de la izquierda, no tiene un seguro plan de acción renovadora.

Los derechistas de oposición, han permanecido en la lucha frontal y armada contra los chavistas, razón por la cual y a pesar que estos últimos, no están a gusto con el desempeño de su presidente y de las instituciones en general, no apoyan a los derechistas de manera general y los señalan de ser actores y causa de la situación que vive Venezuela.

La moneda es básicamente inútil y en los últimos dos años, las comunidades locales han emprendido el trueque o la creación de sus propias monedas de vecindario, Maduro creó su propia criptomoneda, llamada Petro, pero Dios sabe lo que vale y los estadounidenses tienen prohibido poseerla, mientras tanto, se espera que el Bolívar venezolano se deprecie rápidamente en los próximos meses.
El crecimiento de la oferta monetaria y los controles de moneda continúan minando la confianza en la unidad, La moneda es básicamente inútil. En los últimos dos años, las comunidades locales han emprendido el trueque o la creación de sus propias monedas de vecindario. Maduro creó su propia criptomoneda, llamada Petro, pero Dios sabe lo que vale y los estadounidenses tienen prohibido poseerla.

Mientras tanto, se espera que el Bolívar venezolano se deprecie rápidamente en los próximos meses, el crecimiento de la oferta monetaria y los controles de moneda continúan minando la confianza en la unidad.

Desde la perspectiva de los números puros, el malestar económico significa menos importaciones y más venezolanos enviando dinero a sus familiares, esto tiene a Venezuela con un superávit de cuenta corriente masivo en 2018, el único problema es que debido a que PDVSA se encuentra en una situación desesperada, las exportaciones caerán y la cuenta corriente, una vez lo mejor en el balance del gobierno, entrará en territorio negativo en 2019.

Fitch está evaluando un superávit de 18% que termina en 2018, pasando a un déficit de 18.4% en 2019, los inversionistas en bonos de PDVSA probablemente serán testigos de acciones de acreedores contra los activos de la empresa petrolera el próximo año.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: