AméricaColombiaCorrupciónCuriosidadesEE.UU.InternacionalesPetróleoPolíticaVenezuela

Estados Unidos y OEA sólo se quieren librar de Maduro

Nikki Haley habría abogado por una salida política o militar contra el gobierno en el país petrolero

A principios de septiembre, la Embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, megáfono en mano, se unió a un grupo de personas en la calle que protestaban contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, «necesitamos que sus voces sean fuertes, y les diré que la voz de Estados Unidos va a ser muy fuerte», Haley a perseguido al gobierno venezolano desde Washington, hasta la frontera con Colombia.

Las palabras de Haley que muchos pensaron que aumentaban las posibilidades de que el régimen venezolano pudiese morder el polvo, no pasaron de ser un potencial y a pesar de que se extremaron las sanciones contra el país sudamericano, estas no han sido excelentes para las personas oprimidas de ese país y también para los inversores, pues nadie quiere invertir en un estado encarcelado.

En general y como se ha demostrado, las dificultades económicas y las sanciones, no conducen a un cambio de régimen, pues si lo hicieran, muchos países como Cuba, Irán o Corea del Norte, habrían visto a sus líderes derrocados recientemente, Venezuela entre ellos, la ex embajadora de norteamericana en la ONU, visitó a principios de septiembre la frontera entre Colombia y Venezuela, donde constató que existe una alta migración, entre ambos países y que muchos venezolanos se van de su país, al igual que muchos colombianos huyen de Colombia.

El pueblo de Venezuela, sin duda, está en este momento inmerso en una fuerte crisis económica, a pesar de tener las reservas de petróleo crudo más grandes del mundo, el país se empobrece cada minuto y su economía se está contrayendo rápidamente, solamente el año pasado, el PIB del país se redujo en más del 13% y el año anterior en más del 16%, según datos recopilados por el sitio web de TradingEconomics, sin duda, también verá más descensos este año.

La hiperinflación está causando estragos en lo que queda de la economía y la producción de petróleo del país se ha desplomado, incluso la tasa de inflación anual oficial, que subestima el tamaño del problema, ahora es de 200 mil por ciento, la producción de petróleo crudo ha caído a menos de la mitad del nivel que tenía a principios de 2014 y ha llegado a afectar el precio del crudo a nivel internacional.

Trump contra Maduro.
Estados Unidos y Venezuela han tenido vínculos tensos durante años, pero desde que Trump asumió el cargo en enero de 2017, se ha incrementado la presión sobre el estado que está luchando contra las crisis políticas y económicas de los últimos años.

Nikki Haley sólo fue un Almagro con esteroides

Por mucho que la administración de Trump a presionado a otros gobiernos en contra de Venezuela, el gobierno de Maduro, parece siempre salirse con la suya y se ha mantenido en el cargo a pesar de haberse realizado varias elecciones dentro de una cierta legalidad que han corroborado veedores internacionales como la ONU.

Aunque Trump, mantiene una política anti Maduro y el secretario de la OEA, Luis Almagro, ha abogado casi hasta el cansancio, por una acción militar contra el estado que el considera fugitivo, ni los Estados Unidos, ha realizado una maniobra realmente efectiva y sigue adquiriendo del país petrolero, su tan necesitado oro negro.

Pero la aptitud de Almagro es la menos plausible, pues ha llegado a ignorar, problemas reales que afectan a todo el continente, como el asesinato de 300 líderes sociales en Colombia o las casi 30 mil muertes violentas en México y sólo se a concentrado en derrocar a Maduro, quien fuera uno de los aliados de José Mujica, el expresidente uruguayo, que lo colocó en la OEA.

Pero el caso de Haley es el más desconsolado, entró en la política para hacer frente a los gobiernos de izquierda y nunca obtuvo apoyo en la ONU, ni en ningún otro organismo al que fue en representación de el país más poderoso del mundo y ahora se ha ido del cargo, sin pena, ni gloria, ni príncipe azul.

La pregunta es si se logrará un cambio en Venezuela, pues hasta ahora la política exterior, sólo ha aumentado la ya extremadamente precaria situación del país izquierdista, sólo por no seguir los preceptos del gobierno norteamericano.

Fuente
ABCNews

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: