Ciencia y SaludCulturaCuriosidadesInternacionales

Entonces, es bueno o malo el aceite de Coco

Un profesor de Harvard advierte que el aceite de coco es veneno puro

Durante una conferencia que se ha hecho viral en YouTube, Karin Michels, directora del instituto de prevención y epidemiología tumoral de la universidad de Freiburg y profesora de la escuela TH Chan de Harvard de Salud Pública, ha causado un gran revuelo en línea, en la conferencia titulada «Aceite de coco y otros errores nutricionales», ha dejado muy claro algunos errores respecto a las recomendaciones dietéticas, y ha subrayado que el aceite de coco no es saludable.

Su estado de superalimento ya había sido objeto de escrutinio el año pasado después de que la asociación estadounidense del corazón, AHA, actualizara sus directrices, en las que recomendaban a las personas evitar los ácidos grasos saturados que se encuentran en el aceite de coco.

Michels dio un paso más allá para evitar el alimento, diciendo que «el aceite de coco es un veneno puro» y «es uno de los peores alimentos que puedes comer», no hay ningún estudio que demuestre beneficios significativos para la salud del consumo de aceite de coco y según Michels, el aceite de coco es más peligroso que la manteca de cerdo porque contiene casi exclusivamente ácidos grasos saturados, que pueden obstruir las arterias coronarias, puede identificar las grasas que contienen grandes cantidades de ácidos grasos saturados comprobando si permanecen sólidos a temperatura ambiente, como en el caso de la mantequilla o la manteca de cerdo.

En respuesta a la conferencia, sobre negados beneficios para la salud del aceite de coco, se encontró lo siguiente, “La imagen del aceite de coco ha cambiado en los últimos años, y muchas tiendas de alimentos naturales retiran el producto, a pesar de que hay mucha exageración al respecto», afirmó la Dra. Alice Lichtenstein, profesora de política y ciencia de la nutrición de la universidad de Tufts, quien es también vicepresidenta del comité asesor sobre las directrices alimentarias del gobierno federal, «prácticamente no hay datos que respalden la exageración».

Aceite de Coco.
Es mejor mantener una dieta libre de grasas saturadas, utilizando aceites con grasas poliinsaturadas como el de oliva o disminuir al mínimo de la dieta los oleos.

El aceite procesado de coco contiene más de un 80% de grasas saturadas

«El aceite de coco tiene un alto contenido de ácidos grasos saturados y la grasa saturada se ha relacionado con niveles altos de colesterol y enfermedades del corazón. Aunque los críticos han planteado recientemente preguntas sobre la evidencia científica del vínculo, las directrices dietéticas de larga data instan a los estadounidenses a reducir la ingesta de grasas saturadas a menos del 10% de las calorías diarias, o alrededor de 20 gramos para una dieta de 2 mil calorías por día” y ha añadido que, “hay poca investigación sobre los efectos de la salud en las personas del aceite de coco, pero parece que no hay beneficio independiente de consumirlo».

Dicho esto, hay diferentes tipos de aceite de coco, y el aceite de coco virgen, que se procesa suavemente, “puede no tener los mismos efectos nocivos que los aceites altamente procesados, aunque la composición de los ácidos grasos es similar”, explica el Dr. Tom Brenna, profesor de la nutrición humana en la universidad de Cornell. “Refinado, blanqueado y desodorizado, o RBD, el aceite de coco, que ha sido tratado con solventes y sometido a un calor intenso, aumenta el colesterol tan confiablemente que los científicos lo han usado como control al realizar experimentos con diferentes grasas”, añade.

“El duro procesamiento puede destruir algunos de los buenos ácidos grasos esenciales y antioxidantes, como el ácido láurico, un ácido graso de cadena media que se cree que eleva el colesterol HDL”, por lo que, «si va a usar aceite de coco, asegúrese de obtener aceite virgen», dijo el Dr. Brenna. “Y, por supuesto, todo con moderación”.

En comparación con una cucharada de aceite de oliva, una cucharada de aceite de coco contiene aproximadamente seis veces la cantidad de grasa saturada, casi alcanzando el límite diario de alrededor de 13 gramos que recomienda la american heart association, pues la ingesta alta de grasas saturadas se ha relacionado con niveles elevados de colesterol LDL o «malo», aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

El aceite de oliva, es comparado con el de coco, pero este que es el componente principal de la dieta mediterránea, que es saludable para el corazón, y contiene grasas benéficas poliinsaturadas y monoinsaturadas, «entre los dos, el aceite de oliva es una mejor opción, ya que las grasas monoinsaturadas pueden tener un efecto beneficioso en el corazón cuando se consumen con moderación y cuando se utilizan para reemplazar grasas saturadas y trans en su dieta», afirma Annessa Chumbley, dietista y portavoz para la AHA.

A principios de este año, la organización emitió un aviso que reiteró firmemente su guía a los consumidores a reemplazar las grasas saturadas por grasas insaturadas para ayudar a prevenir las enfermedades del corazón, y también se instó a los consumidores a tener en cuenta la imagen más amplia de un patrón de alimentación saludable en general, pero si bien algunas investigaciones han relacionado el principal tipo de ácido graso saturado en el aceite de coco, el ácido láurico, con el aumento de los niveles de HDL, o colesterol «bueno», todavía parece elevar el colesterol LDL.

Sin embargo, el aceite de coco puede ser una mejor opción que otras fuentes de grasas saturadas, así se demuestra en un gran estudio reciente, que descubrió que el ácido láurico no parecía aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca tanto como otros tipos de ácidos grasos saturados, como el ácido palmítico, que es sustancial en la mantequilla, los defensores del aceite de coco señalan que este es rico en fitoquímicos que tienen propiedades antioxidantes saludables y si bien es cierto que el aceite de coco virgen extra, como el aceite de oliva virgen extra, contiene fitoquímicos, la mayoría del aceite de coco en el mercado se refina y proporciona pocos de esos antioxidantes.

El Dr. Qi Sun, profesor asociado de medicina en Harvard, explica que incluso si el aceite de coco que está utilizando es virgen extra, «los efectos de la grasa saturada superan cualquier efecto beneficioso de los antioxidantes», por supuesto, no consumimos grasas ni colesterol ni antioxidantes: comemos alimentos, así que aunque el aceite de coco ciertamente no es la bala mágica que algunos afirman, no hay necesidad de evitarlo por completo, especialmente si se usa en lugar de mantequilla o manteca en productos horneados o para impartir sabor en algo como un plato de curry.

Como regla general, sin embargo, cocinar con aceite de oliva es la mejor opción para la salud en general, aún no hay investigaciones de calidad que certifiquen que algunas grasas saturadas presentes en el aceite de coco son mejores que otras, con lo cual también se estima que es mejor utilizar pequeñas cantidades de este oleoso producto y de vez en cuando, y como regla general emplear a diario grasas no saturadas.

Fuente
RT

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: