AméricaEconomiaEE.UU.MéxicoPolítica

Energía y Automóviles siguen prorrogando el TLCAN

La canciller canadiense manifestó que su regresó a las conversaciones depende de EE.UU. y México

La perspectiva de un acuerdo rápido entre México y Estados Unidos se retiró el viernes a medida que se desataron los desacuerdos sobre la energía y el conflicto por los automóviles persistió en la renegociación del tratado de libre comercio de América del Norte, TLCAN, desde que se reanudaron las conversaciones el mes pasado, los negociadores de ambos países se han centrado en llegar a un terreno común, pero en los últimos días las diferentes opiniones sobre la política energética entre las administraciones mexicanas saliente y entrante han puesto un nuevo obstáculo.

El grupo del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene dudas sobre la consagración de la apertura del sector de petróleo y gas para 2013-14 promulgada por el actual presidente Enrique Peña Nieto en el nuevo pacto, dijeron tres fuentes cercanas a las conversaciones, y es que «el problema de la energía está conteniendo todo», dijo uno de ellos el viernes, por su parte Donald Trump insinuó el sábado que norteamérica y México estaban a punto de llegar a un acuerdo en las negociaciones del TLCAN que se espera continúen durante el fin de semana, pero hay una serie de cuestiones que aún deben resolverse.

Con la propensión del presidente Trump a dar solo una pequeña parte de la historia sobre cualquier tema de importancia, no se mencionó la oposición del presidente electo mexicano, al capítulo de energía en el TLCAN, AMLO lo quiere excluido, y él tiene una muy buena razón, pues sin duda, ambos países están cerca de resolver sus diferencias sobre los automóviles, lo que le permitiría a Canadá reincorporarse a las conversaciones, pero los tres países aún no han resuelto sus diferencias sobre la metodología de resolución de disputas.

Estados Unidos quiere una «cláusula de caducidad», lo que significa que el acuerdo del TLCAN debería renovarse cada cinco años, y se muestran firmes en este punto, pero Canadá y México están en contra de esto porque tal pacto crearía incertidumbre, el negociador comercial designado de López Obrador, Jesús Seade, trató de minimizar el asunto, diciendo que, aunque su equipo quería verificar la «coherencia con la constitución» de la cuestión, no era «sustantivo», por su parte López Obrador, que ya se opuso a la reforma energética de Peña Nieto, y que aún se mantiene como el tema divisivo dentro de su propio campo.

Los asesores empresariales respaldan una mayor inversión privada en el sector del petróleo y el gas, mientras que los aliados más nacionalistas están en contra, otro punto de fricción en las conversaciones han sido las nuevas reglas de origen para la fabricación de automóviles, que los negociadores estadounidenses esperan que aumenten la producción en la región, aun cuando el presidente Trump, impulsó la renovación del TLCAN hace más de un año, quejándose de que el pacto comercial de hace 24 años ha beneficiado a México en detrimento de los trabajadores y las manufacturas estadounidenses.

TLCAN.
La gran pregunta en este momento es «¿AMLO cederá al capítulo de energía en el acuerdo NAFTA?» Si lo hace, entonces se llegaría a un acuerdo dentro de una semana.

Desde las elecciones presidenciales en México, las conversaciones bilaterales se han complicado

Funcionarios de la industria han dicho que el equipo estadounidense apenas se movió de sus demandas en mayo pasado de un 75% de contenido regional con 40-45% de contenido de zonas de altos salarios, efectivamente Estados Unidos y Canadá, con el único cambio sustancial un poco más largo tiempo de entrada en fase, «parece que los problemas con los automóviles están lejos de resolverse», manifestó la fuente de la industria, pero el ministro de economía de México, Ildefonso Guajardo, quien habría dicho el miércoles que un avance bilateral podría estar a solo «horas» de distancia, dijo que él y su equipo se quedarían en Washington el fin de semana para seguir negociando con funcionarios estadounidenses.

Cuando se le preguntó sobre los problemas entre los gobiernos entrantes y salientes en el capítulo de energía, Guajardo explicó que «estamos trabajando como un solo equipo, un equipo llamado México, y tenemos que asegurarnos de que todos se sientan cómodos con este acuerdo», Guajardo comentó sobre la dificultad de conseguir un acuerdo final, «como saben … siempre hay cosas de último momento que pueden interponerse entre usted y sus objetivos», Canadá se ha perdido la última ronda de conversaciones a la espera de que los equipos de México y Estados Unidos resuelvan sus problemas.

La canciller canadiense, Chrystia Freeland, eludió preguntas sobre cuándo regresaría a las conversaciones cuando hablaba en una planta de fabricación de acero en Vancouver, pero dijo que había sido alentada por informes optimistas de los socios canadienses del TLCAN, «como he dicho, realmente depende de qué tan rápido Estados Unidos y México puedan resolver esos problemas bilaterales», afirmó, «los problemas entre Estados Unidos y México dentro del TLCAN son realmente complicados».

Pero el ministro de economía mexicano, aseveró que el trabajo con Canadá, que se perdió en la última fase de las conversaciones del TLCAN, llevaría al menos una semana, aunque se mostró optimista de que México y Estados Unidos estaban cerca de llegar a un acuerdo, «diría que estamos prácticamente en las últimas horas de esta negociación», después de que las conversaciones se interrumpieron para el almuerzo un par de horas después, Guajardo dijo que aún no podía declarar la victoria, pero las discusiones México-EE.UU., se han centrado en elaborar nuevas reglas para la industria automotriz, que el presidente estadounidense Donald Trump ha puesto en el centro de su intento de modificar el pacto de 24 años que dice ha sido un «desastre» para los trabajadores estadounidenses.

Las dos partes se han acercado gradualmente a una posición común, y una fuente cercana a las negociaciones dijo el fin de semana que ahora había «poco» que separaba a los dos con respecto al problema de los autos, por su parte, fuentes de la industria dicen que están cerca de acordar elevar el umbral regional de contenido automotriz para el acceso libre de aranceles según el TLCAN a alrededor del 75% desde el 62.5%, Trump dijo el sábado que Washington podría llegar a un acuerdo con México «pronto», ya que el principal negociador comercial del presidente entrante mexicano señaló posibles soluciones a las normas energéticas y una demanda contenciosa de «cláusula de caducidad» de los Estados Unidos.

Eso sí, si las conversaciones a tres bandas llegan a septiembre, la aprobación final del acuerdo en México probablemente pase a manos de López Obrador, porque bajo la autoridad de vía rápida, el congreso estadounidense, necesita un aviso de 90 días para votar un nuevo TLCAN una vez que la renegociación haya finalizado, los temas se han dilucidado y resuelto poco a poco, pero sigue habiendo muchas trabas.

Fuente
Reuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: