AméricaEE.UU.Política

Donald Trump es un precedente peligroso

La negativa del presidente de ceder la silla, no es una broma

La broma colosal que se desencadenó desde el conteo de votos, se convierte día a día en una especie ruptura, ya que el poder de la administración Trump se desvaneció frente a las cámaras y la tensión causada por el espejismo comunista de la malcriada actuación de Trump durante las elecciones no se desvaneció, ahora sólo queda la risa y el terror de un precedente peligroso para la democracia.

Las redes sociales se regocijaron por la disminución simbólica de Trump. Los canales de noticias «serios», intentaron no sucumbir a la risa, ante los desvaríos del republicano. Mientras los memes eran abundantes en las redes.

Este humor que ha permeado al gobierno norteamericano en los últimos cuatro años, ya no es tomado como diversión familiar por el hecho de que, seguro, Trump hace lo que dice, pero no tiene el intelecto o alcance para ejecutar sus muchos caprichos.

En el momento de su pérdida, rodeado de aún más caos de lo habitual, el espectro de Trump se redujo una última vez. Ya no era una figura siniestra al acecho en las sombras, sino un payaso inofensivo, uno que mira peligroso y amenazante pero sólo debido a un truco de la luz.

Peligroso Trump.
Todo el episodio es peligroso para la democracia, en última instancia, el pataleo de Trump, es preferible al ominoso sonido de tanques en las calles. Debido a que cuando alguien es despojado del poder, inmediatamente se vuelven menos aterrador, Gracias a Dios Trump es demasiado incompetente para organizar adecuadamente un golpe de Estado.

Trump es un sujeto peligroso, pero para el desarrollo de la historia del país

A pesar de las esperanzas de que podría estar en el punto de rendirse, con un discurso que parecía admitir la posibilidad de una administración Biden, el presidente estaba de vuelta con su peligroso truco, donde afirma que Biden puede «haber ganado a los ojos de los FAKE NEWS”, pero el “No reconoce NADA».

Incluso cuando Trump se niega a dimitirse, a pesar de que cada día se rompe una norma y se inflige un profundo golpe al cuerpo de la democracia estadounidense, su peligroso ultimátum se minimiza.

Los políticos están disfrutando de este circo. Tony Blair señaló, sobre la afirmación de Mike Pompeo de que habría «una transición suave a una segunda administración Trump».

Con una sonrisa respondió: «Supuse que era un comentario irónico». Pero los Estados Unidos ya no tienen fuertes procesos y sistemas democráticos, y las travesuras de Trump han hecho peligroso el fluir de la democracia.

Fuente
NewyorkerWashingtonPostSlateVashtiMedia

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: