Ciencia y SaludCuriosidadesTecnologia

Como será la cultura de trabajo del siglo XXII

En vista de los avances alcanzados en el último milenio qué se espera del trabajo en 100 años

En el siglo XXII, la tecnología impregnará todos los aspectos de la vida humana y la oficina estática ya no existirá, hoy, ya hay gente que trabaja desde cualquier lugar del mundo y muchas historias que aún son de ciencia ficción como la tecnología portátil y las comunicaciones inalámbricas de alta velocidad están cada vez más presentes alrededor del mundo, son más visibles los aparatos que controla el medioambiente, las energías limpias y artefactos como los lentes de contacto que  pueden acceder a Internet en un abrir y cerrar de ojos, poco a poco se convierten en una realidad que sobrepasa a la ficción.

El futuro de la oficina es cada vez más incierto, pues no tendrá que ser un lugar al que valga la pena ir, pero la oficina del futuro será un lugar que agregue valor al proporcionar una ubicación física para la interacción entre la comunidad y el ser humano, pues se convierte en un lugar de control de recursos más que de personas y está próxima a transfigurarse en un lugar que habilite en lugar de su posición actual de alojar gente con igual proyecto.

La oficina del siglo XXII será un espacio fluido en el que las personas se unirán para trabajar en proyectos y socializar, en lugar de un lugar fijo para que los trabajadores puedan entrar y salir, por lo que la cultura de la oficina será altamente social e interactiva para compensar el aislamiento en el que las personas pueden trabajar cuando trabajan de forma remota.

La Oficina del Siglo XXII.
Las tendencias de trabajo como el coworking y el living prevalecerán por que la comunicación se antoja más fluida y los resultados son más tangibles.

La oficina del siglo XXII será un lugar en el que convergerán las ideas, pero no las personas

La oficina se centrará en la comunidad y será tribal en cierto sentido, pues las personas se unirán por intereses compartidos similares a cómo funcionan los grupos Meetup “Somos lo que hacemos”, de la actualidad, ya que desde inicios de este siglo más personas trabajarán por cuenta propia y la oficina será un lugar para que puedan interactuar y compartir ideas. Las personas no pertenecerán a un solo equipo, sino a muchos equipos, cada uno centrado en un objetivo o proyecto específico, aunque no siempre estarán en el mismo entorno físico.

Por ende, en un mundo dominado por la tecnología, donde los robots pueden realizar la mayoría de las tareas repetitivas, la creatividad humana y la innovación serán lo que nos va a distinguir de las máquinas y el espacio de la oficina será fluido, ya que los escritorios estáticos hacen poco para inspirar creatividad, la oficina del futuro se centrará en la inspiración, con entornos adaptados a la tarea o el proyectos y no necesariamente será un espacio físico, pues si la trascendencia de la comunicación sigue el camino que lleva, la interacción será cada vez más instantánea sin la necesidad del contacto físico.

Durante la era industrial, las personas eran vistas como soporte para las máquinas, porque las máquinas en ese momento no eran lo suficientemente avanzadas como para realizar adecuadamente las tareas, pero en el devenir de las cosas, cuantas más máquinas se desarrollen, más importante será el elemento humano, ya que las máquinas son buenas para ser máquinas y la fuerza de trabajo humana será valorada por su subjetividad, por lo que la oficina del futuro será un lugar experimental donde se fomentan los errores, una señal de que los humanos continúan experimentando y creando innovaciones en la tecnología y la sociedad.

El enfoque que se tiene actualmente con la inteligencia artificial y los datos se equilibrará al agregar la aleatoriedad al entorno de la oficina, mientras que la inteligencia artificial y los datos intentan pronosticar el futuro basándose en el pasado, la innovación dependerá de elementos aleatorios y coincidentes para crear esos momentos de serendipia.

Para el siglo XXII, serán los dispositivos como las computadoras, teléfonos móviles y relojes los que se habrán vuelto obsoletos, por el contrario, las partes de estas estarán ocultas en todo el entorno, conectando numerosos aspectos del reino físico con el internet de las cosas, puesto que la tecnología portátil invisible ya es muy frecuente y permitirá a los humanos controlar su entorno a un nivel casi de telepatía, cada individuo poseerá dispositivos que les permitirán conectarse instantáneamente con un parpadeo, por lo que las oficinas en el hogar serán accesibles en cualquier lugar y en cualquier momento.

Las Naciones Unidas predicen que se espera que la población mundial alcance los 11 mil 200 millones de personas para el año 2100 y a menudo se estima que este número está más allá de la capacidad de carga de la tierra. Sin embargo, David Satterthwaite, miembro del Instituto Internacional para el medio ambiente y el desarrollo en Londres, dice que «no es el número de personas en el planeta el problema, sino la cantidad de consumidores y la escala y naturaleza de su consumo». «Como tal, la oficina del futuro debe ser sostenible. La oficina del futuro utilizará los recursos naturales como la energía solar, la energía eólica y el agua de lluvia, trabajando en función y no en contra del medio ambiente”.

La oficina del futuro se ubicará en la intersección del trabajo y la vida, pues la cada vez más utilizada cultura de coworking y living prevalecerá, y las personas tendrán todo lo que necesitan para trabajar en casa o donde se encuentren, por lo que las oficinas actuarán como una extensión comunitaria de la oficina en el hogar, proporcionando espacios para relajarse e interactuar con los demás, guarderías de calidad y entretenimiento.

A medida que el mundo virtual se fusiona con el mundo real, los humanos ansiaremos lo tangible, porque el espacio para reunirse e interactuar con las personas será una parte clave de la oficina del siglo XXII, el buen sabor y la comida saludable también serán importantes y es allí donde la oficina del futuro se fusionará con restaurantes y cafés para proporcionar una excelente cocina, una tendencia ya popular en los espacios de coworking modernos.

Fuente
Ticbeat

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: