ÁfricaAméricaAsiaCiencia y SaludCulturaEuropaGenteInternacionalesMedio AmbienteOceaníaPetróleoPolíticaReligiónTecnologia

Alcances de los ODS, objetivos por los Recursos (V).

Los ODS 6 y 7, promulgan la utilización segura del agua y las energías limpias

Según los ODS 6 y 7, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial, una cifra alarmante que probablemente crecerá con el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático y aunque 2 mil 100 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la decreciente disponibilidad de agua potable de calidad es un problema importante que aqueja a todos los continentes.

Los ONU, con el fin de garantizar el acceso universal al agua potable segura y asequible para todos en 2030, planteaba hace 3 años, que es necesario realizar inversiones adecuadas en infraestructura, proporcionar instalaciones sanitarias y fomentar prácticas de higiene en todos los niveles.

El otro objetivo, es el que promueve el uso de energía limpia, pero los más importante es que este recurso, pueda llegar a más personas en todo el mundo, lo que bien podría denominarse como disposición asequible, accesible y democrática de las energías renovable a todo nivel y aunque parezca el más utópico de todos los ODS, en este si se han logrado ciertos avances.

ODS por los Recursos y la Energía.
La transición hacia un sistema energético renovable tendrá efectos económicos muy positivos, donde la naturaleza autóctona de las fuentes implica una ventaja para las economías locales y un acicate para la independencia energética, donde se ha entendido la obligación de robustecer la transición hacia una economía baja en carbono por el futuro sostenible del planeta.

ODS para un planeta que está cada vez más sediento y sucio

En 2011, 41 países experimentaban estrés hídrico; 10 de ellos estaban a punto de agotar su suministro de agua dulce renovable y ahora dependen de fuentes alternativas, el aumento de las sequías y la desertificación ya está empeorando estas tendencias, se estima que al menos una de cada cuatro personas se verá afectada por escasez recurrente de agua para 2030.

Y es que, si realmente queremos mitigar la escasez de agua, es fundamental proteger y recuperar los ecosistemas relacionados con este recurso, como los bosques, montañas, humedales y ríos, también se requiere más cooperación internacional para estimular la eficiencia hídrica y apoyar tecnologías de tratamiento en los países en desarrollo.

Pero las únicas y colectivas medidas que están tomando los gobiernos más desarrollados, es privatizar los sistemas hídricos, con lo que los más desprotegidos no tendrán, si es que ya no tienen acceso al vital líquido, diariamente 1 mil niños mueren por sed o enfermedades prevenibles con tan sólo sanear el agua, mega ciudades como Ciudad del Cabo o Ciudad de México, acabaron definitivamente sus reservas de agua, teniéndose que ver en la imperiosa necesidad de tener que reciclar las aguas negras para su consumo.

Eso sin contar que el uso del fracking y las técnicas milenarias minería o de manejo de estas aguas, terminaron por contaminar los acuíferos, por lo que en la mayoría de los lugares donde se ha desarrollado actividad minera o de agricultura y ganadería extensiva, el agua subterránea está tan contaminada, que es imposible de utilizar.

Energía limpia y renovable para todos: A la par con el crecimiento de la población mundial, también lo hace la demanda de energía accesible, la economía global dependiente de los combustibles fósiles y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero están generando cambios drásticos en nuestro sistema climático, y estas consecuencias han tenido un impacto en cada continente, desde 2011 y gracias a los esfuerzos por promover la energía limpia, más de un 20% de la energía mundial es generada por fuentes renovables.

Sin embargo, una de cada siete personas aún no tiene acceso a la electricidad, debido que la demanda sigue en aumento, comparando está cifra con la del acceso al agua potable en la que 2 de cada 5 no tienen agua, es más esperanzador, pero es preciso un incremento considerable en la producción de energía renovable en todo el mundo.

Expandir la infraestructura y mejorar la tecnología para contar con energía limpia en todos los países en desarrollo, es un objetivo crucial que puede estimular el crecimiento y a la vez ayudar al medio ambiente y hasta ahora, se han hecho progresos que podemos alabar.

Fuente
ONU

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: