ÁfricaAméricaCiencia y SaludCulturaEuropaGenteInternacionalesMedio AmbienteOceaníaPetróleoPolíticaReligiónTecnologia

Alcances de los ODS, objetivos contra el hambre y la pobreza (II)

Los ODS 1 y 2, se refieren a la eficacia de los países en erradicar estos dos flagelos

A diferencia de los ODM, objetivos del milenio, que fueron elaborados por un grupo de desconocidos en el sótano de la ONU o eso dice la leyenda, la ONU ha llevó a cabo el mayor programa de consulta en su historia para evaluar la opinión sobre lo que deberían incluir los ODS y e l establecimiento de objetivos post-2015 fue el resultado de la cumbre de Río + 20 en 2012, que ordenó la creación de un grupo de trabajo abierto para presentar un proyecto de agenda.

El grupo de trabajo abierto, con representantes de 70 países, tuvo su primera reunión en marzo de 2013 y publicó su borrador final, con sus 17 sugerencias, en julio de 2014, este borrador se presentó a la asamblea general de la ONU en septiembre de ese año y las negociaciones con los estados miembros siguieron, para determinar la redacción final de los objetivos y metas, y el preámbulo y la declaración que vienen con ellos, que se acordaron en agosto de 2015.

Además de las discusiones abiertas del grupo de trabajo, la ONU llevó a cabo una serie de «conversaciones globales», que incluyeron 11 consultas temáticas y 83 consultas nacionales, y encuestas puerta a puerta, y la ONU también lanzó una encuesta en línea denominada “Mi mundo” en la que se pedía a las personas que priorizarán las áreas que les gustaría ver abordadas en los objetivos, de los resultados de las consultas se incorporaron a las discusiones del grupo de trabajo.

ODS contra el Hambre y la Pobreza.
El 25 de septiembre de 2015, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

Las metas de los ODS sobre el hambre y la pobreza están lejos de lograrse

Que se ha alcanzado en estos tres años con respecto a este particular:

La meta era acabar con la pobreza y el hambre en todas sus formas en todas partes para el 2030: Según lo planteado se espera erradicar la pobreza extrema para todas las personas en todo el mundo, actualmente medidos como personas que viven con menos de 1.25 dólares por día; reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones según las definiciones nacionales; implementar sistemas y medidas de protección social apropiados a nivel nacional para todos, incluidos los pisos, y lograr una cobertura sustancial de los pobres y vulnerables.

En este sentido, no se han realizado verdaderos avances y dentro de estos últimos tres años las cifras de desnutrición según la OMS han aumentado exponencialmente, son más del 47% de las personas del mundo las que no acceden a una alimentación adecuada, no así, las que viven con menos de 1,25 dólares al día, pues esta cifra ha disminuido al 22%.

Pero la cifra que sigue en aumento es la de la gente que teniendo más de 2 dólares de ingresos diarios no son capaces de una alimentación sana, muchas veces esta es una consecuencia de conflictos internos (políticos, sociales, religiosos o ambientales), pero incluso, los más casos, como los apreciados en medio oriente, algunos países de África y Latinoamérica, estos conflictos son generados por injerencias de otros gobiernos.

Por lo que a pesar que se haya reducido la cantidad de personas que no llegan a tener un salario mayor, la opción de acceder a alimentos, se les hace cada vez más lejana por lo que poner fin al hambre y lograr la seguridad alimentaria, mejorando la nutrición y promoviendo una agricultura sostenible, parece hoy más utópico que hace 3 años.

Se espera que para 2030, se acabe con el hambre y se asegure el acceso de todas las personas, en particular los pobres y las personas en situaciones vulnerables, incluidos los bebés, a alimentos seguros, nutritivos y suficientes durante todo el año, pero esto no parece ser el objetivo de las naciones unidas, no hablando del organismo en sí, sino de las políticas que durante los últimos tres años se han desenvuelto en todo el mundo; guerras comerciales, bloqueos económicos y sanciones ilegales, están a la orden del día.

Por lo que poner fin a todas las formas de malnutrición, incluida la consecución, para 2025, es cada vez más el objetivo menos recordado, pues muchos de los que originalmente acordaron internacionalmente sobre el retraso del crecimiento en niños menores de 5 años y abordar las necesidades nutricionales de las adolescentes, mujeres embarazadas, lactantes y personas mayores, en la actualidad, sólo se concentran en abarcar más poder y mayor riqueza.

No se ha hecho ningún avance en materia de productividad agrícola y los ingresos de los pequeños productores de alimentos, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, agricultores familiares, pastores y pescadores, incluso están cada vez más cercados por políticas proteccionistas de los estados, que no permiten el acceso seguro y equitativo a la tierra, otros recursos e insumos productivos, conocimientos y servicios financieros, mercados y oportunidades de valor agregado y empleo no agrícola.

No es más que oscurecer el firmamento, eso sin contar con que compañías como Monsanto, recientemente comprada por Bayer, en lugares como Argentina y Chile ha privatizado el acceso a semillas e insumos agrícolas por lo que sembrar alguna variedad de sus vegetales o legumbres, genera inmediatamente un royalty, que encarece más los productos, en consecuencia aquellos que de manera artesanal tratasen de desarrollar cultivos familiares, se están convirtiendo en transgresores de leyes estadales de protección a las empresas privadas o transnacionales.

Fuente
ONU

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: