AméricaCentroaméricaEE.UU.HondurasInternacionalesMéxicoPolíticaSucesos

Agentes fronterizos repelen a migrantes

El sábado y domingo 500 personas trataron de forzar su paso a los EE.UU.

El alcalde de la ciudad fronteriza mexicana de Tijuana ha declarado una crisis humanitaria mientras lucha para hacer frente a la afluencia de migrantes, todos con la esperanza de cruzar a los Estados Unidos, mientras que los agentes de la frontera norteamericana lanzaron gases lacrimógenos contra cientos de migrantes que protestaban cerca de la frontera con México el domingo después de que algunos de ellos intentaron atravesar la cerca que separa los dos países, las autoridades estadounidenses cerraron temporalmente los cruces fronterizos desde la ciudad donde miles de personas están esperando para solicitar asilo.

Según expresaron medios locales algunos manifestantes cruzaron un puente peatonal sobre un canal en Tijuana y corrieron hacia la frontera, más de 5 mil migrantes han acampado en un complejo deportivo en la ciudad después de abrirse paso por México en las últimas semanas en caravana, luego de que unos pocos inmigrantes intentaron romper la cerca que separaba a los dos países, fueron envueltos con gas lacrimógeno.

Agentes estadounidenses dispararon el gas, los migrantes intentaron atravesar huecos en los alambres de púas y trepar por las cercas, para retirar las láminas de metal para ingresar, pero la patrulla fronteriza colmada de agentes cerró el paso de peatones y vehículos en San Diego a principios del domingo, pero se reabrió horas más tarde, de acuerdo a varios tuits.

En vista de lo sucedido, el gobierno mexicano refirió los eventos del domingo como «actos de provocación» que estaban «lejos de ser útiles» para los objetivos de los migrantes, entre el desmán provocado los niños gritaban y tosían en el caos del gas lacrimógeno, pero os agentes no se movieron del lugar.

Agentes Repelen Migrantes.
Los helicópteros de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. Volaron sobre sus cabezas, mientras que los agentes estadounidenses vigilaban a pie más allá de la cerca de alambre en California.

Los agentes fronterizos no permitieron el paso de los asaltantes

El humo transportado por el viento hacia las personas que se encontraban a cientos de metros de distancia, sin intentar ingresar a las bardas de los EE.UU., desde el lado norteamericano, Los compradores entraban y salían de un centro comercial a toda prisa para ponerse a cubierto, y finalmente el propio refugio cerró, dejando a los clientes en huida del lugar.

La migrante hondureña Ana Zúñiga, de 23 años, dijo que vio a los migrantes abrir un pequeño agujero en un cable de concertina en un hueco en el lado mexicano de un dique, en cuyo momento los agentes de aduana, les lanzaron gases lacrimógenos.

Las imágenes mostraron a los agentes estadounidenses de la unidad antimotines intentando detener a los migrantes, creando un muro humano, lanzando gases lacrimógenos en contra de ellos, cerca de 500, que intentaron atravesar la zona fronteriza corriendo, que fueron sobre todo hombres, aunque en el desconcierto se pudo observar algunas mujeres que empujaron cochecitos, los migrantes mientras gritaban: «¡no somos criminales!, somos trabajadores».

La situación empeoró en pocas horas: todo comenzó con una manifestación pacífica, luego, según la reconstrucción inicial, habría habido una especie de asalto para intentar cruzar la frontera, forzando así la entrada a Estados Unidos, pero inmediata fue la reacción de los agentes fronterizos estadounidenses, cerraron el tráfico en todas direcciones, tanto para vehículos como para peatones.

Esta reacción que aparece en línea con la amenaza expresada muchas veces por Donald Trump de cerrar la frontera en caso de necesidad, llegó después de la desmentida de un acuerdo entre los dos países sobre los migrantes, el domingo por la noche, el ministerio del interior de México afirmó que deportaría de inmediato a los migrantes centroamericanos que trataron de violar «violentamente» la frontera y reforzaría su actuación en la frontera.

Kirstjen Nielsen, secretario de seguridad nacional de los EE.UU., confirmó que los agentes norteamericanos continuarán teniendo una presencia «sólida» en la frontera del sudoeste y que procesarán a cualquier persona que dañe propiedades federales o viole la soberanía estadounidense, la «DHS no tolerará este tipo de ilegalidad y no dudará en cerrar los puertos de entrada por razones de seguridad y seguridad pública», finalizó el secretario.

Fuente
BBC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: