AméricaEconomiaEE.UU.InternacionalesPetróleoPolíticaSudaméricaVenezuela

Washington no decide si poner a Venezuela entre terroristas

El gobierno de Trump sustancia la veracidad de las pruebas contra el país sudamericano

El gobierno de Donald Trump está considerando agregar a Venezuela a su lista de países que patrocinan el terrorismo en el último aumento de la presión sobre Caracas, sin embargo, se ha demostrado que esto podría ser difícil, como comentó un funcionario del gobierno que se negó a ser mencionado, las discusiones fueron el resultado de los esfuerzos del senador Marco Rubio, quien desde hace un tiempo ha insistido en que Washington aumente la presión sobre Caracas, a pesar de la evidencia de que este tipo de presión no está funcionando como se esperaba, con el gobierno de Maduro que sigue en pie a pesar de las innumerable sanciones.

Si la Casa Blanca en su terquedad infundada, decide continuar con la inclusión en la lista, que actualmente contiene cuatro países, Siria, Corea del Norte, Irán y Sudán, sólo logrará hacer la vida aún más difícil para los venezolanos que ya sufren de una hiperinflación inducida y la escasez de bienes básicos que ha estimulado el éxodo a los países vecinos, donde se encuentran los productos venezolanos que se contrabandean a Colombia y Brasil.

Si el país se agrega a la lista de patrocinadores del terrorismo, es probable que su población sea una vez más afectada por el conflicto geopolítico, se recrudecerá el bloqueo económico que los EE.UU. aplica contra el país petrolero, que se verá frenado de todo y se añadirán más restricciones financieras a las ya existentes.

Rubio y otros dos senadores republicanos escribieron al secretario de estado Mike Pompeo hace dos meses, instándole a incluir a Venezuela en la lista de patrocinadores del terrorismo porque, según ellos aseveran, había proporcionado fondos a Hezbolá en el Líbano y las FARC en Colombia, aunque para tales acusaciones, sin embargo, ni ellos, ni los senadores proporcionaron pruebas.

The Washington Post, que fue el primero en lanzar la noticia, citó a un experto de la oficina de Washington para América Latina, antiguo compañero David Smilde, argumentando “sospecho que esto se basa en rumores y fuentes de dudosa integridad”.

Washington y Venezuela.
La lista está reservada para los gobiernos acusados de brindar repetidamente «apoyo a actos de terrorismo internacional» e incluye solo a Irán, Corea del Norte, Sudán y Siria.

Washington no quiere que la lista quede en entredicho

Los republicanos han acusado a Venezuela de tener vínculos con organizaciones terroristas, aunque sus propios expertos han minimizado la amenaza y la fuerza de esas conexiones, advirtiendo que una designación que no ofrece evidencia concreta podría debilitar la legitimidad de la lista de los Estados Unidos, de la que ya los críticos afirman que ya se aplica de manera inconsistente.

Reuters por su lado citó a un portavoz del departamento de estado diciendo que el departamento con sede en Washington, “de manera sistemática y continua revisa la información y la inteligencia disponibles, de muchas fuentes, sobre la posible participación estatal en el terrorismo, evaluando toda la información verificada y corroborada en su totalidad”, el funcionario estadounidense, hablando bajo condición de anonimato, aseveró que sería un desafío para la administración Trump proporcionar pruebas concretas y reales que vinculen al gobierno de Maduro con el terrorismo si decide poner a Venezuela en la lista.

Se ha encontrado que los cuatro países actualmente en la lista, Corea del Norte, Irán, Sudán y Siria, «han brindado apoyo en repetidas ocasiones para actos de terrorismo internacional», el gobierno de Trump ha impuesto varias rondas de sanciones contra el gobierno liderado por el socialista Nicolás Maduro desde 2017, acusándolo de socavar la democracia y el 1 de noviembre, Trump firmó una orden ejecutiva dirigida a interrumpir las exportaciones de oro de Venezuela.

El Ministerio de Información de Venezuela no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios, pero el presidente Maduro, quien niega limitar las libertades políticas, ha dicho que es víctima de una «guerra económica» encabezada por Washington.

«Creemos que su presidencia es ilegítima», acotó el funcionario, reiterando el rechazo de Washington del resultado de las elecciones de Venezuela a principios de este año, porque las mismas no le restaron apoyo popular a Maduro y para el que ganó un nuevo período de seis años en mayo, pero sus principales rivales rechazaron la elección y alegaron irregularidades masivas, aunque finalmente todos ellos retiraron sus apelaciones por ser insustanciales.

Fuente
WashingtonPostReuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: