EE.UU.MéxicoPolítica

Trump, López Obrador y el resto de América

¿Cómo podrá ser el encuentro entre estos dos populistas o redentores?

Tanto Andrés Manuel López Obrador como Donald Trump ofrecieron zarandear a las élites políticas y poner a su país primero, pero la verdadera pregunta es: ¿Chocará el populismo del izquierdista con el del mandatario derechista de Estados Unidos? Y es que, aunque los dos mandatarios tienen muchos puntos de encuentro, son en igual medida disimiles, el arrollador triunfo de López Obrador, con más del 53% de los votos, supone una ruptura con el sistema político de México y abre un signo de interrogación sobre el crucial vínculo con el vecino norteamericano, que es su principal socio comercial y en el que habitan 12 millones de mexicanos.

Y es que han pasado muchos meses de complicadas relaciones bilaterales con Trump, que no sólo sigue insistiendo en levantar un muro fronterizo, sino que mantiene una posición dura en temas migratorios, comerciales y de seguridad, y el Peje López, ha ofrecido, a falta de ser un mexicano hecho y con valor, «poner a Trump en su lugar», pero sabidos los resultados de las elecciones, ambos han manifestado que desean entablar una buena relación.

Pero, a pesar de que los dos mandatarios, eligen concentrarse más en la política nacional que en relaciones exteriores, ya que ninguno es especialista en este sector, ambos están obligados a liderar la relación entre sus países, que ha estado muy deteriorada y tendrán que ponerse de acuerdo o enfrentarse, pero con la finalidad de buscar los mejores términos para sus países.

AMLO Trump.
AMLO, llega a la presidencia en su tercer intento y con una agenda de «cambio radical» en sus relaciones con los Estados Unidos, pero se espera que su gestión sea más moderada que su acalorada retórica electoral.

El difícil y complicado desenredo de las relaciones entre México y EE.UU.

Existe la teoría, en la que López Obrador y Trump mantendrán un difícil camino en sus relaciones y para entenderse debido a sus particulares estilos personales y todo lo que los separa ideológicamente, pero otros piensan lo contrario.

Jorge Guajardo, un exdiplomático mexicano asentado en Washington ha mencionado que, «Creo que por cuestiones extrañas encontrarán una manera de trabajar efectivamente», puesto que, «Trump erróneamente va a identificar en López Obrador el mismo fenómeno que lo llevó a él al poder, que apeló al populismo, que es un líder autoritario, de la estirpe que le gustan», aseveró Guajardo.

Una cuestión a favor de el futuro presidente de México es su condición de ser el primer gobernante de izquierda en la historia del país, que por ahora perfila su agenda de política exterior con prioridad en la relación con Norteamérica, pero también desea mantener una estrecha relación comercial con América Latina.

Ya Marcelo Ebrard, el próximo canciller habría vaticinado, que, «para Andrés Manuel es muy importante que la política exterior mexicana respecto a América Latina recupere su importancia», mucho antes de la elección mexicana, el equipo de López Obrador se alineó con la posición negociadora del gobierno de Peña Nieto sobre el TLC y designó un representante para sumarse a las discusiones.

Pero no ha querido determinar a la nación norteña, como su único aliado y es que, según su posición populista, los latinoamericanos, necesitan todo el apoyo posible, sobre todo en el caso de Mesoamérica, donde la debilitada economía, ha causado un éxodo masivo, que ha derivado en un gigantesco problema migratorio entre México y los Estados Unidos.

AMLO, ha manifestado que tiene un equipo de especialistas que se unirán al equipo de negociación del presidente Peña Nieto, antes del final de la transición, para que haya continuidad en el proceso de negociación, previendo cualquier inconveniente como, con los problemas en temas de migración, puesto que López ha declarado que vigilará los derechos humanos de mexicanos que viven en EE.UU. sin papeles y de los centroamericanos que cruzan México rumbo al norte.

México ha mantenido una política esencialmente particular, desde que firmó el tratado de libre comercio de América del norte o TLCAN en 1994, por lo que ha sido acusado de «dar la espalda» a la región, luego de que fue un protagonista en sus procesos de transición política y social en los agitados años 60 a 90, aunque fue el único país que no rompió relaciones diplomáticas con Cuba cuando Estados Unidos presionó a los miembros de la OEA a aislar a ese país, tras la ruptura de ese país con el gobierno insular en 1959.

Y también, dio asilo a miles de personas procedentes de América del sur durante la era de las dictaduras militares y patrocinó iniciativas claves como «el grupo Contadora», que permitió promover la pacificación de América Central entre otros se puede destacar más recientemente, los acuerdos de paz entre la guerrilla y el gobierno de El Salvador que fueron suscritos en el Castillo de Chapultepec, de la Ciudad de México, el 16 de enero de 1992, y algunas rondas de negociaciones de paz de la oposición armada y autoridades gubernamentales de Centroamérica se efectuaron en este país.

Héctor Vasconcelos, ha señalado que el triunfo de López Obrador «podría ser una oportunidad histórica para rediseñar el mapa político de todo el continente». Vasconcelos, manifestó que «es preciso rehacer y estrechar nuestros vínculos con este vasto conjunto de países y especialmente con los de América Latina», esto entre otros casos ha visto una esperanza en otros gobiernos populistas de América, como Nicaragua, Cuba, Venezuela o Bolivia.

Pes la victoria de AMLO fue vista como «una clara señal de que la izquierda continúa siendo una opción política en América Latina», según Eduardo Navarrete, ex embajador en China, y esta opción ha sido aplaudida por los ex presidentes Rafael Correa, Dilma Rousseff y Cristina Fernández de Kirchner, que, junto a otros, estimaron que el futuro presidente representa una «esperanza» no sólo para México, sino para la región.

Fuente
El Sol de Méico

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: