AméricaCentroaméricaCorrupciónEconomiaEE.UU.InternacionalesNicaraguaPolíticaSucesos

Trump impone sanciones contra Rosario Murillo

La vicepresidenta de Nicaragua y esposa de Daniel Ortega está acusada por corrupción

El presidente norteamericano Donald Trump ha impuesto sanciones a la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, la esposa del presidente Daniel Ortega, acusandola de corrupción y graves abusos contra los derechos humanos, el país del norte cree que ella tuvo influencia sobre una organización juvenil que, según los Estados Unidos, cometió asesinatos extrajudiciales, torturas y secuestros.

La nueva táctica del gobierno norteamericano, es un reflejo de la política de estado que se ha aplicado en Venezuela, que luego de incitar y financiar movimientos de protesta, que no finalizan con la dimisión del presidente, si dejan muchos heridos y fallecidos en enfrentamientos, recurren a la opción dos, que como ocurrió ya en Venezuela, es la de comenzar a sancionar al país para asfixiarlo económicamente.

Los funcionarios norteamericanos, también se impusieron sanciones al asesor de seguridad de la pareja presidencial, Murillo ha gobernado Nicaragua conjuntamente con Ortega por más de una década y está supuestamente acusada de controlar a la policía y al ala juvenil del frente sandinista de liberación que gobierna.

El martes, el departamento de tesoro de los Estados Unidos anunció, que estaba usando una nueva orden ejecutiva emitida por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para castigar a Murillo, acusándola de socavar la democracia de Nicaragua, sin prueba alguna.

Mientras tanto, su ayudante, y el asesor de seguridad del presidente, Néstor Moncada Lau, fueron acusados ​​de cumplir órdenes, supuestamente, pagando a grupos armados para que atacaran a manifestantes durante meses de disturbios no gubernamentales a principios de este año.

Las sanciones prohibirán a los individuos, bancos y otras entidades de los EE.UU., que realicen transacciones con la vicepresidenta, pero también han incluido a su pareja, que tendrán congelados los activos que estén bajo la jurisdicción norteamericana.

Murillo Sanciones.
Ortega y Murillo siempre han habado de actuar por «el deber de defender la seguridad y la paz» de todos los nicaragüenses, incluido «el derecho de las personas, vehículos y mercancías a moverse libremente por todo el territorio».

Trump repite el guión de sanciones que ya está habido de aplicar a sus detractores

Antes, la administración Trump había sancionado a cuatro funcionarios cercanos a la pareja presidencial de Nicaragua: Roberto Rivas, expresidente del poder electoral; Fidel Moreno, fiel escudero de Murillo; Francisco Díaz, jefe de la policía nacional; y Francisco López Centeno, tesorero del partido sandinista.

Steven Mnuchin, secretario del tesoro, remarcó que las sanciones contra la vicepresidenta Murillo son parte del compromiso del gobierno de Trump para “responsabilizar al régimen de Ortega por las protestas violentas y la corrupción generalizada que han llevado a la muerte de cientos de nicaragüenses inocentes”.

“La vicepresidenta Murillo y sus operadores políticos buscaron sistemáticamente desmantelar las instituciones democráticas y saquear la riqueza de Nicaragua para consolidar su control sobre el poder”, insistió Mnuchin.

Nicaragua ha pasado por una gran agitación este año, desde abril, cuando manifestantes en contra del gobierno exigieron que el presidente socialista y líder de movimiento sandinista Daniel Ortega, renunciara a las reformas de pensiones impopulares, pero, aunque tales reformas nunca llegaron a cristalizarse y fueron derogadas, las protestas continuaron sin razón aparente.

Más tarde, en julio, Ortega y Murillo realizaron un llamamiento, a pacificar y volver a la normalidad, en unas mesas de negociación presididas por la iglesia, pero los manifestantes, sin embargo, se negaron a negociar y Ortega contestó enviando a las fuerzas de seguridad.

Durante os desmanes provocados por os cierres de vías, saqueos desbocados, ataques a edificios púbicos, ataques a medios de comunicación y el uso excesivo de la fuerza, cientos fueron asesinados en el espacio de pocas semanas.

A principios de este mes, el activista opositor Félix Maradiaga comentó a la BBC, que los derechos humanos en Nicaragua estaban en la «crisis más grave en generaciones», Maradiaga obvió, los años de la dictadura militar y que las manifestaciones que se realizaron durante abril, no tuvieron motivo aparente, incluso que el origen del descontento, nunca existió.

Maradiaga se vio obligado a huir de su país en julio, hacia los Estados Unidos, luego de que los planes de derrocar a Daniel Ortega con un golpe civil no funcionaron y al perder el interés de los medios noticiosos internacionales y del gobierno de Trump, ya en norteamérica, pasó a formar parte de los autoexiliados que hacen vida política desde la Florida.

Fuente
Univisión

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: