Ciencia y SaludCulturaEconomiaGenteInternacionalesReligiónSucesos

Sopa de pollo contra el resfriado

Son cuentos de viejas o realmente los remedios caseros funcionan

Hay pocas experiencias tan universales como la del resfriado y con, alrededor de 200 virus que lo causan, parece que hay casi tantos remedios caseros para combatirlo, pero en realidad estos remedios tienen alguna base científica comprobada; en el núcleo de cualquier remedio casero está la idea de que refuerza nuestro sistema inmunológico, además de dar la sensación placentera que trae el alivio.

Cuando un virus ingresa a nuestro cuerpo, se enfrenta a dos sistemas de defensa: el sistema inmunitario innato que intenta eliminar las células invasoras; y el sistema adaptativo se enfoca en patógenos específicos con los que el cuerpo ya ha tenido contacto y crea células de memoria de otros nuevos, así que el cuerpo puede luchar contra ellos si regresan.

Esta es la razón por la que tendemos a contraer rubeola o paperas solo una vez, mientras que el resfriado común, que cambia su apariencia a medida que pasa de una persona a otra, confundiendo nuestras células de memoria, es algo que podemos experimentar docenas de veces, es bien sabido que tanto los hábitos de vida como la dieta afectan la fortaleza de nuestro sistema inmunológico.

Pero debido a que el sistema inmunológico solo se ve afectado cuando tenemos una deficiencia de vitaminas o minerales, complementar nuestras dietas con los llamados alimentos para combatir el resfriado, hará poca diferencia si ya tenemos una dieta relativamente buena, afirma Charles Bangham, jefe de la división de enfermedades infecciosas en el Imperial College de Londres.

“Solo si te falta un nutriente vital, como vitamina, zinc o hierro, será muy útil complementar ese elemento en particular, pero si comes una dieta balanceada, agregar más de estas cosas no hace que el sistema inmunológico sea más eficiente», añade el especialista.

Porque la solución suplementaria en teoría no afecta al virus, aun así, los estudios que investigan las curas para el resfriado común han descubierto que pueden marcar la diferencia, la gran mayoría de estos estudios se concentran en los suplementos, en lugar de los alimentos; de hecho, no se han realizado investigaciones confiables sobre si una cura popular como la sopa de pollo realmente hace una diferencia.

Resfriado Común.
Para la mayoría de nosotros con sistemas inmunológicos saludables, podemos hacer poco más que confiar en el poder de los placebos para superar a los resfriados, aunque usar algunos suplementos como la sopa de polo también puede ayudar.

Un remedio casero puede ser más poderoso contra el resfriado que un suplemento

Pero un suplemento que puede ayudar es el remedio casero popular del ajo, ya que, en un estudio pequeño, a 146 adultos sanos se les administró un placebo o un suplemento diario de ajo durante 12 semanas durante el invierno, el grupo de placebo contrajo 65 resfriados, lo que resultó en 366 días de enfermedad, mientras que los que tenían suplementos de ajo solo contrajeron 24 resfriados, con 111 días de enfermedad entre ellos.

Otro suplemento que muchas personas utilizan cuando sienten síntomas de resfriado es la vitamina C, que algunas investigaciones sugieren que también puede ayudar, aunque no tanto como se podría pensar; una revisión que analizó 29 estudios sobre los suplementos de vitamina C no encontró que los suplementos reduzcan en gran medida el riesgo de resfriarse, o que alivien los síntomas, pero sí encontró que los niños vieron una reducción del 14% en la duración de sus resfriados; En adultos, la reducción fue del 8% y los investigadores concluyeron que dado que los suplementos son de bajo riesgo, puede valer la pena intentarlos para ver si pueden ayudar.

El jugo de naranja puede ser menos útil: no hay pruebas sólidas de que el jugo de naranja ayude a prevenir los resfriados, alivie los síntomas o reduzca la duración del resfriado, esto se debe a que no contiene dosis suficientemente altas de vitamina C para tener el mismo impacto que los suplementos diarios, afirma Harri Hemilä, investigadora de salud pública de la universidad de Helsinki y autora de la revisión de los suplementos de vitamina C, una pequeña botella estándar de jugo de naranja fresco tiene alrededor de 72 mg de vitamina C, según el departamento de agricultura de EE.UU., Mms del mínimo diario recomendado de 40 mg, pero aún menos que muchos suplementos.

Luego está el zinc, una revisión que examinó la efectividad de las pastillas diarias de acetato de zinc en el resfriado común encontró que acortaban la duración de la secreción y obstruían las narices en alrededor de un tercio, además de un 22% menos de estornudos y casi la mitad de la tos, este estudio concluyó que, si se iniciaba dentro de las 24 horas de los primeros síntomas, 80 mg de pastillas diarias de acetato de zinc podrían ayudar a tratar el resfriado común.

Aun así, una complicación es que los investigadores no han tendido a ver, es si las personas eran deficientes en algo como la vitamina C o el zinc antes de comenzar un régimen, por lo tanto, cualquier beneficio para combatir el resfriado podría deberse al hecho de que, al tomar un suplemento, algunos participantes corrigieron una deficiencia, en lugar de que el suplemento fuera importante para las personas que ya estaban sanas, otra complicación es el poder del placebo, por supuesto, muchos estudios, como el de los suplementos de ajo, controlan con un grupo que solo usa placebo, por lo que el efecto de estos no se reduce solo al placebo.

Pero si juramos que algo por lo que hay evidencia científica limitada o nula, como la sopa de pollo o el jugo de naranja, realmente nos cura, es posible que se trate de un placebo, pero se ha encontrado que los placebos son efectivos para aliviar muchos síntomas, desde el dolor hasta el síndrome del intestino irritable, aunque las razones por las cuales o hacen, aún no se conocen completamente y ya sea para la vitamina C o la sopa de pollo, el efecto placebo solo podría ayudarnos a superar un resfriado.

Un estudio encontró que las personas que creían en las supuestas propiedades de lucha contra el resfriado, del remedio a base de hierbas de la equinácea experimentaban resfriados más leves y más cortos cuando tomaban dosis diarias, en comparación con aquellos que no creían en ella, los estudios anteriores en los que los participantes no sabían que estaban recibiendo equinácea no mejoraron los síntomas del resfriado.

Los estudios demuestran que el poder de la píldora placebo proviene de una relación de confianza entre los pacientes y los profesionales de la salud, una persona que se preocupa y puede ofrecer tratamientos con confianza, esto es algo de lo que hacen los padres cuando somos jóvenes, es la naturaleza de la relación es importante, en lugar de quién es esa persona, además de amigos y familiares de confianza, el efecto placebo también podría reforzarse por la forma en que han ayudado a algunas personas.

Fuente
MuyInteresanteNCBICochraneLibrary

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: