AméricaAsiaCiencia y SaludEuropaInternacionalesOceanía

Se devela cifra récord de obesidad infantil

La obesidad parece ser una constante entre los niños de los países industrializados

Más del 60% de los niños cursantes de su último año de escuela están clasificados con obesidad a diferencia de su primer año de primaria, según se ha publicado en cifras de Public Health England, parte del departamento de salud y atención social que mide a niños de cuatro y cinco años, y niños de 10 y 11 años en Inglaterra, pero esta cifra no sólo se circunscribe al país desarrollado, ya que la OMS estima que hay unos 43 millones de menores de cinco años obesos o con sobrepeso y para este año, por primera vez, incluyeron la categoría «severamente obesos.

Para los adultos, el peso saludable se determina usando el índice de masa corporal o IMC, un cálculo basado en su altura y peso, si tiene más de un 0.2% del peso fijo para su altura, se lo considerará obeso, pero para los niños menores de 18 años, no aplica, porque todavía están creciendo, su IMC se compara con una muestra de alturas y pesos de otros niños de su edad y sexo, para determinar dónde se los compara con un niño típico.

Utilizan estas mediciones de varias décadas atrás en parte para crear un punto fijo de comparación, de modo que mientras que la población en general se vuelve más pesada, el umbral de lo que consideramos saludable no se incrementa.

La muestra representativa de niños y jóvenes que se tomó para calcular un rango típico de pesos en cada edad, se dividieron los pesos en 100 bandas iguales o «percentiles» y se aplicó a que cualquier niño en el percentil 95 de pesos o superior se consideraría obeso y aquellos con mediciones superiores al 99.6% son «severamente obesos».

Obesidad Infantil.
Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Niños muy gordos no es un indicio de salud y economía emergente

Pero ya se sabe el año pasado, cerca de 60 mil niños al final de la escuela primaria sólo en Inglaterra y Gales eran obesos, de los cuales 22 mil fueron clasificados como «severamente obesos», Lo que es más difícil de saber es si ese es un punto de corte justo en el que esos niños deberían ser considerados obesos y considerados en riesgo de tener problemas de salud.

El pediatra Dr. Max Davie dice: «Nadie cree que sea la mejor o una medida perfecta, pero se correlaciona con los resultados de salud negativos asociados con la obesidad», los niños con un IMC en la región del 90% y más tienen un mayor riesgo de daño y, en promedio, cuanto más alto sube la escala, mayor es el riesgo de mala salud.

El Dr. Davie dice que, aunque los puntos de corte del 95% y del 98% para la obesidad son algo arbitrarios, todavía sirven como una herramienta útil, puede que no sea la medida perfecta de cuando un niño en particular corre el riesgo de tener problemas de salud, pero ofrece una manera de comparar poblaciones a lo largo del tiempo y en varios píses.

Los niveles de obesidad infantil se han mantenido bastante estables en los últimos años, pero el nuevo análisis muestra que la obesidad severa ha tenido una tendencia ascendente en la última década en ciudades grandes en incluso, en poblaciones de países no desarrollados, donde la poca posibilidad de adquirir alimentos es patente.

Las áreas más desfavorecidas tienen una tasa mucho más alta de niños con sobrepeso y obesos, en comparación con las áreas más acomodadas o con economías más estables, esta disparidad está ocurriendo a un ritmo más rápido en los que abandonan la escuela en el año 6 que en la edad de la recepción, sin embargo, las cifras muestran una tendencia a la baja de la edad de recepción de los niños con sobrepeso y obesidad.

El sobrepeso y la obesidad, no sólo es una enfermedad causada por la ingesta desproporcionada, sino que representa un problema de base mucho mayor, en el que la poca capacidad de adquisición de alimentos seguros o nutrientes requeridos es la principal actora, ya que no está implícita en la ingesta, pues niños de sectores empobrecidos aunque son alimentados, no lo hacen con alimentos nutritivos, sino con alimentos que sacien su hambre, lo que conlleva a la desnutrición crónica y acumulación de grasa y carbohidratos y no de nutrientes o proteínas en su cuerpo.

La Dra. Alison Tedstone, nutricionista principal de Public Health England, dijo que las tendencias eran «extremadamente preocupantes y han tardado décadas en gestarse, invertirlas no sucederá de la noche a la mañana», Ella manifestó que «se necesitan medidas audaces para enfrentar esta amenaza a la salud de nuestros niños», ya el departamento de salud anunció recientemente la segunda fase de su plan de obesidad infantil para ayudar a reducir a la mitad la obesidad infantil para el año 2030.

Como parte de eso, los dulces y bocadillos altos en grasa serán prohibidos en las cajas de los supermercados, y ya se ha hecho tendencia a nivel mundial, la imposición de aranceles sobre la azúcar y otros productos, además de que habrá restricciones más rigurosas sobre los anuncios de comida chatarra en la televisión a nivel mundial.

La OMS ya ha afirmado que «es muy preocupante que el número de niños con un peso que se clasifica como severamente obeso ahora está en su punto más alto. Los niños con obesidad tienen cinco veces más probabilidades de tener obesidad como adultos, poniéndolos en riesgo de enfermedades, incluyendo el tipo 2 diabetes, cáncer, enfermedad cardíaca y hepática, así como las afecciones de salud mental asociadas «, pues “la obesidad es completamente prevenible, por lo que estos nuevos datos deberían ser el trampolín que necesita el gobierno para poner en práctica estas políticas y comenzar a cambiar vidas».

Fuente
OMS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: