AméricaCentroaméricaCiencia y SaludCorrupciónMéxicoPolíticaSucesos

Se buscan muertos, tumbas y desaparecidos

Familias de las víctimas de la violencia no desmayan en la búsqueda de sus interfectos

No se trata del milenario festival de los muertos de noviembre, donde se le rinde honor a los que se han marchado; y aunque no se trata de un festival, si se trata de el honor de las familias de los desaparecidos de México, que están buscando fosas comunes ocultas a medida que la escalada de violencia de los cárteles pone al país en el buen camino en el que verán la mayor tasa de asesinatos y la mayor tasa de desapariciones desde que comenzaron los registros.

De acuerdo con las estadísticas del gobierno, en el año 2017 murieron 28 mil 689 personas en México y ese es el número más alto jamás registrado, y 2018 está marcando un ritmo para ser aún más mortal, de estos al menos 36 mil 265 personas adicionales en este país simplemente han desaparecido.

Conocidos como desaparecidos, o «los desaparecidos», algunos son secuestrados, otros atrapados en el fuego cruzado de la violencia relacionada con el cartel que impregna a la sociedad mexicana y muchos se presumen muertos, pero sin cuerpos, por lo cual sus familias se quedan sin respuestas.

El colectivo familias unidas por Nayarit, es un pequeño grupo con sede en el estado mexicano occidental del mismo nombre, en el que cada miembro ha perdido a alguien, se reúnen dos veces por semana para buscar los sitios de entierro, María es una de las cinco personas reunidas fuera de la oficina en la capital del estado, Tepic, que sirve como punto de encuentro, han recibido un consejo sobre una posible tumba fuera de la ciudad.

Muchos como María están buscando los restos de sus familiares, en el caso de esta última, su hijo, a quien vio ser levantado de la calle y arrojado a una camioneta blanca a principios de este año, en el momento, ella corrió hacia él, pero cuando llegó a donde él estaba parado, ya era demasiado tarde, “se lo habían llevado, estaba en una camioneta a una calle de distancia», recuerda «al igual que tengo a mi hijo, otros tienen a sus hijos, a sus hermanos, a sus esposos, a sus padres, hay todo tipo de personas, por eso estamos aquí: para buscar».

La desaparición masiva en 2014 de 43 maestros estudiantes en el estado de Guerrero causó un aumento en los colectivos de búsqueda en todo el país, ese específico caso, se convirtió en un símbolo del problema generalizado, y pocos días después de asumir el cargo, el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la creación de una «comisión de la verdad» para investigar.

Búsqueda de Muertos.
Los escalofriantes hallazgos se producen en medio de una escalada de violencia en el estado de Guerrero, donde la vigilancia ha aumentado y algunos los ciudadanos se encargan de la búsqueda con sus propias manos.

El terreno está lleno de muertos del narcotráfico, la corrupción y cualquier otro equivocado

Ahora, hay más de 60 grupos a nivel nacional que buscan tumbas ocultas, todos compuestos por miembros de la familia de los desaparecidos, pero el reciente aumento de la violencia en el oeste de México se ha atribuido en gran medida a la fractura de los cárteles previamente estables, el occidente de México estaba predominantemente controlado por el poderoso cartel de Sinaloa, dirigido por el ya conscripto Joaquín “el Chapo” Guzmán, hasta que su brazo armado se rompió en 2011.

Luego de la fractura del cartel, se formó una pandilla rival, Jalisco nueva Generación, esa división, y las luchas de poder que siguieron, han sido culpadas por el aumento en el número de muertos, «el problema en este momento es que tenemos un número inusual de homicidios relacionados con el crimen organizado», explica Juan Carlos Huerta Vázquez, quien informa para el periódico mexicano El Financiero.

Jalisco NG, tiene su sede en el estado de Jalisco, al lado de Nayarit y es donde se encuentra Guadalajara, la segunda ciudad de México, «no son responsables de todas las desapariciones en la región, pero son responsables de una buena parte de ellas», afirma Vázquez, cuando los carteles matan personas, a menudo entierran los cuerpos en tumbas ocultas, o fosas clandestinas.

Cerca de 2 mil de estas tumbas, que generalmente contienen múltiples cadáveres, fueron descubiertas en todo México entre 2006 y 2016, según datos publicados por un proyecto llamado “a dónde van los desaparecidos, pero las autoridades en México no los buscan constantemente y sólo cuando se descubren, en casas, campos o bosques, a menudo los vecinos notan el olor de los cuerpos en descomposición o grupos de búsqueda de base como el colectivo.

En los alrededores de Guadalajara, se han encontrado docenas de cadáveres en edificios abandonados en los últimos meses, lo que se suma al creciente número de cadáveres; en septiembre, la morgue de la ciudad estaba completamente llena, por lo que los trabajadores colocaron 273 cuerpos en un camión refrigerado, que luego fue conducido y estacionado en varios lugares, en un momento, se quedó detrás de una calle de casas en el suburbio de Tlajomulco.

«El camión estaba sangrando», afirma Terrence Aruglu, quien vive en el área «la puerta estaba cerrada con candado y había sangre corriendo», más tarde se encontró otro camión que contenía los restos de 49 personas, Luis Octavio Cotero, el director de la morgue en el momento que fue despedido tras el escándalo, dijo que el incidente era parte de un problema mayor, «siguieron siendo más cuerpos», comentó en el momento, «¿Qué íbamos a hacer?»

Vázquez, el periodista mexicano, se refirió al camión como un reflejo de «la enorme cantidad de muertos en los últimos dos años… Se suponía que el año pasado sería el más violento, pero este año ya lo superó, nadie entiende el dolor que estamos viviendo»; la camioneta roja del Colectivo se detiene al lado de un campo de caña de azúcar, donde se les ha dicho que se puede ubicar una tumba y todos ellos se preparan a buscar.

Las hojas de la caña de azúcar miden más de tres metros de altura, están densamente empacadas y son afiladas, pero María se abre paso a través de ellas, los cuerpos, afirma, suelen ser enterrados a unos pocos metros, con un palo de metal en forma de T en su mano, cuando encuentra un terreno que parece aplanado, empuja el extremo recto hacia la tierra, luego lo levanta y huele el suelo pegado a la punta, si ha encontrado una tumba, olerá como restos en descomposición.

Es un trabajo espantoso, pero María dice que le da un sentido de propósito y la ayuda a lidiar con su pérdida, «nos sentimos como una familia, porque nadie entiende el dolor que estamos viviendo», no hay ninguna tumba en su sección de la caña de azúcar, por lo que María va y se une a los otros miembros del grupo, esperando continuar su búsqueda en otra parte del campo, todos están sosteniendo postes de metal, una vez que ella toma su lugar al lado de ellos, juntos avanzan hacia las hojas afiladas.

Fuente
CBS

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: