AméricaCiencia y SaludCuriosidadesEconomiaEE.UU.EuropaGenteInternacionalesMedio AmbientePetróleoTecnologia

Ropa con tela biodegradable que han cultivado

Para combatir los efectos negativos de lo sintético, científicos buscan métodos más naturales

Cuando una prenda de vestir se desgasta o pasa de moda, a menudo se tira a la basura, por lo que la ropa constituyó el 9% de todos los residuos sólidos municipales producidos en 2014, según la agencia de protección ambiental y el impacto de lo que usamos va mucho más allá de los vertederos obstruidos, pues la comisión europea, también ha vinculado las prácticas modernas de la industria del vestido, a menudo descritas como «moda rápida», debido a la velocidad y el volumen de producción y comercialización de las prendas, a un alto consumo de energía y agua, emisiones significativas de gases de efecto invernadero y contaminación del agua.

Ahora, un pequeño pero creciente grupo de innovadores está recurriendo al genio de la naturaleza en un intento de poner el derroche y la contaminación en la industria de la indumentaria fuera de moda, justo en la fuente: están usando organismos vivos para producir piezas biodegradable, creando materiales amigables en el laboratorio, e incluso están produciendo algunos artículos casi completos sin la necesidad de ensamblaje en fábrica.

Muchas de las prendas actuales están tejidas con hilos de acrílico, nylon o poliéster a base de plástico, cortadas y cosidas en fábricas, todos estos materiales son químicamente producidos y no biodegradables, pero estos investigadores piensan que algunas de las prendas del futuro podrían provenir de la bioingeniería, es decir, hechas de bacterias vivas, algas, levaduras, células animales u hongos, que se descompondrían en sustancias no tóxicas cuando eventualmente se descarten.

“Dichos métodos podrían reducir el desperdicio y la contaminación”, comenta Theanne Schiros, profesora asistente en el departamento de matemáticas y ciencias en Fashion Institute of Technology, FIT, en la ciudad de Nueva York, “además de ser biodegradable, otro beneficio importante”, explica, “es que muchos de los organismos involucrados se pueden cultivar para adaptarse a moldes, produciendo la cantidad precisa de materia textil necesaria para crear una prenda de vestir sin generar exceso de material para desechar”, «en la ciencia de los materiales, ahora estamos encontrando más inspiración en la naturaleza», afirma, Schiros, «miras a la naturaleza para generar rápidamente organismos que son abundantes».

El organismo de elección de Schiros son las algas, con estos, un equipo de estudiantes y profesores de FIT han creado una fibra de hilo que se puede teñir con pigmentos no químicos como conchas de insectos triturados y tejidos en prendas de vestir, hay tres pasos en la fabricación de hilados a base de algas, asevera Schirós: Primero, un azúcar llamado alginato se deriva de las algas marinas multicelulares, que se pulveriza y a continuación, el polvo de alginato se convierte en un gel a base de agua, al cual se agrega el color a base de plantas como el jugo de zanahoria y finalmente, el gel se extruye en hebras largas de fibra que se pueden tejer en una tela.

Schirós dice que sus experimentos muestran que el tejido a base de algas tiene una promesa considerable como material comercializable de ropa de bioingeniería porque es fuerte y flexible, dos propiedades esenciales para la indumentaria del mercado masivo, los científicos de materiales en China han notado que las fibras basadas en algas son naturalmente resistentes al fuego, reduciendo potencialmente la necesidad de agregar retardantes de llama tóxicos a la ropa, incluso, el alga se biodegrada más rápido que el algodón, la fibra natural para la ropa más común, y al crecer no requiere pesticidas ni grandes extensiones de tierra.

Schiros usó su fibra para tejer prendas, incluida una camiseta sin mangas que llevaba puesta, mientras hacía un TED Talk sobre moda sostenible este año, después de ganar en 2016 el BioDesign Challengepor su trabajo con los textiles a base de algas con su colega del FIT, Asta Skocir, fundaron una empresa llamada Algiknit, que pretende algún día producir indumentaria a base de algas a escala comercial.

Tela Biodegradable.
Los investigadores que los promocionan dicen que es solo una cuestión de tiempo antes de que tales innovaciones se desplieguen de alguna forma para los mercados de consumo.

Fibras biodegradables, tintes naturales y no alergénicos

Schiros también exploró el uso de bacterias para cultivar materiales de vestir; en 2017, algunos de sus alumnos cultivaron un par de mocasines tamaño bebé a partir de bacterias líquidas, hongos y desechos compostables, las bacterias se convirtieron en una estera fibrosa de «biopiel» que eventualmente llenó un molde en forma de zapato para formar un pedazo completo de calzado, que los estudiantes cosieron con fibras extraídas de las tapas de piña desechadas obtenidas de un batido comprado en la calle, más tarde hicieron tintes a partir de semillas de aguacate y hojas de añil para colorear los zapatos, y semillas de zanahoria incrustadas en ellos antes de secarlos.

Según los investigadores, «este método elimina el desperdicio justo en la fase de producción», también reduce los desechos textiles, su creación debutó en el Biodesign Challenge Summit del año pasado, una competencia de bioingeniería para estudiantes universitarios celebrada en el MoMA, el museo de arte moderno de la ciudad de Nueva York.

Otro problema ambiental de moda rápida que la bioingeniería podría abordar es el de los tintes, dice Schirós, la muerte de textiles comerciales utiliza aproximadamente 3 mil 500 productos químicos fabricados por el hombre, incluidas las sustancias a base de plomo y petróleo, según la agencia Sueca de Productos Químicos, de estos, la agencia pudo detectar 2 mil 400 en productos de ropa terminados, el 5% de los productos químicos encontrados son potencialmente peligrosos para el medio ambiente y el 10% encontrados en la ropa acabada pueden dañar la salud humana, alerta la agencia.

Hacer que estos agentes colorantes se adhieran al tejido también implica a menudo el uso de disolventes venenosos, agentes de fijación, sales y grandes cantidades de agua, los animales de laboratorio expuestos a algunos de estos colorantes muestran efectos adversos para la salud, incluidas reacciones alérgicas, así como problemas reproductivos y de crecimiento.

Pero siguen existiendo desafíos importantes al usar tales técnicas para reemplazar tanto los tejidos con fibras artificiales no biodegradables como los colorantes hechos a partir de productos químicos problemáticos, pues producir materiales con bioingeniería lo suficientemente duraderos como para resistir el desgaste normal es un gran obstáculo, y estos investigadores han intentado superar esto tratando algunos de sus textiles con técnicas de preservación autóctonas, como broncearse con humo en lugar de productos químicos, que, según dice, le otorgan resistencia al agua.

Fuente
MRI.PSU

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: