AméricaEE.UU.InternacionalesMedio OrientePetróleoPolíticaSucesos

¿Retirará Trump, las fuerzas de ocupación en Afganistán?

El pentágono ya emitió la orden de retirada, sólo falta que se haga realidad

El presidente Donald Trump le ordenó al ejército estadounidense que retire a la mitad de sus 14 mil soldados de Afganistán, comentan los funcionarios, el Pentágono está desarrollando planes para retirar las tropas, lo que marca un cambio brusco en la política de la administración de Trump dirigida a obligar a los talibanes a la mesa de paz después de más de 17 años de guerra, según funcionarios estadounidenses.

El funcionario comenta que las tropas podrían estar fuera en el verano, pero no se ha tomado una decisión final, otro funcionario, hablando bajo condición de anonimato, afirmó que se había tomado una decisión y que se habían dado órdenes verbales para comenzar a planificar el retiro, y que se estaban discutiendo los plazos, pero podría suceder en semanas o meses.

El miércoles, Trump rechazó a los principales asesores y decidió retirar a todas las tropas estadounidenses de Siria, una decisión que contribuyó a que el secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, renunciara abruptamente el jueves debido a importantes diferencias políticas con el presidente.

Trump tomó la decisión de retirarse en Afganistán y retirarse de Siria al mismo tiempo, a historia de la ocupación del ejército norteamericano en Afganistán comenzó cuando los talibanes, que controlaban el país, se negaron a entregar al líder de al-Qaeda, Osama bin Laden, quien se había atribuido la responsabilidad del ataque, el presidente George W. Bush inició una operación militar para encontrar a Bin Laden y sacar al poder a los talibanes.

Las fuerzas especiales de los Estados Unidos finalmente encontraron y mataron a Bin Laden en Pakistán en 2011 y las operaciones de combate dirigidas por Estados Unidos contra el grupo en Afganistán finalizaron oficialmente en 2014.

Pero en los años transcurridos desde entonces, el poder y el alcance de los talibanes se han disparado, y las tropas estadounidenses se han mantenido en el suelo en un esfuerzo por estabilizar el país, lo que no han logrado de ninguna manera.

Afganistán.
Antes de su elección, Trump abogó repetidamente públicamente por abandonar Afganistán, pero el año pasado indicó que mantendría las botas en el suelo por tiempo indefinido para evitar el colapso del país en medio de un resurgimiento talibán.

Afganistán es una piedra en el zapato de Trump

En septiembre de 2017, Trump anunció que los enviarían 3 mil tropas adicionales al país, lo que fue un claro cambio de su retórica anterior, pero el mandatario ha presionado durante mucho tiempo para sacar a las tropas de Afganistán, pero Mattis y otros lo persuadieron de mantenerlos allí para presionar a los talibanes y luchar contra una insurgencia obstinada del Estado Islámico.

Las autoridades dicen que el último impulso a la retirada de la Casa Blanca fue otro factor clave en la decisión de Mattis de renunciar el jueves, los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato para discutir las deliberaciones internas.

No está claro cómo los Estados Unidos con menos de 9 mil fuerzas en Afganistán podrán cumplir con el conjunto completo de misiones en curso, incluso entrenar a las fuerzas afganas, asesorarlas en el campo y librar una campaña aérea contra los talibanes y otros grupos militantes, en cambio, es casi seguro que tendrían que limitar sus misiones, algo que podría brindar una oportunidad para que un talibán resurgente expanda sus ofensivas en todo Afganistán.

Mattis había abogado por mantener una fuerte presencia militar estadounidense en Afganistán para reforzar los esfuerzos diplomáticos de paz, Él renunció poco después de que los funcionarios estadounidenses plantearon la posibilidad de que Trump ordenara el retiro, la decisión sobre Siria ha desconcertado a los aliados norteamericano y ha provocado una reacción severa de parte de los republicanos de Trump en el Congreso.

El Pentágono se negó a comentar sobre Afganistán y Garrett Marquis, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, expresó que la Casa Blanca no comentará ‘sobre futuros desarrollos estratégicos”, los Estados Unidos iniciaron una guerra en Afganistán en 2001 a raíz de los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra el World Trade Center y el Pentágono, en busca de expulsar a los militantes talibanes que albergaban al militante de origen saudí Osama bin Laden, quien dirigió los planes para llevar fuera de los ataques.

Los funcionarios estadounidenses están actualmente en conversaciones con los talibanes, que ahora controlan una gran cantidad de territorio, la insurgencia talibán ha fortalecido su control en los últimos tres años, con el gobierno de Kabul controlando solo el 56% de Afganistán, frente al 72% en 2015, mostró un informe del gobierno estadounidense.

Trump, en privado, se ha quejado acerca de la participación militar en Afganistán, y le dijo a un aliado tan recientemente como las palabras del miércoles en el sentido de «¿Qué estamos haciendo allí? Hemos estado allí todos estos años”, la fuente, que pidió no ser identificada, aseveró que parecía que el presidente «ha perdido toda la paciencia» con la presencia militar estadounidense en Afganistán.

Más de 2 mil 400 soldados estadounidenses han muerto en la guerra de 17 años en Afganistán, y los funcionarios del Pentágono han advertido repetidamente que una salida precipitada permitiría a los militantes desarrollar nuevos planes en América.

Fuente
BBC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: