EE.UU.Política

Reforma migratoria de EE.UU. es detenida por el congreso

La cámara de representantes de mayoría demócrata ha deshecho la reforma apoyada por Trump

El tan anhelado proyecto de ley de reforma migratoria que Donald Trump ha propuesto ante la cámara de diputados de mayoría republicana y que ha enarbolado como solución a los problemas migratorios de los Estados Unidos, se hundió este miércoles en la cámara de representantes del congreso norteamericano, como retaliación de los conservadores a los esfuerzos del presidente Donald Trump para resolver una crisis fronteriza marcada por la separación de las familias de migrantes.

La bancada republicana de la cámara baja naufragaron de nuevo ayer en aprobar una ley migratoria con la que pretendían dar un camino a la ciudadanía a casi 2 millones de jóvenes indocumentados e igualmente reducir la inmigración legal y dotar de financiación a la construcción del muro fronterizo con México.

Reforma migratoria
Gestiones realizadas por la cúpula partidista solo han demostrado cuán dividido está el partido oficialista en torno a ese tema.

No todos los acuerdos tienen que ser para siempre, ni todas las alianzas son eternas

El mandatario norteamericano, que se había comunicado vía telefónica durante la jornada con los líderes del mayoritario partido republicano para garantizar la posición de la bancada, no logró sino, 121 votos a favor, contra 301 en contra.

Los republicanos se mantuvieron inoperantes al tratar de proponer un texto legislativo que induzca tanto a sus afines como a la bancada de los demócratas para solucionar el problema de los jóvenes indocumentados, detener la separación familiar y, en fin, fortalecer la seguridad fronteriza.

Los demócratas votaron al unísono en contra, pero la suerte del proyecto quedó sellada con la división insalvable entre los congresistas conservadores contrariamente a los arrojos de la administración de Trump.

El proyecto de ley que fue considerado la semana pasada un tenor de aprobación entre los dos partidos, no llegó a feliz término, debido a la fractura entre los conservadores que provocó el hundimiento que consideraron que la iniciativa no era lo suficientemente contundente.

El proyecto que limitaba a un mínimo el número de inmigrantes admitidos al país, supondría un recrudecimiento en contra de la inmigración ilegal, que reforzaba el control fronterizo y reservaba recursos para construir un muro en la frontera sur del país.

Para los “Dreamers” el proyecto preveía un permiso de trabajo y residencia, renovable cada seis años, y los autoriza a iniciar más tarde los trámites para obtener la residencia permanente, el proyecto que lucía promisorio para ellos ofrecía una solución duradera a la situación de jóvenes inmigrantes llegados al país aun siendo niños que representan un aproximado de 700 mil personas.

Sin poseer una mayoría absoluta en el senado, el proyecto de ley, estaba condenado al fracaso pues los republicanos tienen una mayoría de apenas dos votos y precisarían del apoyo de varios demócratas, que esta vez, no quisieron seguir las pautas del presidente.

La hoy excluida ley perseguía igualmente finalizar el escándalo provocado por la separación de más de 2 mil 300 niños de sus padres, que fueron arrestados y sometidos a la justicia por haber franqueado ilegalmente la frontera desde México y que puso a la administración de la Casa Blanca, en el ojo del huracán mediático, por considerarse una transgresión de los derechos de los refugiados.

La medida que fue anunciada por Jeff Sessions, secretario de justicia, el 7 de mayo, fue anulada la pasada semana por el mismo presidente a causa de las furiosas reacciones de la clase política tanto republicanos, como demócratas, también genero el rechazo de la sociedad estadounidense y del mundo entero.

Fuente
Milenio

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: