AméricaCentroaméricaCorrupciónEE.UU.GuatemalaHondurasInternacionalesMéxicoNicaraguaPolíticaSucesos

Rechazo en Tijuana a la caravana de migrantes

Organizaciones políticas y civiles convocaron marchas contra la caravana

Para los migrantes en la caravana proveniente de Honduras, El Salvador y Guatemala, es el final de un viaje de unos 4 mil 900 km y de un mes de duración, que comenzó cuando huyeron de sus hogares perseguidos por las malas políticas económicas, el desempleo, la corrupción, el hambre y la persecución de grupos delictivos y gubernamentales, pero llegar a Tijuana marca el comienzo de un nuevo desafío: solicitar asilo en los Estados Unidos y subsistir en el pueblo fronterizo.

«Ahora esperamos, venimos en paz, pidiendo asilo, pero solo Dios sabe lo que sucederá”, comenta Castellano de 24 años mientras mira a través de la malla de acero a un grupo de agentes de patrulla fronteriza de Estados Unidos, él, se encuentra entre los primeros miembros de la caravana de migrantes que viajan desde América Central para llegar a Tijuana, con alrededor de 80 miembros de un grupo LGBT que llegaron a la ciudad el domingo, 360 más llegaron el martes y otros 300 el miércoles.

Con la espera de que varios miles más lleguen en los próximos días, las autoridades estadounidenses comenzaron a «endurecer» el cruce de la frontera, y la semana pasada, la administración de Trump estableció nuevas medidas para restringir las solicitudes de asilo, negando el asilo a quienes cruzan entre los puertos de entrada.

Las tropas estadounidenses estacionadas han erigido alambradas, barricadas y cercas de alambre de púas en la frontera, y la oficina de aduanas y protección fronteriza de los Estados Unidos anunció que cerraría cuatro carriles en los cruces fronterizos de San Ysidro y Otay Mesa y con al menos dos caravanas más de centroamericanos que siguen al primer grupo hacia el norte, los funcionarios en Tijuana están preocupados de que la ciudad fronteriza no pueda hacer frente al masivo arribo.

Miles de personas ya están esperando en la ciudad para solicitar asilo en los EE.UU., e incluso antes de la llegada de los primeros grupos de la caravana, los recursos para los migrantes se agotaron, comentó César Palencia, director de la oficina municipal de asuntos migratorios de Tijuana, “estamos tratando de encontrar un espacio de refugio para las personas, pero estamos preocupados, ya que estos, están 90% o más llenos, en este momento, pero estamos buscando otras opciones, tal vez un campo de fútbol u otro espacio público”.

“Definitivamente nos sentimos abandonados por el gobierno federal de México, les pedimos fondos adicionales y una estrategia de coordinación y aún nada «, comentó la funcionaria, la agencia de la ONU para los refugiados y la Cruz Roja han establecido recientemente oficinas en la ciudad y voluntarios locales, en su mayoría de grupos de iglesias, han estado donando alimentos y ropa a los inmigrantes recién llegados.

Caravana Llega a Tijuana.
Nosotros “Vinimos a trabajar. Sé que no estoy recibiendo asilo porque no te dan asilo para el hambre», afirma Carlos José Romero, de 20 años, de Honduras, “pero nosotros en la caravana preferiríamos morir luchando que sentarnos en Honduras esperando morir de hambre o morir, si nos deportan, volveremos enseguida”.

Los residentes de Tijuana, emprendieron contra miembros de la caravana de migrantes

La mayoría de los recién llegados han sido alojados en un refugio temporal en un centro deportivo en el norte de la ciudad donde los empleados de la ciudad habían instalado filas de colchones y mantas para 360 inmigrantes en el piso de un gimnasio, aunque entre los tijuaneros, las opiniones sobre los migrantes son variadas.

La ciudad ha sido durante mucho tiempo un puesto en escena para los mexicanos que se dirigen hacia el norte, y más recientemente para los viajeros de mucho más lejos, desde 2016, más de 15 mil haitianos han venido a la ciudad, allanando el camino para una bienvenida cautelosa por parte de algunos lugareños, Víctor Coronel, jefe de la unidad de asuntos migratorios de la policía de Tijuana, afirma, “no hemos tenido ningún problema con los haitianos, vinieron y trabajaron, dos años más tarde y todavía me sorprende lo maravillosos que han sido, espero lo mismo para este grupo».

Linda Borde, una supervisora ​​del centro de llamadas de 41 años, observó a un grupo de migrantes de la caravana que se habían reunido en la playa, «si vinieron a trabajar, si van a mejorar la ciudad, como los haitianos, son más que bienvenidos… Lo más probable es que muchos de ellos no puedan cruzar, por lo que entonces, si se van a quedar aquí, debería ser al menos encontrar un futuro para ellos mismos».

Pero no todos los locales son tan acogedores; algunos incluso han respondido en términos similares a los empleados por el enemigo más prominente de la caravana, Donald Trump y desde el miércoles por la noche, los residentes protestaron en Playas de Tijuana, un barrio próspero junto a la playa donde algunos de los migrantes habían establecido un campamento.

«Entraron violentamente al país, están exigiendo servicios, fuman marihuana, quién sabe qué», comentó Tere Lamas, residente de larga data, «los Estados Unidos ya dijeron que no pueden venir, entonces, ¿qué va a pasar?», los lugareños se mudaron a donde dormían los migrantes y cantaban «Fuera de Tijuana» y «México tiene sus propios problemas», y cantaban el himno nacional mexicano.

Las peleas se desataron cuando los manifestantes que gritaban amenazaron y atacaron a los residentes locales que defendían al grupo, junto con los periodistas y los propios migrantes, a lo largo de la protesta, otros lugareños repartieron tacos a los migrantes que estaban sentados cerca, mientras tanto, en la frontera, otros migrantes continúan esperando en la fila para solicitar asilo y algunos han estado aquí durante meses, y entre ellos mantienen una lista de espera para controlar el proceso.

Actualmente, la lista tiene unos 3 mil nombres, afirma Joel Coyado, de 27 años, quien huyó de los disturbios políticos en Nicaragua, los recién llegados tendrán que esperar su turno, “todos estamos esperando aquí, esperando solicitar asilo. Tendrán que hacer lo mismo, algunos ya han llegado hasta aquí, pero no pueden entrar si no entran en la lista», muchos miembros de caravanas planean solicitar asilo, incluido el grupo de 80 migrantes LGBT, «no estoy seguro de cómo será el proceso de asilo, pero espero que Estados Unidos nos permita ingresar».

Fuente
Informativo102Univision

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: