AméricaCorrupciónEuropaInternacionalesSucesosSudamérica

Paraguay se convierte en epicentro de la droga

La producción de marihuana y la violencia están en auge

Paraguay es una potencia mundial de la marihuana: el pequeño país sudamericano produce el 9% de la oferta mundial, pero hasta hace poco, no era común ver redadas de drogas o escuchar helicópteros que volaban por encima en busca de plantaciones y eso está cambiando todo.

En junio pasado, el pandillero brasileño asesinó al señor del crimen más prominente de Paraguay, dejó atrás un floreciente imperio de marihuana y cocaína que se está convirtiendo rápidamente en uno de los mayores dolores de cabeza en el tráfico de drogas en América del Sur, y la lucha por controlar ese comercio está resultando mucho más cruel de lo que los funcionarios paraguayos anticiparon.

Con miles de kilómetros cuadrados de tierras de cultivo,Paraguay tiene una economía estable basada en la agricultura y es la cuarta cosechadora más grande de marihuana del mundo, según la oficina de las naciones unidas contra la droga y el delito, o UNODC.

Aun así, Paraguay tradicionalmente ha carecido de la violencia y la corrupción desenfrenadas que han permitido a las organizaciones de tráfico de drogas expansivas afianzarse en otras partes de Sudamérica, como Colombia o Brasil, pero sus fronteras porosas y su posición central en el continente, entre otros factores, han comenzado a atraer la atención de las principales bandas de narcotraficantes.

Según la secretaría nacional antidrogas del país, SENAD,menos del uno por ciento de la población de Paraguay consume marihuana,considerándola como un cultivo comercial de alto riesgo y alta recompensa con un mejor rendimiento que la soja, una de las principales acciones de exportaciones legales del país, lo que significa que casi toda la marihuana que se cultiva en Paraguay ingresa al mercado negro internacional, manifiesta el SENAD.

Los funcionarios suponen que alrededor del 20% de la marihuana de Paraguay se envía al sur a Uruguay, Argentina y Chile, el principal suministro de drogas de cada país, o al oeste, a Bolivia, el otro 80%cruza la frontera con Brasil, donde es comprado por varias pandillas y distribuido en todo el país carioca.

Paraguay y Bolivia.
Paraguay genera el 9% del consumo mundial de marihuana, lo que califica al país como una potencia en la producción de la hierba.

Paraguay y Bolivia se convierten en centros neurálgicos

Durante las últimas dos décadas, la mayoría de las transacciones fueron controladas por el señor del crimen de Paraguay, Jorge Rafaat Toumani, un magnate de llantas de autos, cuyo principal cliente era la poderosa banda brasileña First Capital Command, funcionarios de la SENAD dijeron que la pandilla mató a Rafaat en junio pasado con la esperanza de tomar control directo sobre el auge del comercio de drogas en Paraguay.

«Es casi como si se hubieran dado cuenta de que existía la oportunidad», afirmó el capitán Oscar Chamorro, “antes, solo compraban las drogas, las vendían y las distribuían, pero comenzaron a cuestionarse porqué necesitaban hablar con un intermediario «.

First Capital Command, que este año apareció en los titulares de una serie de sangrientos disturbios en las prisiones y un robo complejo de 40 millones de dólares en la ciudad paraguaya de Ciudad del Este, no está solo en sus esfuerzos por expandirse a Paraguay.

Chamorro explicó que otra pandilla brasileña rival llamada comando rojo, además de varias bandas criminales anónimas de Paraguay y Bolivia,continúa disputando el control de las plantaciones de marihuana y las rutas de tráfico.

No solo están interesados ​​en controlar y potencialmente expandir las operaciones de marihuana, expuso Chamorro, sino también en el flujo de cocaína que ingresa al oeste desde Bolivia, es una vía vital para Brasil, un líder mundial en el consumo de cocaína según la UNODC y un importante punto de entrada al mercado europeo.

El ministro de la SENAD, Hugo David Vera Quintana, acotó que la cocaína boliviana llega mayormente a Paraguay a través de pequeños aviones privados, y luego viaja a Brasil por tierra, aunque gran parte de ese movimiento está controlado por First Capital Command, “los grupos más pequeños ahora están invirtiendo en el comercio de marihuana con planes para la transición a la cocaína más adelante”, lo que significa que la actividad de tráfico podría aumentar.

La SENAD, en colaboración con la policía nacional paraguaya y la policía federal de Brasil, captura y destruye regularmente automóviles,aviones y pistas «clandestinas» involucradas tanto en el tráfico de cocaína como de marihuana, pero Vera Quintana indicó que las autoridades solo están interrumpiendo entre el 25 y el 30% de la actividad de tráfico.

Fuente
UNODC

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: