AméricaCiencia y SaludCuriosidadesEE.UU.Internacionales

Padres emprenden demanda contra la Cajita Feliz

Los sensatos progenitores acusan a McDonald’s de malas prácticas publicitaria

«En el mundo de hoy, los padres tienen que elegir sus batallas, ¿Y en qué más se puede ceder?, pues en alimentar a los hijos», afirma Joey Zukran, el abogado con sede en Montreal que presentó la demanda colectiva en nombre de Bramante, el territorio de Quebec prohíbe la comercialización a niños menores de 13 años, de publicidad engañosa y que promueva alimentos altos en grasa o azúcar, por lo que es una de las pocas jurisdicciones del mundo que esencialmente prohíbe toda publicidad dirigida a niños.

Esta provincia de Canadá, tiene una ley desde 1980 que restringe la comercialización de alimentos poco saludables para los niños, el padre quebequense inició la demanda colectiva contra McDonald’s, alegando que la publicidad de la cajita feliz o Happy Meals de la compañía violan las estrictas leyes provinciales contra la publicidad dirigida a los niños.

Desde su debut en 1979, la cajita feliz de McDonald’s, ha sido un elemento básico del menú de la franquicia y una opción de comida para levar a fiestas, recreos y hasta en viajes familiares, pero muchos padres están decididamente descontentos con el control que tiene el imperio de la comida rápida sobre el estómago de sus hijos.

Antonio Bramante es el principal solicitante en una demanda recientemente certificada que alega que McDonald’s está apuntando ilegalmente publicidad a niños menores de 13 años de edad, lo que violaría las estrictas leyes de protección al consumidor juvenil de la provincia, según los documentos judiciales, Bramante, padre de tres hijos pequeños, argumenta que está casi institucionalizado comer una cajita feliz una vez cada dos semanas por urgencia de sus hijos.

Él estima que ha gastado cientos de dólares en cajita feliz, y que estas son comidas para niños que vienen con juguetes, este padre de Quebec afirma que los juguetes a menudo están relacionados con estrenos de películas populares y que sus hijos a menudo desean volver al restaurante sólo para poder completar sus colecciones e incluso testifica que el restaurante está apuntando directamente a los niños al mostrar los juguetes de la cajita feliz a su nivel visual.

Cajita Feliz.
En 2010, la cadena de restaurantes enfrentó el cargo de que su publicidad violaba las leyes de protección al consumidor de California, presentada por un grupo de defensa de la nutrición con sede en los Estados Unidos, fue finalmente desestimada.

Hoy la cajita feliz no está llena de sonrisas

Hay tres excepciones, con condiciones, a la ley de publicidad de Quebec: para anuncios en revistas infantiles, para promocionar eventos de entretenimiento para niños y para publicidad a través de escaparates, exhibidores, contenedores, empaques y etiquetas, Zukran comenta que está listo para argumentar que McDonald’s no está cubierto por ninguna de estas excepciones.

El juez de la corte de Quebec emitió un fallo certificando la demanda la semana pasada, y añadió que cualquier persona que haya comprado una cajita feliz de McDonald’s en Quebec desde noviembre de 2013, incluso si no son residentes canadienses, puede solicitar ser parte de la demanda colectiva.

Los demandantes buscan daños compensatorios y punitivos y una orden para evitar que McDonald’s continúe con la supuesta práctica, el zar de la comida rápida, tiene cerca de 300 restaurantes en la provincia canadiense y por su parte en un comunicado, McDonald’s Canada aseveró que recibió el fallo que certifica la demanda y planea examinarla con detenimiento.

Pero, aunque «somos conscientes de nuestras obligaciones en virtud de las leyes de publicidad de Quebec, reiteramos que no creemos que esta demanda colectiva tenga mérito», escribieron ante e fallo, McDonald’s es uno de los mayores distribuidores de juguetes del mundo, impulsado en gran parte por las ventas de la Cajita Feliz.

La publicidad para niños está permitida en general, piense en anuncios de juguetes y juegos, pero la OMS y la ASA, Autoridad de Normas de Publicidad, explica que hay factores que deben ser considerados, por lo que los anuncios no deben:

Sugerir a un niño que sería impopular si no posee un producto en particular

Hacer un llamamiento directo a un niño para obtener un producto

Animar a los niños a que se molesten a sí mismos a menos que compren un producto

Causar confusión entre la vida real y la imaginación

Dañar la salud física o mental de un niño o animarlo a ponerse en peligro, ni mostrar a los niños en una situación peligrosa, a menos que haya una advertencia de seguridad

Anunciar alimentos altos en sal, grasa o azúcar a los niños

Fuente
ASA

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: