AsiaEconomiaEE.UU.InternacionalesNorteaméricaPolíticaSucesos

No más guerra en la península coreana, solo paz

Kim Jong Un y Moon Jae-in firma un acuerdo mutuo de desarme

El líder norcoreano Kim Jong Un le dijo a su contraparte surcoreana que quiere «completar la desnuclearización rápidamente y enfocarse en el desarrollo económico», según el líder surcoreano, a su regreso de una cumbre de tres días con Kim en Corea del Norte, el presidente Moon Jae-in dijo a los periodistas en Seúl, su ciudad capital, que Kim deseaba organizar una segunda reunión con el presidente estadounidense Donald Trump «en el futuro cercano», para avanzar el proceso de desnuclearización rápidamente».

Los líderes de las Coreas rivales tomaron la vía rápida el jueves por la noche para el último día de su cumbre, de pie en la cima de un hermoso volcán utilizado como pieza central de propaganda para legitimar la regla de la familia Kim, sus manos cruzadas y levantadas en una pose de triunfo, el viaje a la montaña en la frontera entre Corea del Norte y China, y la impactante sesión fotográfica que resonará en ambas Coreas, siguieron a un día de amplios acuerdos que proclamaron como un gran paso hacia la paz .

Sin embargo, su primer acuerdo sobre el tema que más preocupa a norteamérica, la búsqueda del Norte de misiles con puntas nucleares que puedan impactar con precisión en el continente estadounidense, contuvo una gran condición: Kim afirmó que desmantelaría permanentemente las principales instalaciones nucleares de Corea del Norte si los Estados Unidos toman medidas correspondientes no especificadas.

Kim prometió esta semana aceptar inspectores internacionales para monitorear el cierre de un sitio clave de prueba de misiles y una plataforma de lanzamiento, y visitar Seúl pronto, y ambos líderes prometieron trabajar juntos para tratar de organizar los Juegos Olímpicos de verano en 2032, pero mientras contenía varias ofertas tentadoras, su declaración conjunta del miércoles parecía no alcanzar los pasos principales que muchos en Washington han estado buscando, como el compromiso de Kim de proporcionar una lista de las instalaciones nucleares de Corea del Norte, un paso firme, el plazo de tiempo para cerrarlos, o un acuerdo para permitir que los inspectores internacionales evalúen el progreso o descubran infracciones y tampoco estaba claro cuáles son los «pasos correspondientes» que Corea del Norte quiere de los Estados Unidos para desmantelar su sitio nuclear.

Paz para Corea.
Otros acuerdos destinados a eliminar algunos irritantes de larga data de sus relaciones, como permitir un mayor contacto entre las familias dividido por la Guerra de Corea, Moon también parecía estar cumpliendo sus propuestas para ayudar a construir la infraestructura del Norte y abrir enlaces ferroviarios transfronterizos.

Un acuerdo de paz sin condiciones beligerantes

No obstante, la administración de Trump parecía interesada en continuar donde Moon lo dejó, Trump manifestó a los periodistas el miércoles que el resultado de la cumbre fue «muy buenas noticias» y que «estamos haciendo un progreso tremendo» con Corea del Norte, no indicó en sus breves declaraciones si los EE.UU., estarían dispuestos a tomar medidas adicionales para alentar la acción de Corea del Norte sobre la desnuclearización, el secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, también comentó el miércoles después de terminada la cumbre en Pyongyang que había extendido una invitación al ministro de relaciones exteriores de Corea del Norte, Ri Yong, para reunirse al margen de la asamblea general de las naciones unidas la próxima semana en Nueva York, Pompeo felicitó a Moon y a Kim en su cumbre y afirmó que «sobre la base de estos importantes compromisos, los Estados Unidos está preparado para entablar inmediatamente negociaciones para transformar las relaciones entre norteamérica y la RPDC».

Pompeo llamó la decisión de Kim de permitir que inspectores estadounidenses e internacionales observen el desmantelamiento del sitio de prueba de misiles Tongchang-ri, «un paso hacia la desnuclearización final y completamente verificada de Corea del Norte», Kim y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, volaron por separado a un aeropuerto cerca del Monte Paektu el jueves por la mañana, donde se reunieron y condujeron hasta la montaña, que se considera sagrada en Corea del Norte.

Las fotos mostraban a los líderes sonriendo ampliamente mientras posaban en la cumbre, con sus esposas sonriendo a los costados, un brillante cielo azul y el profundo lago del cráter que corona el volcán de fondo; también recorrieron las orillas del lago, se dice que los miembros de la familia Kim comparten el «linaje Paektu», y el volcán está estampado en el emblema nacional y le da nombre a todo, desde cohetes hasta estaciones de energía.

Muchos surcoreanos también se sienten atraídos por el volcán, que, según la mitología coreana, fue el lugar de nacimiento de Dangun, el fundador del primer reino coreano antiguo, y durante mucho tiempo ha sido considerado uno de los lugares más bellos de la península, sin embargo, no todos estaban satisfechos, alrededor de 100 alborotadores contra Corea del Norte se manifestaron en el centro de Seúl para expresar su enojo por la cumbre y mostraron consignas que decían: «No a la cumbre SK-NK que beneficie a Kim Jong Un».

Moon partió hacia Corea del Sur más tarde el jueves, mientras los líderes se deleitaban con el resplandor de la declaración conjunta que establecieron el miércoles, comparado con el lenguaje vago de sus dos cumbres anteriores, Kim y Moon parecen haber acordado un ambicioso programa destinado a hacer frente a las crecientes tensiones del año pasado que tuvieron muchos temores de guerra mientras el Norte probaba una serie de armas cada vez más poderosas.

Al declarar que habían dado un gran paso hacia la paz, Moon y Kim se pusieron de pie el miércoles al tiempo que anunciaron su acuerdo, «Hemos acordado hacer de la península de Corea una tierra de paz libre de armas nucleares y amenaza nuclear», afirmó Kim, «el camino hacia nuestro futuro no siempre será sencillo y podremos enfrentar desafíos y pruebas que no podemos anticipar. Pero no tememos los vientos en contra porque nuestra fortaleza crecerá a medida que superemos cada prueba basada en la fortaleza de nuestra nación».

Moon instó a la unidad para todos los coreanos en un discurso que dio el miércoles por la noche a la multitud reunida para los juegos masivos de la firma norcoreana, «hemos vivido juntos durante 5 mil años y hemos vivido en la separación durante 70 años, Ahora propongo que eliminemos por completo la hostilidad de los últimos 70 años y demos un gran paso adelante en paz para poder volver a ser uno», los historiadores dicen que la línea de tiempo de 5 mil años de la historia de Corea es una afirmación sin fundamento que se convirtió en parte de la narrativa oficial de Corea del Sur después de ser insertada en los libros de texto escolares durante el gobierno del ex dictador Chun Doo-hwan.

Según una declaración firmada por los jefes de defensa de los países, las dos Coreas acordaron establecer zonas de amortiguación a lo largo de sus fronteras terrestres y marítimas para reducir las tensiones militares y evitar choques accidentales, también acordaron retirar 11 puestos de guardia de la Zona Desmilitarizada para diciembre y establecer una zona de exclusión aérea por encima de la línea de demarcación militar que divide las dos Coreas que se aplicará a aviones, helicópteros y drones.

Fuente
CBSN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: