AméricaCentroaméricaInternacionalesMéxicoPolíticaReligiónSucesos

Migrantes celebran navidad incierta en Tijuana

El grupo de migrantes de la caravana se mantiene atrapado en la frontera

Los migrantes atrapados Tijuana, en la frontera entre México y los Estados Unidos celebran la una navidad incierta, a pesar que cientos de voluntarios intentan animar a los centroamericanos con comida y regalos tradicionales, el miedo y la ansiedad persiguen este año las fiestas.

En el fondo, música de punta, de la costa norte de Honduras, tocaba desde un teléfono celular que estaba al lado de un montón de hojas de plátano que luego se usarían para envolver el plato tradicional de maíz, «es más que comida: es familia, es casa, es amor, somos nosotros», «Para nosotros, Navidad significa tamales», afirma Orbelina Orellana, mezclando un caldero de ingredientes con un gran cucharón de madera.

Orellana es una de los miles de centroamericanos que llegaron a Tijuana, al sur de la frontera norteamericana, con el estado de California, en noviembre, ella vino con la caravana de migrantes y refugiados que están pasando sus navidades a miles de kilómetros de su hogar, en el limbo, muchos de los cuales no están seguros si alguna vez llegarán a los Estados Unidos.

En preparación para el 24 de diciembre, cuando América Latina celebra la Navidad, Orellana y otras tres mujeres prepararon 2 mil tamales hondureños en un terreno vacío con pisos de cemento, a la vuelta de la esquina de la antigua sala de conciertos al aire libre que alberga a más de 1 mil 200 migrantes.

“Queríamos que nuestra nueva familia de caravanas pudiera tener nuestras tradiciones, pero estar aquí es difícil, sé que mis hijos están tristes en este momento, me sigo recordando que estoy aquí por su futuro «, afirma Orellana, de 26 años, mientras se mueve, recordando a sus hijos en Honduras, “todos son niños muy reservados, pero en Navidad, les encanta bailar, voy a extrañar eso».

A lo largo de Tijuana, voluntarios y organizaciones de toda la ciudad y de la frontera también han estado haciendo todo lo posible para inspirar a los espíritus de las fiestas, el sábado, frente al campamento, 25 cocineros organizados por el chef Armando Rodiel preparaban una paella navideña para los migrantes con estufas de leña, una hazaña que requería 730 kilos de pollo y cerdo, 370 kilos de arroz, 200 litros de aceite de oliva, tres semanas de planificación y una olla de 2 metros de diámetro.

Navidad en Tijuana.
Los migrantes centroamericanos hacen fila para recibir regalos de una ONG fuera de un refugio temporal en el centro de Tijuana el 24 de diciembre.

No hay noche buena para los migrantes en Tijuana

Dentro del campamento, los hombres mayores se agacharon alrededor de pequeñas mesas de espinillas jugando a las cartas y escuchando reggaetón, mientras que los más jóvenes jugaban al fútbol con un balón que les fue donado.

El día anterior, grupos de la iglesia de San Diego vinieron a realizar una misa para las familias y oraron por un grupo de hombres que se alinearon entre las carpas que se han convertido en sus hogares, una comida de estratos de huevo y zanahorias asadas preparada por la organización del chef José Andrés, World Central Kitchen, se sirvió antes de los mariachis, un pequeño grupo de barberos y pedicuristas de Berkeley, California, vinieron a ofrecer aseo antes del gran día.

Al otro lado de la ciudad, en otro refugio que alberga a unos 400 miembros de la caravana, Migrant Vision, un grupo liderado por haitianos que llegaron a la ciudad hace dos años, repartieron platos de huevos, arroz y frijoles seguidos de bolsas de ropa y juguetes donados para niños.

Hombres con sombreros de Santa se amontonaron alrededor de una estación de carga con sus teléfonos mientras los voluntarios cantaban villancicos detrás de ellos y un grupo de niños sonrientes de Honduras jugaban con sus nuevos camiones de bomberos.

A pesar del brillo de la alegría festiva, la nostalgia de la temporada parece haber aumentado la corriente ya palpable de desaliento, desilusión, aburrimiento y ansiedad que sienten algunos de los migrantes que aún se encuentran en los refugios, muchos de los cuales no pensaron que seguirían en Tijuana después. Saliendo de Centroamérica a mediados de octubre, para varios, es su primera Navidad lejos de sus seres queridos.

“Normalmente tenemos a 20 miembros de la familia en Navidad y una puerta abierta para los amigos, yo hago 300 tamales «, comenta María Reyes, de 40 años, quien viajó sola con sus cuatro hijas y su nieta desde San Pedro Sula, Honduras, y está esperando para solicitar asilo, «digo que estoy bien, porque qué opción tengo… Realmente pensé que estaría en los Estados Unidos a estas alturas. No sé qué pasará después”.

Mientras tanto, los engranajes del proceso de inmigración siguen moliendo, la primera caravana que llegó a Tijuana, en su mayoría miembros de la comunidad LGBT, y que comenzó a cruzar para pedir asilo, el grupo de mujeres trans fue la primera en entrar la semana pasada, mientras que unos pocos han sido puestos en libertad, al menos 30 siguen detenidos en Pearsall, Texas, y en el condado de Cibola, Nuevo México, según los abogados que dicen que no han podido ponerse en contacto con las mujeres.

El sábado Erick Dubón y Pedro Nehemías de León, una de las ocho parejas LGBT que se casaron en Tijuana el mes pasado, esperaron para cruzar la frontera y se resignaron a pasar la Navidad detenida, «estoy tan nerviosa que no pude dormir anoche», comenta Erick, «hemos pasado por mucho, pero ¿y si no puedo comunicar mi historia de la manera correcta?»

El plan que la administración de Trump anunció el jueves pasado para hacer que los solicitantes de asilo permanezcan en México mientras se procesan sus solicitudes de asilo norteamericano, aún no se ha iniciado en Tijuana, los funcionarios de la ciudad dicen que no saben cuándo o cómo se implementará el plan.

«No sé cuándo va a empezar, todo lo que sé es lo que está en las noticias y estoy preocupado”, afirma César Palencia, jefe de asuntos migratorios en la ciudad, “Tijuana no está preparada para esto. No hay espacio de refugio. No hay dinero asignado para ello. El gobierno se está aventurando sin entender realmente la realidad de lo que ha aceptado «.

En navidad, Luis García, un trabajador de la construcción de 33 años del sur de Honduras, desenvolvió su segundo tamal, «sí, me enteré de ese plan para que nos quedemos aquí», afirmó. «Realmente no lo entiendo, pero un grupo de nosotros, cinco, hemos decidido cruzar la cerca esta noche».

Fuente
ElHeraldo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: