AméricaCorrupciónInternacionalesMéxicoPolíticaVenezuela

México es disidente del movimiento contra Maduro

México no formará parte del grupo de países que quieren acabar con el régimen venezolano

México fue el único país en un grupo regional multilateral que no agregó su voz a una declaración que instó al presidente venezolano Nicolás Maduro a no asumir el cargo por un segundo mandato el 10 de enero, tras una reunión en Lima, en Perú, 13 de los 14 países miembros del autodenominado grupo de Lima indicaron en una declaración que «no reconocerían la legitimidad del nuevo período presidencial» debido a las irregularidades en las elecciones del año pasado.

“El proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad debido a la falta de participación de todos los actores políticos venezolanos, sin la presencia de observadores internacionales independientes, o las garantías y estándares necesarios para un proceso libre, justo y transparente», publicó el grupo de Lima en la declaración.

Las 13 naciones instaron a Maduro a entregar el poder a la Asamblea Nacional controlada por la oposición hasta que se celebren nuevas elecciones presidenciales democráticas y expresaron que «de acuerdo con lo que permiten las leyes internas» se prohibirá a los funcionarios venezolanos de alto rango ingresar a los países del Grupo Lima.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, participó en la reunión por videoconferencia luego de visitar Sudamérica a principios de la semana y discutir la situación en Venezuela con los gobiernos de Colombia, Perú y Brasil.

Millones de venezolanos han huido del país en los últimos años en medio de la represión política, los abusos contra los derechos humanos, la inflación en aumento y la grave escasez de alimentos y medicamentos, es la primera vez que México no apoya una declaración del grupo de Lima, que se creó en agosto de 2017 para impulsar reformas democráticas en Venezuela.

El gobierno mexicano anterior criticó abiertamente a Maduro, pero el presidente López Obrador adoptó una política de no intervención hacia Venezuela, e invitó a Maduro, quien se convirtió en presidente de la nación sudamericana después de la muerte de Hugo Chávez en 2013, para asistir a su toma de posesión como presidente el 1 de diciembre.

México apoya a Maduro.
Al igual que muchos venezolanos que residen en territorio mexicano, Francisco D’Angelo, director de la asociación de venezolanos en México, sintió «tristeza» después de enterarse de la noticia, pero admitió que tampoco fue una sorpresa, pues el día de la asunción de López Obrador uno de los invitados fue el presidente Nicolás Maduro.

México apoya la autodeterminación y la paz

El subsecretario de relaciones exteriores para América Latina, Maximiliano Reyes, quien representó a México en la reunión del grupo de Lima en Perú, indicó que el gobierno federal está preocupado por la «paz y prosperidad del pueblo venezolano» y por la «situación de los derechos humanos», pero No comentaría sobre la legitimidad del gobierno venezolano.

Propuso que el grupo de Lima repensara su enfoque para tratar con Venezuela, «hacemos un llamado a la reflexión en el grupo de Lima sobre las consecuencias para los venezolanos de las medidas que buscan interferir en los asuntos internos», explicó Reyes en un discurso en la reunión de ayer que posteriormente fue publicado en línea por la secretaría de relaciones exteriores.

“México cree que la manera más efectiva de alcanzar los objetivos para los cuales se creó este grupo es a través de iniciativas de mediación y diálogo, no de aislamiento… México mantendrá relaciones diplomáticas con Venezuela para poder considerar con interés las propuestas de acción o los pasos diplomáticos que formulan las diferentes fuerzas políticas y sociales de ese país», continuó.

«El gobierno mexicano, en búsqueda fiel de sus principios constitucionales de política exterior, se abstendrá de emitir cualquier tipo de pronunciamiento sobre la legitimidad del gobierno venezolano», expuso Reyes, “la autodeterminación… Y la no intervención son principios constitucionales que México debe seguir… Promover el diálogo entre las partes para encontrar una situación pacífica a la situación que atraviesa Venezuela seguirá siendo una prioridad de la política exterior de México. Por lo tanto, en esta ocasión, México no apoyará el texto”.

El subsecretario de relaciones exteriores concluyó diciendo que México seguiría siendo parte del grupo de Lima, pero subrayó que «nuestra apuesta es por la diplomacia», otros miembros del grupo son Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

El ministro de relaciones exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, señaló en una transmisión televisiva estatal que Maduro comenzará su segundo mandato como presidente el 10 de enero en un proceso «legítimo y constitucional» que «no requiere la aprobación de ningún gobierno extranjero».

A pesar del calentamiento de las relaciones entre México y Venezuela, el presidente López Obrador no devolverá el favor de viajar a Caracas para la inauguración de Maduro ni un miembro de alto rango de su gobierno estará presente.

Un portavoz de la secretaría de asuntos exteriores comentó que el encargado de negocios de la embajada mexicana representaría al gobierno en la ceremonia, en Ciudad Juárez, Chihuahua, López Obrador expresó que apoyó la decisión tomada por diplomáticos mexicanos en Perú.

“Hemos dicho con mucha claridad que vamos a respetar los principios constitucionales de no intervención… En materia de política exterior, no interferimos en asuntos internos de otros países y no queremos que los gobiernos de otros países se inmiscuyan en asuntos que solo corresponden a los mexicanos», manifestó.

Fuente
Infobae

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: