AsiaCiencia y SaludCuriosidadesGenteInternacionalesMedio AmbientePolítica

Los 9 magníficos, Robert Chan (II)

PNNI arriesga la vida para proteger arrecifes y bosques en el Triángulo de Coral

Botellas de cianuro, dinamita de pesca y más de 600 motosierras confiscadas, decoran la oficina de Robert Chan, líder de la posiblemente mayor organización eco-vigilancia de acción directa más efectiva del mundo, se trata de la Red de ONGs Palawan Inc. en la que, casi una veintena de cruzados exponen sus vidas con el fin de proteger de cazadores y pescadores furtivos los arrecifes y de la tala ilegal a los bosques costeros en el Triángulo de Coral, un reconocido paraíso tropical, casi virgen de las Filipinas y un punto de acceso mundial para la biodiversidad marina y los delitos ambientales violentos.

Operando en la provincia más grande de Filipinas, el pequeño grupo de 16 activistas aplica leyes de conservación que generalmente son ignoradas por la policía local y los guardacostas, Chan, que es un paquete nuevo de baterías, lleno de energía, ideas y entusiasmo con mucho pelo y música en el corazón, inició esta campaña en 2009, «Tuvimos que hacer trabajo de cumplimiento porque el gobierno no lo hacía», afirma, «no podemos soportar que nuestros recursos sean destruidos frente a nuestros rostros».

El notable récord de la campaña es evidente en la sede central del grupo en Puerto Princesa, que se ha convertido en un monumento de escoria para la acción ciudadana y el sacrificio, donde los barcos de pesca ilegal han sido remolcados hacia el patio, que está rodeado por una valla de motosierras oxidadas, algunas de las cuales también están apiladas en una torre de 10 metros de alto, entre paquetes de alambre de púas extraídos de los límites de proyectos de desarrollo sin licencia vinculados a poderosos hombres de negocios y políticos.

Robert Chan en Palawan.
Con autoridades débiles o corruptas que a menudo no están dispuestas a enfrentar la pelea, Las redes de ONGs Palawan Inc. o PNNI, buscan llenar el vacío.

Chan, «Este debería ser el trabajo del gobierno, pero no están haciendo su trabajo»

En el interior, las paredes y los gabinetes están llenos de pistolas caseras confiscadas a los cazadores furtivos, explosivos y venenos utilizados ilícitamente para eliminar los peces de los corales para que puedan ser vendidos a los propietarios de acuarios en China, este es un momento importante de alivio para los activistas que participan en un trabajo extraordinariamente peligroso, a diferencia de muchos de sus adversarios, no usan armas de fuego, en su lugar, confían en el sigilo, el apoyo de las comunidades locales y una ley poco conocida de arresto ciudadano para interceptar y desarmar a los involucrados en el crimen forestal.

«Hemos tenido ocho muertos, docenas de heridos e innumerables amenazas», asegura Chan, que corre un riesgo tal que ya no se atreve a abandonar la sede del grupo, ha sido advertido en repetidas ocasiones para que detenga sus actividades, que también incluyen desafíos legales y campañas en los medios, en 2015, el gobernador de Palawan, José Chaves Álvarez, estaba tan indignado por la oposición de Chan a un proyecto minero que públicamente echaba humo, «¿Qué quiere, guerra? Si él quiere, podemos enfrentarnos a los dos», dijo públicamente el gobernador en contra de Chang.

Sin embargo, Chan, que es un abogado ambientalista, continúa coordinando el trabajo de monitoreo y desafiando proyectos de turismo, plantaciones y minería que probablemente conduzcan a la tala de bosques o la contaminación en las aguas turquesas de la isla, que cada vez sufren más blanqueamiento de corales y vida silvestre pérdida.

Cuando se le preguntó qué lo mantiene activo, se refiere a su fe católica, pues «Dios quiere que actúes en lo que tienes enfrente; un árbol a la vez, una playa a la vez, un político a la vez «, los donantes son reacios a proporcionar fondos para intervenciones tan peligrosas, pero Chan hace un llamamiento para que las leyes fortalezcan los poderes de las comunidades para tomar medidas directas, confiscar vehículos y herramientas que se usan ilegalmente, si le dejamos el trabajo al gobierno u organizaciones internacionales, no harán nada.

Robert Chan en Palawan.
Cuartel general de la ONG en Hondo Bay, provincia de Palawan en Filipinas.

«Terminan tratando de detener a un maderero o pescador de dinamita mediante la celebración de un taller o seminario de educación ambiental fuertemente financiado, mientras que programas como el nuestro tan sólo pide dinero para gasolina y, a menudo, somos menospreciados, ignorados o minimizados», explica Chang, «necesitamos legisladores de mente abierta y agencias de financiación que respalden las soluciones del tercer mundo para los problemas del tercer mundo, y no remedios del primer mundo que sean intelectualmente estimulantes y realmente se vean bien en papel, pero que no tengan ningún efecto real».

La ONG, ha confiscado 700 motosierras, barcos, autos y muchas otras cosas y desde 2001, han visto perecer a 12 de sus miembros, pero ni la falta de recursos, ni las constantes amenazas de los madereros, cazadores, mineros y pescadores ilegales han amilanado el compromiso de hierro que poseen sus 16 defensores.

Fuente
TheGuardian

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: