AméricaEconomiaEE.UU.InternacionalesPetróleoPolíticaVenezuela

Lo que trae el acuerdo entre Putin y Maduro

Venezuela recibe apoyo y protección de sus socios comerciales, pero vende su alma

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, luego de su llegada de Rusia y de su reunión con el presidente Vladimir Putin, anunció los acuerdos de suministro de petróleo, minería, armas y trigo que habría suscrito con Rusia al final de su último viaje relámpago a Moscú, pero los detalles de los acuerdos siguen siendo vagos.

El acuerdo petrolero que él valoró en 5 mil millones de dólares que se destinará al aumento de la producción de crudo en las empresas conjuntas de PDV de propiedad estatal venezolana con la estatal rusa Rosneft a 1 millón de barriles diarios; Un acuerdo de minería de oro está valorado en 1 mil millones, que comentó el mismo Maduro, pero sin proporcionar detalles, los inversionistas rusos visitarán Venezuela pronto para explorar posibles empresas de extracción de diamantes, acotó.

Un tercer contrato compromete a Rusia a reacondicionar aviones de combate rusos y sistemas de armas de helicópteros vendidos a Venezuela durante la administración del fallecido presidente Hugo Chávez, afirmó el presidente Maduro, Rusia también acordó suministrar la mayor parte de los requisitos de importación de trigo de Venezuela.

Venezuela está experimentando una escasez generalizada de alimentos, un síntoma de la espiral descendente de la economía basada en el petróleo, el Kremlin publicó comentarios generales del presidente ruso Vladimir Putin durante su reunión con Maduro, Putin aseveró que Rusia entiende la situación «compleja» en Venezuela y afirmó que las relaciones económicas han pasado por «tiempos difíciles» que redujeron el comercio, «pero hemos logrado cambiar esa tendencia negativa y vemos cierto crecimiento este año».

Putin también comentó que Rusia condena «cualquier acción que tenga un claro carácter terrorista, cualquier intento de cambiar la situación mediante el uso de la fuerza», una referencia a la especulación de una posible acción militar estadounidense en Venezuela, la presencia de Rusia en Venezuela se centra principalmente en el sector petrolero, donde Rosneft tiene una serie de participaciones minoritarias en proyectos de mejoramiento de crudo pesado y upstream.

Putin.
En septiembre el mandatario realizó una visita a China que calificó de «muy necesaria, muy oportuna y llena de grandes expectativas», y en la cual se reunió con Xi Jinping y en diciembre recibió en Caracas al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en «un esfuerzo para diversificar y profundizar nuestra cooperación con Venezuela en todos los ámbitos».

Putin sigue comprando a Venezuela parte por parte

El presidente de Rosneft, Igor Sechin, también estuvo presente durante la visita de Maduro a Moscú esta semana, Rosneft tiene una participación de 40% en el mejorador Petro Monagas de 140 mil b/d en el complejo Jose en el este de Venezuela, la firma rusa también posee el 32% de la empresa conjunta Petro Miranda de 400 mil b/d en el bloque Junín 6 de la faja petrolera del Orinoco; Petro Miranda produce actualmente alrededor de 25 mil b/d, según un funcionario del ministerio de energía, en otro lugar del cinturón del Orinoco, Rosneft tiene el 40% de Petro Victoria, que aún no se está produciendo comercialmente y en el oeste de Venezuela, Rosneft posee participaciones del 40% en los campos petroleros maduros de Boquerón y Petro Perijá.

PDV en 2017 le ofreció a Rosneft una participación de 10% en el mejorador de crudo pesado de 190 mil b/d Petro Piar en el que Chevron también tiene una participación de 30%, Rosneft no aceptó la oferta, pero un funcionario del ministerio dijo que la propuesta de PDV a Rosneft «todavía está sobre la mesa».

Petro Monagas y Petro Piar, construidos a fines de la década de 1990 por ExxonMobil, Chevron y ConocoPhillips y posteriormente nacionalizados en 2007, y que han estado plagados de problemas operativos persistentes durante más de una década.

Maduro estuvo acompañado en el viaje a Rusia por sus asesores más cercanos, el ministro de industria Tareck El Aissami y la vicepresidenta ejecutiva Delcy Rodríguez, la reunión se realizó en paralelo al inicio de una reunión en Viena de productores de petróleo de la OPEP y no pertenecientes a la OPEP, que Caracas espera que resulte en un fuerte recorte de la producción para impulsar los precios del petróleo, cuando la producción de crudo de Venezuela se aproxima a 1 millón b/d, menos de un tercio de su nivel de los años noventa.

Fuente
Reuters

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: